Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 2 2006 Madrid 37 Las farmacias amenazan con no dispensar genéricos si la ley permite marcas comerciales El Colegio profesional reclama que la futura norma prohíba expresamente la venta por internet SARAH ALLER MADRID. Inaceptable, prohibicionista y frívola. Son las palabras que empleó ayer el Colegio de Farmacéuticos madrileño para calificar la futura ley estatal del medicamento, que actualmente se encuentra en tramitación parlamentaria. Los profesionales del sector, que piensan concentrarse el próximo día 24 en el Palacio de Congresos y Exposiciones para debatir el contenido de la norma, rechazan parte del texto elaborado por el Ministerio de Sanidad y aseguran que su entrada en vigor traerá consecuencias. Ayer, el presidente del Colegio profesional, José Enrique Hours, resumió el descontento del sector y recordó que el proyecto de ley deja vía libre a la venta de genéricos con marcas comerciales, impone sanciones desorbitadas, vacía de competencias al gremio y no pone coto a la venta por internet de medicamentos. Farmacias en los centros de salud La ley obligará a que todos los centros tengan servicio farmacéutico. La medida, recalcan, es competencia desleal y resulta inaceptable José Enrique Hours, ayer, en la sede del Colegio de Farmacéuticos SIGEFREDO Fármacos sin receta Según el nuevo texto, nunca se podrán dispensar fármacos sin receta cuando éstos la requieran. Esta medida, dicen en el sector, es tajante y sin excepciones y debería suavizarse para dar respuesta, al menos, a casos de extrema urgencia y necesidad. En caso contrario, dicen, los pacientes crónicos- -tratados con sintrón, con fármacos para el asma o con insulina, por ejemplo- -podrían salir perjudicados. Venta por internet Para demostrar que por internet se consigue cualquier medicamento, Hours mostró un paquete de hormonas del crecimiento- -prohibida en farmacias- -recién comprado a través de la red. Los farmacéuticos, que han denunciado insistentemente esta práctica, critican que el nuevo texto no le ponga coto y que incluso legalice dicha actividad en el caso de medicamentos sin prescripción. Genéricos de marca Otro de los artículos que ha puesto en pie de guerra a los farmacéuticos se refiere a los medicamentos genéricos. Si no hay cambios en el texto, los habrá con marcas comerciales, una cuestión que califican de engaño y tomadura de pelo La marca- -dicen- -es la antítesis del genérico, que aumentaría así su coste. Si prospera este punto de la ley, los farmacéuticos amenazan con no dispensar este tipo de fármacos. Sanciones desproporcionadas El aumento de las sanciones también ha levantado ampollas. Dispensar un medicamento sin receta supondrá ahora 90.000 euros de multa y, en ciertos casos, se alcanzará el millón redondo. Estas cifras, dicen, son desorbitadas.