Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 11 2 2006 ABC Nacional Zapatero ve el inicio del fin de ETA, pero no informa a Rajoy porque desconfía de él Se ampara en su convicción y en información secreta para decir que es el mejor momento Ejecutivo invoca la autoridad moral que demostró desde la oposición cuando Aznar negoció con ETA para exigir ahora responsabilidad a Rajoy MANUEL MARÍN MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, marcó ayer un punto de inflexión en sus maltrechas relaciones con el PP después de que a lo largo de toda esta semana socialistas y populares las hayan deteriorado hasta un límite desconocido en la legislatura debido a las brutales diferencias que les separan a la hora de interpretar cómo debe enfocarse la lucha contra ETA. De hecho Zapatero, que ayer terció personalmente en la campaña socialista de contestación al PP para desmentir la falsedad de que el Gobierno avale la excarcelación de etarras por motivos políticos o como un gesto de cesión a ETA, dejó adivinar- -visiblemente molesto con la actitud del principal partido de la oposición- -que a partir de ahora las relaciones con el PP mejorarán o se romperán definitivamente... pero difícilmente podrán ir a peor porque estos días han tocado fondo. El mensaje de Zapatero puede resumirse en dos ideas. Primera: lo poco que pudiera quedar entre él y Rajoy de confianza mutua se ha quebrado, pero en todo caso el PP está ante su última oportunidad de demostrar responsabilidad porque cree llegado el mejor momento para pensar en el fin de ETA. Segunda: sea con el PP o sea sin él, el Gobierno no renuncia a intentar conocer si realmente ETA está dispuesta a dejar de matar, aun siendo consciente de que en ese intento asume el doble riesgo de entablar un diálogo de imprevisible final con terroristas y de deteriorar su imagen- -y su credibilidad- -de forma aún más dañina que con el Estatuto de Cataluña. De hecho, el recuento de daños tras la cruenta batalla de toda la semana entre Gobierno y PP obligó a Zapatero, que en un principio había previsto explicar a fondo toda su agenda legislativa, a convertir su tradicional comparecencia ante la Prensa al inicio de cada periodo de sesiones casi en un monográfico sobre ETA y el PP. El jefe del Ejecutivo partió de la base b El jefe del de que un enfrentamiento de esta magnitud debería tener una profunda reorientación porque la información de que dispone- -y administra con prudencia y discreción -apunta a que es el mejor momento en muchos años para ver el inicio del principio del fin de la violencia Aunque eludió aclarar si ya ha contactado o no con ETA, Zapatero explicó de forma ciertamente enrevesada que estamos en circunstancias que me permiten tener la convicción de que puede empezar el principio del fin de la violencia Pero depende de muchos factores señaló para repetir después una expresión ya clásica en él: El proceso será largo, difícil y duro Convicción más información El presidente del Gobierno no quiso reducirlo todo a una cuestión de optimismo o pesimismo sino a una consideración más compleja anclada en su propia convicción en información secreta y en la expresión de un deseo de paz mayoritario en la sociedad Se cosecha lo que se cultiva... y este Gobierno- -adujo- -cultiva la esperanza de acabar con la violencia para cosechar esa esperanza colectiva Por ello, instó directamente al PP a recuperar el sentido de la responsabilidad que históricamente ha caracteriza- Zapatero, ayer en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros do a todas las fuerzas políticas en la lucha contra el terrorismo Todos los gobiernos- -añadió- -han contado con el apoyo leal, la comprensión y la ayuda de la oposición en la búsqueda del fin de la violencia. Y me gustaría poder decir que yo también he contado con el apoyo de la oposición Zapatero no hizo este llamamiento amparado sólo en su condición de presidente del Gobierno, sino recurriendo a su propia autoridad moral porque cuando ejerció como líder de la oposición a José María Aznar apoyé, respaldé, contribuí, aplaudí... y no pedí explicaciones Incluso, leyó afirmaciones hechas años atrás por Aznar- que sí negoció con ETA -en las que CHEMA BARROSO Dice que la resistencia de Rajoy no perjudicará las expectativas de una negociación y augura autocrítica en el PP admitía que llegado el caso de un abandono de las armas, sería generoso Pero más allá de aludir al PP, Zapatero personalizó su irritación de forma expresa en Rajoy, quien el pasado miércoles se despachó ante el presidente del Gobierno- -y ante el Pleno del Congreso- -con un: hace mucho tiempo que he perdido la confianza en usted Zapatero le replicó ayer con idéntico argumento y con explicaciones de por qué ya no le informa sobre ETA. Recordó que hasta ahora había facilitado datos sobre ETA al líder de la oposición, dueño de cómo administrarla Pero a renglón seguido, añadió que sin un mínimo de confianza mútua, el gri- El líder del PSOE evita dar un respaldo expreso a Maragall M. M. MADRID. Después de muchos viernes en los que el Estatuto de Cataluña centraba las ruedas de Prensa de Consejo de Ministros, ayer quedó en un segundo plano. Sólo las desautorizaciones mutuas entre José Bono y Pasqual Maragall resucitaron la cuestión catalana, lo que sirvió a Zapatero para sacudirse la incó- moda pregunta de si apoyaría de nuevo a Maragall como candidato a la Generalitat. Para esto- -dijo anunciando que no iba a contestar- -hay una respuesta de manual: cuando toque y por los órganos a los que toque decidir Con eso y con todo, Zapatero adujo que es evidente que algunas declaraciones que ha hecho no las suscribo al cien por cien Pero esto tampoco fue un apoyo expreso a Bono: Es conocido- -arguyó para cerrar la cuestión- -que en el Gobierno existe un amplio margen para la libre opinión Zapatero negó que tenga previstos cambios en su Ejecutivo; mostró su confianza en el crecimiento económico; dio prácticamente por descartado que el PP se avenga a reformar la Constitución; y pidió a ERC que deje de lado sus celos hacia CiU. Su propósito es contar con ambos partidos para aprobar hasta 28 proyectos legislativos que remitirá el Gobierno a las Cortes en este periodo de sesiones, entre ellos los de Igualdad, IRPF, Dependencia, Función Pública, LOU, Memoria Histórica o la Ley Audiovisual.