Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Espectáculos VIERNES 10 2 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO entrevista a JIM CARREY actor Mi vida amorosa nunca estará en venta Dick y Jane. Ladrones de risa basada en la película del mismo nombre y que en 1977 protagonizaron George Seagal y Jane Fonda, vuelve ahora a las pantallas con Jim Carrey y Téa Leoni que dan vida a un matrimonio de clase media que ve como su cuenta corriente comienza a desinflarse JOSÉ LUIS DE HARO NUEVA YORK. En pleno proceso judicial de los cabecillas de Enron, se estrena Dick y Jane: Ladrones de Risa una película que ironiza sobre los escándalos corporativos que se ciernen sobre las grandes compañías estadounidenses. Basada en la película del mismo nombre y que en 1977 protagonizaron George Seagal y Jane Fonda, los histriónicos Jim Carrey y Téa Leoni dan vida a un matrimonio norteamericano de clase media que ve como de la noche a la mañana su cuenta corriente comienza a desinflarse hasta el punto de no poder afrontar su acomodado estilo de vida. En un encuentro con Carrey, de 44 años, el actor habló de su complicada forma de ser y dejó una cosa clara, pese a la multitud de seguidores y detractores, está muy orgulloso de su carrera. -En esta película interpreta un papel que contiene todos los alicientes para que usted se luzca ¿Es la razón para que se involucrara en el proyecto? -Existen multitud de aspectos sobre el personaje al que doy vida en esta película. En efecto, hay una gran cantidad de comedia física pero también hay un importante factor social. Exis- te una visión irónica de la política actual y se tocan algunos temas bastante escabrosos. Mi trabajo consiste en relajar a los espectadores ante esos problemas. La corrupción corporativa es algo que hay que intentar solucionar. Hay muchos consejeros delegados de grandes multinacionales volviéndose locos con el dinero de otros. Es curioso, porque muchos se quedan sentados observando cómo la manzana está podrida pero se hacen los ciegos y siguen comiendo hasta que ven que la fruta les puede enfermar. Es entonces cuando salen corriendo. -Mucha gente le considera el nuevo Jerry Lewis. ¿Toma eso como un elogio o le infunde cierto miedo? -Por supuesto que lo tomaré como un buen piropo, no es un insulto, pero en realidad trato de ser yo mismo. He trabajado muy duro y, en realidad, no me importa qué es lo que piensa la gente de mí. En este momento de mi vida no me tengo que preocupar del dinero y podría permitirme el lujo de no tener que trabajar. Ya he demostrado qué es lo que puedo hacer y lo que me sigue motivando es que el público reaccione y que sean felices viendo mis películas. ESCÁNDALO EMPRESARIAL Los años de duro trabajo realizados por Dick Harper finalmente dan resultado cuando es ascendido a vicepresidente en Globodyne, empresa líder a nivel mundial en la consolidación de propiedades de medios de comunicación. Pero exactamente un día después de conseguir su nuevo puesto, Globodyne es destruido por un escándalo estilo Enron y a Dick le toca enfrentarse a la situación. Dick y Jane. Ladrones de Risa un remake del filme del mismo nombre interpretado en 1977 por Jane Fonda y George Segal, regresa a las pantalla grande protagonizada ahora por Jim Carrey, Téa Leoni, Alec Baldwin y Richard Jenkin, y dirigida por Dean Parisot. El guión está firmado por Judd Apatow, responsable de filmes como Un Loco a Domicilio y Nicholas Stoller Los productores son Brian Grazer y Jim Carrey. -Ahora que está tan seguro de poder realizar bien su trabajo ¿se hace más difícil encontrar nuevos proyectos interesantes? -Hay muy buenas ideas ahí afuera y siempre encuentro propuestas que me animan a aceptar papeles que no he interpretado con anterioridad. En el caso de Dick y Jane fue la sátira social lo que me atrajo para protagonizar la historia. Además, la idea de tener una compañera que estuviera compartiendo conmigo las penurias y los momentos ridículos por los que pasa la familia en la película me pareció realmente atractiva. ¿Se encuentra satisfecho de que en estos momentos, en los que ya se ha asentado ente el estrellato de Hollywood, la prensa amarillista no se centre en su vida personal? -Me siento terriblemente satisfecho de no haberme convertido en carnaza pa He ra las revistas del cotrabajado razón. Por supuesto muy duro y, que me he dejado saen realidad, car fotos y que los paparazzi me persino me importa qué guen, sobre todo cuando saben que voy a es lo que lanzar una nueva pelípiensa la cula. He sentido esa gente de mí energía negativa pero la verdad es que los periodistas han sido bastante respetuosos conmigo y me siento muy afortunado por ello. De todas formas mi vida es muy tranquila y no hago locuras. ¿Cree que a veces es necesario exponer la vida privada para poder conseguir consagrarse en la industria? -No, pero actualmente esto se está extendiendo con rapidez. Creo que se han acumulado tantos medios de comunicación, tantas publicaciones y tantas celebridades que muchas veces algunas de ellas hacen lo que sea necesario por hacerse notar y eso puede provocar que expongas demasiado y pierdas privacidad, yo no estoy dispuesto a ello. Mi vida amorosa nunca estará en venta. No será un aliciente para promocionarme. ¿De dónde saca la energía para mantenerse en la rueda de Hollywood? -Mi vida es como un experimento. Pruebo multitud de cosas nuevas cada día. Hasta ahora he probado la meditación, leo libros sobre multitud de distintas filosofías... siempre trato de buscar respuestas. También me gusta experimentar con la comida. Unos días me pregunto: ¿Qué pasaría si dejase de comer determinado alimento? Alguien me pidió que explicase cuál era mi resolución para este año y le contesté que ya no me quedaban más cosas por dejar. El otro día me comí una ensalada sin aliñar y descubrí que es de lo más aburrido, no lo volveré hacer. Soy un completo freak de la realidad, quiero sentir en el estado más puro. He estado resacoso y la gente a mí alrededor siempre está deseosa de ir a bailar a las discoteca mientras yo les propongo tratar de concentrarnos conscientemente a ver si logramos percibir un árbol como parte de nosotros mismos (risas)