Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Cultura VIERNES 10 2 2006 ABC MAÑANA, EN ABCD LAS ARTES Y LAS LETRAS El legado de McLuhan Arco 06 Biografías Ópera www. abc. es abcd Una nueva revolución de los modos de creación y ocio está en marcha: desde los teléfonos móviles es posible ya escuchar música, leer piezas literarias, ver arte o películas, todo creado para las pequeñas pantallas omnipresentes D. de Kerckhove: Soy global y ustedes también A los 25 años de la muerte de McLuhan, el comunicólogo Derrick de Kerckhove, su heredero intelectual y autor de obras como La piel de la cultura habla sobre la vigencia de las ideas de su maestro Las claves de una cita indispensable para profesionales ARCO celebra su 25 aniversario con una edición atractiva y muy ordenada, indispensable para los profesionales del arte. ABCD realiza un paseo crítico por la feria y subraya sus claves más destacadas Escritores y cine, un matrimonio mal avenido Capote de Bennet Miller, incide sobre las difíciles relaciones entre cine y literatura, pues la pantalla suele inclinarse por los aspectos tortuosos de los autores en detrimento del valor de su obra Cecilia Bartoli canta las arias que burlaron la censura Tras varios años de ausencia, la mezzosoprano italiana Cecilia Bartoli se pasea en los próximos días por España con un programa de arias que lograron burlar la censura eclesiástica en el siglo XVIII LA COLECCIÓN DEFINITIVA Mañana, con ABC, la decimoséptima entrega de la colección de Deutsche Grammophon ofrece la Sinfonía Fantástica de Berlioz, por tan sólo 9,95 euros más Brujas y demonios POR ENRIQUE MARTÍNEZ MIURA La Sinfonía Fantástica de Berlioz puede entenderse como la primera gran obra del género orquestal que recoge la herencia formal de Beethoven, dotándola de un exacerbado contenido romántico, dominado por la presencia- -real o imaginaria- -de la autobiografía del compositor. La pasión amorosa, las alucinaciones producidas por el opio, la soledad en la naturaleza, la pesadilla de la conducción al cadalso y la desmesura de una noche de aquelarre se suceden en esta obra única, capaz de inventar la orquestación moderna. Romanticismo en estado puro, por lo tanto, que en principio no podría ser más ajeno a la personalidad del director del disco escogido, Pierre Boulez, uno de los mayores representantes de la composición en la Francia posterior a la Segunda Guerra Mundial. En su faceta creadora, Boulez ha desarrollado una actividad totalmente opuesta a todo romanticismo; su arte está hecho de un rigor que casi podría definirse de científico. Por ello, la conjunción de la Sinfonía Fantástica de Berlioz con el director Boulez es un auténtico choque de trenes musical que provoca un resultado fascinante. Escenografía de Plensa para La condenación de Fausto de Berlioz questa francesa, una decisión que ha sido criticada en la propia Francia por la supuesta pérdida de atmósfera que ello produciría. Sin embargo, la opción es deliberada y busca ambas veces evitar los vicios y tópicos de la tradición interpretativa francesa. La segunda aproximación posee otras peculiaridades: se defiende, al contrario de la anterior, la obra en solitario, sin su segunda parte, Lelio, tan apasionante como casi imposible de tocar en público y que nadie suele dirigir. Evitar tópicos La versión del disco con la Orquesta de Cleveland, de 1996, supuso la segunda vez que Boulez llevaba la obra a los estudios de grabación; la primera, fechada en 1967, lo hizo con la Sinfónica de Londres. En ningún caso con una or- Por lo demás, es ya la respuesta con una orquesta moderna a las versiones que habían empezado a sucederse de la Fantástica con instrumentos históricos (la primera fue la de Norrington en 1988) una práctica- -dicho sea de paso- -de la que el autor de El martillo sin dueño abomina. Boulez traduce la Sinfonía Fantástica eliminando sus rasgos de histerismo, de autocomplacencia psicológica. El que la música describa o no un programa literario es algo que permanece por completo al margen de su mirada. Lo que el director subraya es la lógica de la arquitectura sinfónica, cosa que tiende a dejarse en segundo plano en otras versiones más decididamente románticas. Pero a Boulez le interesa mucho más el hecho de que la obra preserve la condición de radical innovación que poseía cuando vio la luz. Una vigencia y modernidad que se basan principalmente en un análisis límite de la partitura, que en la escucha se transforma en una transparencia asombrosa del tejido orquestal y una precisión milimétrica en los ataques. Completa el contenido del disco Tristia, un tríptico sinfónico- coral centrado en la obsesión romántica por la muerte. Dos de los temas, La muerte de Ofelia y la Marcha fúnebre están tomados de Shakespeare- -al que Berlioz idolatraba- -y la Marcha fúnebre para la última escena de Hamlet. Boulez no incide especialmente en el lado paradójicamente optimista del primer número, Meditación religiosa, pero encuentra un tono de moderada melancolía, más que de pasión, para los otros dos. En La condenación de Fausto Berlioz se atreve a poner música al gran tema de Goethe. Es una obra que plantea multitud de problemas a sus intérpretes, comenzando por su indefinición formal, situada como está en tierra de nadie entre la ópera, el oratorio y la sinfonía dramática. Naturalmente, en disco desaparecen las dificultades inherentes a la escenificación o simple versión de concierto de la composición, pero, a cambio, surge la de otorgar coherencia y continuidad a la narración.