Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión JUEVES 9 2 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7.28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mañana en MARAGALL ES FELIZ PORQUE NO SE ENTERA OR si no tuviera bastante con el acoso de PSOE, PP y ERC; por si no le fuera suficiente con las tarascadas de Bono, Piqué y CarodRovira; por si no sufriera ya bastantes pesadillas con las maniobras de quienes quieren moverle el sillón desde dentro y fuera del tripartito, el sufridor presidente de la Generalidad tuvo que oír ayer por boca de Durán i Lleida que Maragall es feliz LUIS IGNACIO porque no se PARADA entera de la mitad de las cosas Durán- -ya saben, ese segundo de CiU que no sabía qué hacer para salir en la foto del acuerdo entre Zapatero y Más y que ha pasado por la izquierda a los republicanos y por la derecha a su jefe de filas- -hizo ayer el mayor desprecio que se puede hacer a un político. Debe de ser porque la venganza es un plato que se sirve frío, y por muy democristiano que sea se desquita ahora de aquella metedura de anca de Maragall a costa del 3 por ciento, el supuesto impuesto revolucionario que dicen existió antes de que CiU fuera descabalgada del poder. Cuando era joven, Borges escribió: He cometido el peor pecado que uno puede cometer; no he sido feliz Y se pasó media vida intentando averiguar las causas de su desgracia. Hasta que leyó el consejo del poeta español Joaquín M. Bartrina: Si quieres ser feliz como me dices, no analices, muchacho, no analices Dejó a un lado su funesta manía de pensar y sus amigos aseguran que fue razonablemente dichoso el resto de su larga vida. Hay dos maneras de conseguir la felicidad, una hacerse el idiota; otra serlo escribió Jardiel. Menos agresivo, Flaubert aseguraba: Ser estúpido, egoísta y estar bien de salud, he aquí las tres condiciones que se requieren para ser feliz; pero si os falta la primera, estáis perdidos Y más amable aún, Anatole France sentenció: La vida nos enseña que no podemos ser felices sino al precio de cierta ignorancia A lo mejor se equivocan todos y lo que le pasa a Maragall es que cree, con Woody Allen, que la única manera de ser feliz es que te guste sufrir P Justicia retributiva y reinserción activa Aparentemente no corren buenos vientos para las víctimas del terrorismo. Sin embargo, entre la mayoría de estas víctimas se mantienen firmemente anclados unos objetivos: la derrota final y legal del terrorismo y la confianza en que los resortes jurídicos que nos podemos dar entre todos reparen en lo posible la violencia ilegal que se ha ejercido sobre ellas. A día de hoy, estamos viviendo una serie de hechos que pueden ser la antesala de posibles decisiones en las que se vean involucrados los familiares y supervivientes en relación con estos objetivos. Hay quien vaticina un futuro en el que ETA desistirá de continuar ejerciendo el terror que ha generado durante más de treinta años. Es preciso recordar que existe un antecedente similar en el que víctimas del terrorismo de ETA estuvieron implicadas y que pudiera ser considerado aceleradamente por más de un responsable político actual como posible modelo a seguir. Analicemos dicho antecedente. El abandono de las armas por un sector de miembros de ETA tras su octava asamblea en febrero de 1982, se escenificó en septiembre del mismo año en una rueda de prensa celebrada en Francia. Gran parte de la sociedad se felicitó por esta noticia. A partir de ahí la oscuridad. En ningún momento se hizo público que este grupo reconociera el daño realizado, ni expresara un mero esbozo de posible arrepentimiento. El abandono les había llevado a un compromiso con los que iban a seguir ejerciendo el terror por el cual no comunicarían ningún dato de la organización que pudiera afectar judicialmente al resto de miembros activos. Por esta razón jamás se entregó ni una sola pistola. Los siguientes pasos fueron dados de la siguiente forma: los huidos de este grupo que no estaban encausados por delitos de sangre podían regresar del extranjero; no se siguió ninguna investigación policial que permitiera continuar