Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 9 2 2006 53 Calixto Bieito repone en el Teatro de la Zarzuela su Barberillo que ahora es más político y sentimental Luis Goytisolo presenta, en una entrevista, su nueva novela, Oído atento a los pájaros Películas en competición Snow Cake de Marc Evans (Reino Unido Canadá) En Soap de Pernille Fischer Christensen (Dinamarca) Syriana de Stephen Gaghan (EEUU) (fuera de concurso) Slumming de Michael Glowogger (Austria) The new World de Terence Malick (EEUU) (fuera de concurso) Elementarteilchen de Oskar Roehler (Alemania) The science of sleep de Michel Gondry (Francia) (fuera de concurso) Grbanica de Jasmila Zbanic (Bosnia) A prairie Home Companion de Robert Altman (EEUU) Wuji de Chen Kaige (China) (fuera de concurso) Der freie Wille de Matthias Glasner (Alemania) El custodio de Rodrigo Moreno (Argentina- Alemania) V for Vendetta de James McTeigue (EEUU) (fuera de concurso) Invisible Waves de Pen- ek Ratanaruang (Tailandia) The Road to Guantánamo de Michael Winterbottom (Reino Unido) Zemestan de Rafi Pitts (Irán) Sehnsucht de Valeska Grisebach (Alemania) Romanzo Criminale de Michele Placido (Italia) Candy de Neil Armfield (Australia) Isabella de Pang Ho- cheung (China) L ivresse du pouvoir de Claude Chabrol (Francia) Find me Guilty de Sidney Lumet (EEUU) Offside de Jafar Panahi (Irán) Requiem de Hans- Christian Schmid (Alemania) Capote de Bennett Miller (EEUU) (fuera de concurso) Pat Garrett Billy the Kid: Special Edition de Sam Peckinpah (EEUU) (fuera de concurso) El francés Michel Gondry puede venir avisando con La ciencia del sueño aunque cuenta con el mexicano Gael García Bernal en el reparto y Oskar Roehler proyecta su versión cinematográfica de Las partículas elementales de Michel Houellebecq. Un puñado de películas futboleras, entre ellas la iraní Offside de Jafar Panahis, sobre la pasión de las mujeres por tal deporte, aliviarán en parte el drama del mundo y al margen de la competición. En ese margen destaca por ejemplo, Breakfast on Pluto de Neil Jordan, y Stay de Maarc Foster, con Ewan McGregor, por no hablar del cierre final el día 19 con una proyección modernizada de Pat Garret Billy the Kid de Peckinpah. La inevitable película escandinava corresponde esta vez a la primeriza danesa Pernille Fischer Christensen En Soap mientras que el Mediterráneo sólo existe por el lado italiano con Michele Placido y Romanzo criminale XXV EDICIÓN DE ARCO Un corazón con flechas de algodón de azúcar de Susy Gómez, en la galería Horrach Moyà de Palma de Mallorca Los Reyes inaugurarán a mediodía de hoy la XXV edición de ARCO, marcada por la despedida de su directora, Rosina Gómez- Baeza, después de veinte años al frente. Hay pocas sorpresas, pabellones demasiado previsibles y un toque de cierto conservadurismo ARCO, más políticamente correcto que nunca en su 25 cumpleaños TEXTO: NATIVIDAD PULIDO FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Cuando lo que más llama la atención, y despierta curiosidad, en ARCO es un coche de Javier Mariscal, es que algo ha cambiado en la feria. Acostumbrados a que galeristas y artistas fuesen políticamente incorrectos (sexo, violencia, denuncia social, compromiso... un paseo por los pabellones 7 y 9 de Ifema deja un regusto nada amargo, sino dulce, muy dulce. Casi tanto como el algodón de azúcar de la almibarada obra Un lugar donde reparar algún deseo de Susy Gómez, en la galería Horrach Moyà de Palma. Llegas, te dan un algodón azucarado (versión naif de la magdalena prousiana) pides un deseo y clavas el palito en el corazón. Arte versión San Valentín, no apto para diabéticos. En 2002, un coche destartalado y lleno de bártulos de Pilar Albarracín, que formaba parte de los Project Rooms, se convertía en la estrella de la feria. La artista granadina recordaba entonces cómo cada verano pasaban esos grandes coches cargados de equipajes, de niños, de mujeres, costeando, cruzando nuestros pueblos y ciudades, rompiendo el silencio con su música y alumbrando la oscuridad con la inconfundible luz amarilla de los faros Con otro mensaje social distinto (denuncia una estética del despilfarro, del consumo salvaje y de la explotación irracional de los recursos naturales) y con un toque pop que parece recién salido de un cómic, el Coche del Año en ARCO lo firma Javier Mariscal y promete ser lo más fotografiado de la feria. Se llama Crash y reproduce un Chevrolet Impala del 59 en el instante de su estallido. La pieza puede adquirirse por 300.000 euros en el stand de la galería Punto de Valencia. La de ayer era (supuestamente) una visita profesional: coleccionistas, prensa... ¿Pero hay tantos profesionales? se preguntaban algunos galeristas sin explicarse el porqué de tanta afluencia de público. Había hasta visitas guiadas. Como si fuese el Prado. También caras conocidas, como María Chávarri, Bigas Luna o Rafael Medina, hijo de Nati Abascal. Se le vio, sin Karolina Kurkova, en la galería Pepe Cobo, que no será modelo, pero también es muy buena compañía. Han vuelto a ARCO hijos pródigos, como Thessa Herold, incomprensiblemente postergada el año pasado. Otros, como Gmurzynska o Bischofberger, siguen sin venir. No faltan pesos pesados como Lelong, Lisson o Krugier, que vuelve a apabullar con los picassos de Marina Picasso. Que para eso la nietísima heredó los mejores. Lo malo es que siempre parecen los mismos cuadros y colgados en el mismo sitio. Un déjà vu que se repite en toda la feria. ¿El bacon de la fachada de la Marlborough no es el mismo que lucía en el mismo sitio el año pasado? se preguntaban algunos malintencionados. Los pabellones 7 y 9, y eso sí es novedad, cada vez diluyen más sus fronteras. Los 16 proyectos de arte español que comisaría María Corral, han recalado en el 7, tradicionalmente dedicado a las vanguardías históricas. Y se trata de 16 jóvenes artistas (algunos, como El Perro, con las propuestas más rompedoras) El esperado homenaje al arte español de todos los tiempos en este 25 aniversario, anunciado por la directora de la feria, parece haber quedado restringido al último arte español. Se han desempolvado obras de Picasso, Miró, Chillida o Tàpies, pero menos que otros años. Hay pintura y fotografía (ninguna predomina especialmente) pero poco vídeo. Se echa en falta piezas de gran envergadura, de ésas que siempre hay en Basilea. Hubo ayer, eso sí, coleccionistas muy madrugadores que se animaron a comprar. Pero para animar esta feria tan conservadora haría falta que apareciera la escultura de Richard Serra. Todo puede ser.