Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 9 2 2006 Internacional 33 ELECCIONES GENERALES EN HAITÍ René Préval, virtual vencedor en las elecciones a la Presidencia de Haití El ex presidente ronda ya la mitad de los votos y podría evitar la segunda vuelta califica de buenos unos comicios con una participación cercana al 75 por 100, pero la UE le reprocha que la población se merecía una mejor organización MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL PUERTO PRÍNCIPE. A la espera de que el Consejo Electoral Provisional facilite los primeros datos oficiales, supervisores internacionales dan por segura la victoria de René Préval en las elecciones a la Presidencia de Haití celebradas el martes. Queda por despejar la incógnita de si el ex presidente (1996- 2001) y candidato del partido Lespwa (La Esperanza) superará el 50 por 100 de los votos, imprescindibles para evitar la segunda vuelta electoral. La afluencia de votantes y los problemas de organización obligaron a que los colegios electorales permanecieran abiertos mientras hubiera luz diurna. Gracias a eso, todo el mundo en Haití pudo votar, incluido su ciudadano más famoso: el rapero Wyclef Jean, cantante de The Fugees, que llegó desde EE. UU. sólo con ese propósito. Con una participación estimada del b LA OEA 75 por ciento de un censo de tres millones y medio de electores, finalmente las elecciones se realizaron y son unas buenas elecciones, de las que todos los haitianos pueden estar orgullosos subrayó José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos. Pero el europarlamentario flamenco Johan Van Hecke, que encabeza el grupo de observadores enviado por la Unión Europea, puntualizaba que una población que se mostró tan motivada se merecía unas elecciones mejor organizadas Recuento de votos a la luz de las velas ayer en un colegio de Gonaives bonita. Su padre, ministro de Agricultura en los años cincuenta, tuvo que huir en 1963 de la dictadura de François Duvalier. Una vez completados en Europa sus estudios de ingeniero agrónomo, René Préval regresaría a su país en 1978 para instalar un negocio de panificación. Tras formar parte de los movimientos civiles de resistencia a la dictadura de Jean- Claude Duvalier, Préval tomará contacto con el religioso Jean- Bertrand Aristide, a cuyo futuro político se ligará estrechamente. Funda el grupo Honor y Respeto por la Constitución, preside el Comité Pa Bliyé (No olvidar) que investigaba las desapariciones durante el régimen del clan Duvalier, y se incorpora a la organización caritativa La Fanmi se Lavi (La Familia es la Vida) que desembocaría en el movimiento Lavalás (La Avalancha) que llevó a Aristide al poder en 1991. Primer ministro, ministro de Defensa y del Interior durante el primer Gobierno del ya seglar Papa Titide (en- REUTERS Sólo dos rivales Pues la noche envuelve a la ciudad entre sombras espectrales, a la luz de las bujías comenzó el recuento de papeletas. Desde la primera urna (incluso en el barrio de Petion Ville, donde se arracima la burguesía de Puerto Príncipe) Préval conseguía ventaja sobre sus principales contrincantes: Charles Charlito Baker y el también ex presidente Leslie Manigat. A los otros treinta candidatos los apoyaron la familia, los amigos y algún despistado. René García Préval, que hoy se rodea de gente del sector privado que comparte sus inquietudes sociales, pertenece a una familia agraria del valle de la Arti- tre febrero y septiembre de 1991) el golpe de Estado de Raoul Cédras los envía al exilio en Venezuela. Y de la mano regresarán a Haití tras la intervención de una fuerza multinacional, con abrumadora presencia de EE. UU. que restituirá a Aristide en su cargo en 1994. En 1995 Préval es elegido presidente en representación de Aristide, ya que constitucionalmente éste no podía optar a la reelección. Pese a estar cada vez más alejado del ex sacerdote salesiano- -quien creará un nuevo partido, Fanmi (Familia) Lavalas- en las siguientes elecciones locales y legislativas se le acusa de favorecerlo. Enfrentado al Parlamento, sumiría a Haití en la ingobernabilidad. Tras las contestadas presidenciales de noviembre de 2000, en las que Aristide alcanzó el 92 por ciento de los votos, Préval abandonaba el despacho presidencial con un premonitorio Naje pou sorti! ¡Salid nadando! para recluirse hasta la fecha en la granja familiar de Marmelade, al norte del país.