con los procesos abiertos; no se reabrieron los casos archivados ni se investigaron los asesinatos de ETA por aclarar; se consideró que los presos que se situaban cercanos a los que habían dejado las ar- mas estaban ya automáticamente reinsertados y se procedió a una rápida excarcelación. En definitiva, las víctimas del terrorismo de ETA vivieron una situación sobrevenida que se resume en una palabra: impunidad. Sin embargo, callaron, nadie se preocupó de saber dónde estaban y nadie valoró su palpable silencio. Si entonces hubieran aparecido públicamente habrían sido molestas y en consecuencia posiblemente maltratadas. Los poderes del Estado avalaron esta salida y, a día de hoy, nadie de los beneficiados por aquellas medidas ha reconocido públicamente el daño realizado anteriormente. ¿Quizá es que éramos entonces una democracia excesivamente joven? Con gran generosidad podemos llegar a pensar que sí. ¿Quizá se buscó estratégicamente un posible efecto dominó por el cual el resto de terroristas desistirían? Radicalmente habrá que responder que dicha estrategia fracasó. Ahora y entonces la Justicia debe y debía tutelar y verificar un serie de pasos: a) el cumplimiento de una pena impuesta al delincuente en proporción al delito cometido (justicia retributiva) b) el resarcimiento posible de los daños producidos a la víctima (justicia reparadora) y c) una reinserción activa por parte del penado para que desde ella se puedan llegar a generar posibles medidas de redención de condena, siempre tipificadas por la ley. Si analizamos esta situación desde la perspectiva de la reinserción se puede afirmar que entonces no fue correcto, ni lo es ahora, plantear la reinserción de una forma pasiva, concedida y externa y que ésta no sea activa, participativa e interna por parte del interesado. Éste es el atajo que errónea- mente se tomó entonces y que cientos de asesinatos después no podríamos permitirnos. El valor retributivo de la pena, la exigencia del reconocimiento del daño y una reinserción de tipo activo no fueron tenidos en cuenta en aquellos momentos y sí deberían serlo en un futuro. A su vez, dependiendo del tipo de reconocimiento, del grado de colaboración con la Justicia y del compromiso con la causa de las víctimas, podría alguien llegar a beneficiarse de las reducciones de pena permitidas por ley. Hasta cierto punto la justicia retributiva podría verse afectada, pero siempre con un mínimo temporal de obligado cumplimiento, siempre proporcional al delito cometido y siempre digno para la víctima. A aquellos de entonces les costó cinco años (1977- 1982) aceptar las reglas democráticas. A éstos de ahora les puede costar treinta años o nunca, pero el que no debe resentirse es el Estado de Derecho y la delegación que en él ha hecho la víctima- ciudadano para la aplicación de la justicia. Si nos saltamos sus principios a través de una excarcelación que no tenga en cuenta los conceptos de justicia retributiva, justicia reparadora y una reinserción de tipo activo, estaríamos ante una situación injusta y ante otro problema no resuelto que puede perpetuarse o reaparecer en el futuro, ya que alguien podría llegar a pensar: ¿Asesinar de esta forma sale barato? Ángel Altuna, hijo de Basilio Altuna, asesinado el 6 de septiembre de 1980 por ETA político- militar. (Caso sin resolver) José Ignacio Ustaran Muela, hijo de José Ignacio Ustaran, asesinado el 29 de septiembre de 1980 por ETA político- militar. (Caso sin resolver) Academia de cante ¿Cantas o qué? el nuevo concurso musical de Antena 3, en el que famosos de todos los ámbitos demuestran sus buenas o malas dotes para cantar, ocupa esta semana la portada del suplemento Guía de Televisión. Secretos del corazón Una de las actrices del momento, Keira Knightley, se acerca a la portada de la Guía de Madrid con su nueva película, Orgullo y pasión cuidadosa adaptación de la romántica novela de Jane Austen. Un Carabanchel de autor El PAU de Carabanchel ha conseguido reunir una treinta de promociones de vivienda social proyectadas por arquitectos de reconocido prestigio internacional: un museo al aire libre.