Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 10 2 2006 Sociedad 51 Ciencia Margarita Sáiz Biología molecular Un callejón sin salida personal y profesional Es impotencia, una irremisible sensación de que te están tomando el pelo Margarita Sáiz tiene 41 años y a finales de este año se quedará sin empleo. Trabaja en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa dependiente del CSIC. Sáiz recuerda que nadie les ha regalado nada y que para obtener un Ramón y Cajal y mantenerlo se ha sometido a varias evaluaciones oficiales. Es una trampa legal, porque lo que parece es que no hay cabida para todos relata. Sáiz realizó una brillante tesis doctoral en virología vegetal que, posteriormente, le valió una beca del Gobierno para marcharse durante dos años y medio a la prestigiosa Universidad de Harvard, en Estados Unidos. La vuelta a España no ha hecho sino darle quebraderos de cabeza. La situación familiar, la hipoteca, las líneas de investigación que tenemos abiertas. Todo se mezcla, todo es muy complicado. Nos han llevado a un callejón sin salida personal y profesional explica. Con pocos meses por delante para encontrar una solución que le garantice un empleo piensa que, quizá, hizo Los investigadores se concentran todos los miércoles FOTOS: SIGEFREDO Y ÁNGEL DE ANTONIO ante la sede del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) cante y es secretario de ANIRC. Además de pelear por su plaza- -su contrato todavía tardará otro año en expirar- trata de recabar todos los datos sobre compañeros científicos. Es difícil perfilar una estadística tan precisa como en el caso del CSIC. Sin embargo, nuestras encuestas dicen que más de 200 de estos investigadores no tienen un futuro claro a la vista cuenta. La cuestión es que son las Autonomías las que deben tomar la decisión. Algunos centros universitarios buscan fórmulas, en Cataluña o Cantabria se está haciendo un gran esfuerzo que demuestra que es posible. Otros, sin embargo, no dan señales señala Mira. El problema se agrava en el caso de hospitales o centros especializados que, por norma general, no tienen entre sus categorías profesionales la del investigador y, ni mucho menos, están capacitados para ofertar una plaza indefinida. cias de ciencia en el Ministerio de Educación y, para intentar solucionar el problema, aprobó un plan conocido como I3 Este programa es una iniciativa para promover la contratación de nuevo personal en universidades, el CSIC y otros centros de investigación dice Bastero. Siempre y cuando sus proyectos hayan sido evaluados positivamente, el Estado premia a la institución que los contrate con una canti- mal en regresar de tierras norteamericanas: Es triste, pero allí nos valoraban mucho más Para Margarita Sáiz lo peor de todo es que, además, todo esta polémica es sólo la punta del iceberg Nosotros pertenecemos a la primera promoción, pero año tras año se va a repetir el mismo problema y se va crear un tapón de científicos. Deben buscar una salida y nosotros debemos reivindicarnos concluye. tadad de dinero equivalente a tres años de salario de estas personas. Muchos de nosotros hemos sido evaluados positivamente, pero sigue sin haber plazas. Además, no es una solución específica para los Ramón y Cajal porque en realidad cualquier investigador que sea doctor desde hace más de seis años y tenga un mínimo de dos años de experiencia post doctoral puede concurrir a las I3 sostiene. Y de este modo se cierra el círculo. Cientos de investigadores de elite se pueden ver ahora en el paro. La mayoría de ellos se sienten estafados, víctimas de una falta de voluntad política Se han reunido muchas veces con los responsables del Ministerio, pero no han hallado la fórmula mágica. Estamos a un sólo paso de descender a tercera división en esta Liga concluye un científico. Domingo F. Barber Inmunología El premio de cinco años de trabajo es nada Tiene 38 años y una vocación romántica por la ciencia. Hace sólo unos meses, la prestigiosa revista Nature Medicine publicó un importantísimo estudio realizado por su grupo de trabajo sobre una nueva terapia contra el lupus sistémico, una enfermedad del sistema inmunológico que ataca la piel, el cerebro, el corazón y otros órganos vitales. No estoy reclamando nada. No quiero que se inventen una fórmula para que me hagan funcionario. Sólo pido poder seguir trabajando dice. Después de licenciarse en Farmacia, Barber logró una beca del Ministerio para formarse en el departamento de Biología Celular de la Universidad de Yale, Promesas incumplidas Con esta perspectiva, y sabiendo que el tiempo se echaba irremisiblemente encima, este amplio grupo de científicos se agarró, como a un clavo ardiendo, a las promesas, de momento incumplidas, de José Luis Rodríguez Zapatero. En su discurso como candidato a La Moncloa en la sede central del CSIC, guardado como oro en paño por los investigadores, el hoy presidente del Ejecutivo aseguró que en lo referente a los Ramón y Cajal u otros doctores contratados en el sistema pública se aprobaría un Plan de choque de carácter urgente que contemplaría la creación de plazas estables El Gobierno integró las competen- en Estados Unidos. De ahí, viajó al Instituto de Salud norteamericano para especializarse en la investigación de enfermedades inmunológicas. Me casé y tuve una hija. Cuando se aprobó el plan Ramón y Cajal pensé que era una buena oportunidad para regresar y desarrollar todo este trabajo para mi país cuenta. Barber no descarta la posibilidad de regresar a EE. UU. o, en su defecto, abandonar la investigación Uno empieza a estar cansado dice resignado.