Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 VIERNES 10 2 2006 ABC Sociedad La aplicación de la ley antitabaco desata una tormenta política entre el Gobierno y Madrid El Ejecutivo madrileño puede permitir fumar en determinados lugares de las empresas, como sus bares b La ministra de Sanidad acusa al Gobierno regional de actuar contra la salud de los madrileños, lo que lleva a éste a exigir una rectificación, o acudirá a los tribunales ABC MADRID. La posibilidad de que el Ejecutivo de la Comunidad de Madrid intente suavizar aspectos de la ley antitabaco (centros de trabajo y hostelería) ha desatado una tormenta política con el Gobierno central. Ayer, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, acusó al Gobierno regional de actuar en contra de la salud de los madrileños Salgado considera grave que el Ejecutivo de Esperanza Aguirre tramite un decreto que regularía aspectos de la ley antitabaco y que llegaría, en parte, a reducir su impacto. El consejero madrileño de Sanidad, Manuel Lamela, exigió a la ministra que rectifique sus inadmisibles declaraciones y si esto no se produce, el Gobierno regional ejercitará acciones criminales El origen de la discusión fue el borrador de un decreto que reglamentaría la ley antitabaco y que no se aprobará hasta dentro de una o dos semanas. Este documento, que aún puede sufrir modificaciones, prevé permitir el tabaco en los bares de las empresas o en los balcones de los centros de trabajo, entre otros espacios. También relaja las obligaciones de los hosteleros que tengan que habilitar salas para fumadores. Otra de las intenciones de Madrid es permitir que se pueda fumar en celebraciones como bodas y comuniones, aunque no se recoge en el borrador. El ministerio que dirige Elena Salgado considera muy grave que el Ejecutivo madrileño reglamente de esta forma. Los madrileños- -dijo Salgado- -debemos esperar que los gobernantes se preocupen por nuestra salud, y la Comunidad de Madrid actúa en contra de la salud de los madrileños La ministra no se detuvo y puso ejemplos: Lo hizo con las listas de espera, donde hizo trampa, y en el caso de Leganés (las sedaciones terminales) y espero que no lo haga con la la ley del tabaco Salgado no quiso valorar una posible acción judicial del Gobierno contra la Comunidad de Madrid si llega a aprobarse el borrador, aunque reconoció que habría que estudiar los aspectos jurídicos en relación con la redacción final. El ministerio tendría dos caminos contra la Comunidad de Madrid, según expertos consultados por ABC: el contencioso- administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid o la impugnación ante el Constitucional. Los diputados del PP bromean tras el error de una treintena de parlamentarios socialistas en la votación de un decreto EFE El Congreso deroga por error la última subida fiscal del tabaco J. L. LORENTE MADRID. La controvertida ley del tabaco sigue creando polémica... hasta en el Congreso de los Diputados. Un fallo garrafal de una treintena de diputados socialistas hizo fracasar ayer los planes del Gobierno. Contra todo pronóstico, el Pleno del Congreso de los Diputados derogó el real decreto- ley aprobado en el Consejo de Ministros el pasado 20 de enero por el que se subieron los impuestos de las labores del tabaco, al perder el PSOE la votación sobre la convalidación de la norma. La responsable del error fue la diputada socialista por Cádiz Carmen Sánchez, que se encarga habitualmente de indicar el sentido del voto a los miembros de su partido. Las bancadas del grupo mayoritario no entendieron la señal de su compañera y muchos diputados socialistas, que debían haber pulsado el botón del sí hicieron de todo menos lo correcto. La mayoría votó a favor. Una treintena- -entre ellos, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, y la vicepresidenta primera del Congreso, Carmen Chacón- -se decantó por el no mientras que el diputado socialista Isidro Torres se abstuvo. Ante la algarabía del PP, la desolación del PSOE y la sorpresa de los grupos minoritarios, el presidente de la Cámara, Manuel Marín, no tuvo más remedio que proclamar la derogación del decreto- ley por 152 votos a favor, 169 en contra y una abstención. Todas las miradas se posaron entonces en Carmen Sánchez, que rompió a llorar en medio de las risas y aplausos de los diputados del PP. El vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, y el portavoz del Grupo Parlamentario, Alfredo Pérez Rubalcaba, acudieron a consolar a la parlamentaria socialista. El Gobierno y el grupo que le apoya se apresuraron a poner remedio al error. Así, el Consejo de Ministros tiene previsto volver a aprobar hoy el citado real decreto y su convalidación en la Cámara Baja podría tener lugar en el pleno de la próxima semana. El diputado del PSOE Diego López Garrido quiso quitar hierro al asunto al señalar que los efectos de la equivocación se reducirán a veinticuatro horas, tiempo en el que el real decreto no ha estado vigente. Lo que está claro es que no hay ningún problema de retroactividad, dado que los reales decretos entran en vigor en el mismo momento de su aprobación por el Consejo de Ministros y su derogación en el Parlamento sólo tiene efecto a partir de ayer. Con este real decreto, el Gobierno pretende luchar contra la proliferación de marcas de cigarrillos baratos que incitan a su consumo, por lo que estableció una subida de un punto porcentual del tipo impositivo ad valorem que pasaba del 54,95 al 55,95 por ciento y subió dos euros el tipo impositivo específico.