Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 2 2006 Nacional 15 Los mensajes desde el Vaticano indican que la raíz del desencuentro con el Gobierno no está en quién ocupe la Embajada sino en las políticas que impulsa Zapatero Jorge Dezcallar no era el problema JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL Francisco Vázquez, en el Ayuntamiento de La Coruña, donde ha pasado 23 años mente el número de jefes de Misión no diplomáticos con respecto a la época del PP. Luis Planas, en Marruecos; Raúl Morodo, en Venezuela; y Germán Bejarano, en Malasia no pertenecen tampoco a la Carrera Diplomática, así como Fernando Ballesteros, embajador ante la OCDE, en París, aunque este puesto es frecuentemente ocupado por técnicos comerciales. Además, Miguel Cortizo, destacado militante del PSOE es embajador en misión especial para las relaciones con las Comunidades Españolas en Iberoamérica. AFP ROMA. El deterioro de las relaciones de España con el Vaticano en los últimos dos años nunca fue culpa del embajador ante la Santa Sede sino de la política radical del Gobierno Zapatero, a juzgar por las interpretaciones vaticanas. Jorge Dezcallar, un diplomático extraordinario, ha pasado año y medio en Roma aprisionado entre dos fuegos y cargando sobre sus espaldas los reproches al extremismo y la falta de tacto diplomático que se atribuyen a sus superiores en Madrid. En medios conocedores de la política vaticana se considera que enviar a Roma un hombre conciliador como Francisco Vázquez no soluciona los problemas ni restablece en absoluto la confianza, a menos que el Gobierno normalice el modo de dirigirse a la Santa Sede y a los obispos españoles. El Vaticano es la institución más antigua del mundo, y no es fácil ganársela, aunque ayuden en la tarea de un embaja- dor. Dezcallar tuvo que encajar el 18 de junio de 2004, cuando presentó sus cartas credenciales, una severa reprimenda de Juan Pablo II a sus jefes en Madrid. El Papa manifestó su amor a España, pero también su rechazo frontal a los proyectos de ampliar el aborto, del matrimonio homosexual, de revisar la enseñanza de la religión... Tres días mas tarde, al recibir a Rodríguez Zapatero, Juan Pablo II le reafirmó cuanto he dicho al embajador Desde entonces, Jorge Dezcallar ha tenido la misión imposible de mantener buenas relaciones con el Vaticano mientras su Gobierno transformaba en leyes los proyectos rechazados por Juan Pablo II y, además, se enzarzaba en una pelea con los obispos españoles. La Santa Sede ha insistido siempre al Ejecutivo en que sus primeros interlocutores son precisamente los prelados en España y la Conferencia Episcopal de nuestro país. Con ese telón de fondo era inevitable que la imagen de España se deteriorase, mes tras mes, no sólo en el Vaticano sino también entre los 175 embajadores acreditados ante la Santa Sede. Dezcallar cesa a petición propia debido al impacto que la enfermedad y muerte de su esposa han tenido en su vida familiar, pero deja en Roma un recuerdo excelente a título personal. Moverse en el sofisticado ambiente de la diplomacia vaticana no es tarea fácil, y Francisco Vázquez encontrará la frialdad acumulada en dos años en que España ha sido uno de los países que daban más disgustos y demostraban peores modales. Reacciones El nombramiento de Vázquez ha provocado numerosas reacciones en los medios políticos y sociales. El presidente del PP, Mariano Rajoy, señaló desde Arévalo (Ávila) que Vázquez ha sido un buen alcalde de La Coruña y que lo hará bien en el Vaticano. Al propio tiempo, aprovechó para acusar al Ejecutivo de haberse dedicado en los últimos años a organizar líos, de manera un tanto absurda, con la Iglesia y de estar peleados con todo el mundo El ex presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, afirmó que hay pocas personas tan preparadas como Vázquez para ese puesto. El vicepresidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, consideró que el nombramiento del regidor coruñés como embajador ante la Santa Sede es una forma de apartarle de la política. La vacante que dejará Vázquez como presidente de la FEMP será cubierta de forma interina por Rita Barberá, la alcaldesa de Valencia, del PP, y los socialistas han propuesto para el cargo al alcalde de Palencia, Heliodoro Gallego. Felicitación del Episcopado En Madrid, el Episcopado español, a través de su presidente, Ricardo Blázquez, felicitó ayer al nuevo embajador ante la Santa Sede. En una misiva, Blázquez expresó una cordial felicitación en nombre de la Casa de la Iglesia, al tiempo que deseamos para usted- -dice- -el mayor de los éxitos en el desempeño de la nueva misión que le ha confiado el Gobierno, y que ésta contribuya al bien de todos los españoles, en particular de los católicos informa Jesús Bastante. Por su parte, el arzobispo de Santiago, destacó que Vázquez nunca ha ocultado su condición de católico y mostró su confianza en las muchas posibilidades para ejercer esta misión. En una nota de prensa, Barrio elogió la trayectoria del nuevo embajador, destacando su gran formación humanística, su bagaje cultural y su buen hacer política al servicio de la sociedad al tiempo que destacó su responsabilidad de declararse católico en el desempeño de sus funciones políticas.