Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional LAS CARICATURAS DE LA IRA JUEVES 9 2 2006 ABC SOLO ANTE EL PELIGRO ABU LABAN Imán jefe de la Comunidad Islámica de Dinamarca N o recuerdo los años que Salman Rushdie permaneció oculto, condenado a muerte por los ayatolás iraníes por haber escrito Los versos satánicos Ni siquiera tengo claro si sigue escondiéndose. Lo que tengo grabado en la memoria es el cuerpo sin vida de Theo van Gogh, tendido en el pavimento de una calle de Ámsterdam, acribillado a balazos y con un cuchillo clavado en el pecho. Theo tenía 47 años y además de cineasta, productor de televisión, tertuliano y columnista, era un embaucador que explotaba la distinción de ser pariente de un artista genial. Su pecado mortal consistió en criticar ALFONSO el Islam en el libro Alá ROJO sabe lo que es mejor y hacer una película titulada Sumisión sobre mujeres musulmanas. Mohammed Bouyeri, su asesino, es un mahometano nacido en Holanda, que tiene nacionalidad danesa y marroquí. En el juicio se volvió hacia la madre de su víctima y le escupió a la cara: No siento ninguna compasión por usted, porque es una infiel Es obligado recordar que Bouyeri no clavó un cuchillo en el pecho de Theo para rematarlo, sino para fijar allí un mensaje escrito en cinco folios en el que amenazaba con el Yihad a Occidente: Sé con seguridad que tú, oh Europa, serás destruida Más que los 3.000 muertos del 11- S, que los 192 del 11- M, o los 50 del 7- J, ese crimen atroz contribuyó a despertar, en buena parte de la educada, tolerante, abierta y comprensiva Europa la sensación de que el peligro es real. No sólo el físico, sino el otro. Me repugna la gente que no respeta las creencias de los demás, pero resulta evidente que en el mundo musulmán anida un creciente contingente de fanáticos, proclives a usar la violencia contra quienes no comparten sus ideas. Frente a esa actitud, la autocensura es suicida. La otra noche, en un programa de la BBC entrevistaban a Flemming Rose, el redactor jefe del suplemento de Cultura de Jyllands- Posten, que decidió publicar las caricaturas de Mahoma que tienen enardecidos a millones de musulmanes y asustados a buena parte de nuestros políticos, empresarios e intelectuales. Parapetado tras sus gafas de profesor de instituto, Flemming afirmó lamentar que haya gente ofendida, pero subrayó que no se arrepiente. Fue entonces cuando le preguntaron si tenía miedo y, tras pensar un par de segundos, respondió: No Quizá miente, porque tiene razones para temer por su vida. Casi tantas como tenemos los demás para estarle agradecidos. En el planeta bullen dos grandes historias: una es la irrupción en la economía de mercado de casi 2.500 millones de indios y chinos. La otra es el desafío que supone para Occidente la eclosión del fanatismo islámico, dentro y fuera de Europa. Con las viñetas, Flemming Rose nos crea un enorme problema, pero también nos obliga a definirnos. Intentar la integración total de los musulmanes en Europa ahora es perder el tiempo De origen palestino, este imán, predicador en la mezquita de Nörrebro, llevó su protesta por la publicación de las caricaturas hasta la universidad cairota de Al Azhar, de ahí surgió la ola de protestas. Ahora dice sentirse mal y haber llorado por Dinamarca ENRIQUE SERBETO. ENVIADO ESPECIAL COPENHAGUE. El centro cultural islámico donde predica el imán Abu Laban está en el barrio de Nörrebro, el antiguo feudo de los comunistas daneses. Ahora viven allí muchos emigrantes turcos, paquistaníes y norteafricanos que están en el ojo del huracán de esta inesperada crisis planetaria, y que contemplan con sorpresa una procesión incesante de periodistas de todo el mundo. Abu Laban, de origen palestino, está decidido a recibir a cualquiera que quiera escuchar su versión sobre unos hechos que han rebasado las fronteras de este pequeño país. Lo primero que dice es que no entiende la pasividad del Gobierno danés: No soy político, pero me parece que la diplomacia danesa está paralizada. Tienen