Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 2 2006 Nacional 17 Un grupo de empresarios- -primeros espadas catalanes- -le dijeron al presidente en casa de Fornesa, el domingo, que todo estaría mejor con CiU que con ERC, con una tramitación del Estatuto corta que larga, sin boicot que con boicot; pero no se habló de la OPA de GN porque no hacía ninguna falta Un almuerzo normal y corriente TEXTO: J. M. MADRID. Con Pasqual Maragall tenemos muchas ocasiones de almorzar, pero con el presidente no tantas Ésa es la razón que aduce uno de los participantes en el ágape que Ricardo Fornesa, presidente de la Caixa, ofreció a José Luis Rodríguez Zapatero el pasado domingo en su casa de Premiá del Mar, acompañado de un nutrido grupo de empresarios catalanes de primera línea. ¿Dígame usted como puede ser secreta una comida tan multitudinaria? sostiene el mismo interlocutor que se extraña de que la lista de invitados no se haya filtrado completa y verdadera En Premiá del Mar, según las fuentes consultadas por ABC, no se habló de la OPA- estaba aprobada y todos sabíamos que el Consejo de Gas Natural asumiría las condiciones impuestas el viernes anterior por el Consejo de Ministros pero sí, y bastante, de la necesidad de que el presidente apostase por disponer de apoyos con más centralidad política e ideológica -es decir, de CiU antes que de ERC- -y que cuanto antes se produjese ese giro, mejor que mejor. En el almuerzo sobrevoló una y otra vez la sombra de Artur Mas, un cristiano políglota que después de un tránsito por el radicalismo del entorno pujolista ha migrado hacia posiciones más pragmáticas. Los empresarios catalanes le están agradecidos por la apuesta convergente por la financiación y se sienten satisfechos del pago de la deuda histórica que se contemplará en una de las disposiciones transitorias del Estatuto. No está tan claro que un asunto dinerario, de un compromiso presupuestario, deba quedar explicitado en el Estatuto, pero de esas cuestiones técnicas no se habló en casa de Fornesa según otro de los participantes, que asegura que se pidió al presidente del Gobierno que acorten los trámites del Estatuto para evitar el ruido. Ricardo Fornesa, presidente de la Caixa, con Pasqual Maragall ción en mercados alternativos- -exportación y ventas en zonas de España antes no trabajadas por los comerciales de las empresas- -e incluso crecer en algunas que sobre el papel podían ser hostiles En Premiá de Mar, Ricardo Fornesa e Isidro Fainé estaban tranquilos y, según algunos de los participantes, llegaron a afirmar que habían aumentado clientela en Madrid. Pero no quere- ABC A nosotros el ruido no nos va A nosotros el ruido no nos va, y se lo dijimos al presidente, que nos entendió, o al menos esa conclusión sacamos Y se habló del boicot. Según las impresiones que se manejaron en la comida con Rodríguez Zapatero, los grandes empresarios catalanes dieron datos suficientes para considerar que el boicot ha tenido un efecto reducido, más mediático que efectivo, porque la gente no es radical y tiene sentido común Además, nos ha hecho movernos lo que ha implicado la penetra- ¿Cómo vamos a hablar de Maragall si estaba Montilla, segundo del PSC, que ya le había dicho alguna cosa en el Consell Nacional? mos que esta situación se repita, y hay que tomar medidas para que no vuelva a suceder; queríamos decírselo al presidente y se lo dijimos Se habló de CiU, del Estatuto y del boicot. ¿Se habló de Maragall? Oiga, ¿cómo vamos a hablar de Maragall si allí estaba Montilla, que además de ministro de Industria y Turismo es el segundo de a bordo del PSC y le había dicho alguna cosa que otra al propio presidente en su intervención en el Consell Nacional del partido? Un almuerzo sin secretos, distendido y amable En definitiva, no saquen las cosas de quicio porque si nos ponemos a contar los que comen y donde comen y cenan y duermen otros, terminaríamos contando un culebrón, y para culebrones, ya tenemos bastantes