dinero, medios, funcionarios... tendrían que actuar ¿Considera desproporcionada esta ola de violencia? ¡Olvídese de los problemas violentos! Estamos ante una crisis que afecta a más de mil millones de personas que comparten un sentimiento de ofensa. Que haya habido tres incidentes violentos parece una proporción razonable en esta situación extrema en que estamos. ¿Hay quien dice que organizaciones extremistas islámicas manipulan las protestas... -No creo que nadie pueda decir eso, y menos en Siria, ¿Por qué empezó en Siria? Yo creo que ese gobierno no es inocente, porque es un gobierno que lo controla todo dentro de sus fronteras. Y allí no hay organizaciones musulmanas. El partido Baas aplastó a todos los militantes y sus mezquitas. ¿Pararán las protestas? -Creo que sí. Tenemos que conseguir que se limiten a los procedimientos normales y aceptables. Hay ciertas manipulaciones políticas, porque no se quiere ver a todos los musulmanes que se están quejando sin violencia. -Usted es en parte responsable de lo que pasa con Dinamarca, un país que le ha acogido bien... -Claro que me siento mal. Por eso he derramado lágrimas por Dinamarca y lo que dicho en los sermones en nuestra mezquita, y he llorado por cada cosa que se ha perdido. Abu Laban AP Pero creo que ha sido por la falta de seriedad con la que se ha enfrentado esta situación. Lo que queríamos no era prohibir nada, sino hablar sobre el problema. -Tal vez usted tampoco lo enfocó bien al elevar su protesta a los países musulmanes... -Nuestra gestión fue buena. Como no nos escuchaban aquí fuimos a la mezquita de Al Azhar, en el Cairo, para contarlo ¿qué tiene eso de malo? Hasta Sarkozy ha ido a Al Azhar a hablar del Islam. ¿Y qué tiene de malo el sistema occidental de resolver los problemas según la ley? -Aceptamos la cultura occidental, su desarrollo y su tecnología. Nosotros no tenemos ninguna agenda que imponerle, pero necesitamos más tiempo para escucharnos unos a otros, para que podamos explicar Tenemos que conseguir que las protestas se limiten a los procedimientos aceptables, sin manipulación política por qué somos musulmanes. -Pero está desafiando el principio de la libertad de expresión... -Dicen que la libertad de expresión está en peligro. Recuerdo que tras el asesinato en Holanda de Theo Van Gogh, un musulmán de Birmingham lanzó un mensaje incorrecto y fue detenido. ¿se acabó por eso la libertad de expresión? -Tampoco habría pasado nada si hubieran denunciado al Jyllands Posten en los tribunales... -El periódico ha tenido muchas oportunidades para arreglar esto de otra manera, pero las ha desaprovechado. Tal como se han desarrollado las cosas, la única salida que veo es una disculpa clara. Pero no espero que nadie nos escuche ya. -Tal vez no enfocaron bien el problema como musulmanes... -Esta es la parte más esencial, porque creo que están tratando de establecer una barrera entre nosotros. Si yo digo como insultes a mi abuelo, te pego eso no es religión. Cuando voy a un sitio y digo no como carne me dicen bien, no hay problema pero si digo soy musulmán y sólo puedo comer carne halal entonces eso se convierte en un problema. -No dirá que eso es una complicación en un país tan tolerante como Dinamarca... -Estamos integrados, vivimos bien aquí y somos progresivamente respetados. Soy optimista, aunque sabemos que los elementos negativos se pueden desencadenar en cualquier momento. Los musulmanes vienen a Europa porque quieren vivir aquí e integrarse, puede que no en todos los detalles, pero prefieren vivir aquí. ¿Por qué no integrarse totalmente? -Integrarse totalmente es como si intentásemos meter a un hombre en una botella. La integración es comparable a una reacción química. Tienes un ácido y una base y de la mezcla se produce sal y agua. Las dos culturas deben definirse primero y luego será posible intentar que se produzca una reacción química y que se obtenga un resultado. Pero si no nos definimos primero unos y otros, intentarlo ahora es perder el tiempo.