Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional EL PRESIDENTE RUSO VISITA ESPAÑA MIÉRCOLES 8 2 2006 ABC VLADÍMIR PUTIN Presidente de Rusia Ningún país civilizado puede permitirse el lujo de negociar con terroristas MOSCÚ. El presidente ruso, Vladímir Putin, inicia hoy su segunda visita a España. La primera tuvo lugar en junio de 2000. Con motivo del actual viaje, Putin ha ofrecido una entrevista a varios medios españoles destacados en Moscú, entre ellos a ABC. ¿Qué significa para usted la palabra España, cuándo la oyó por primera vez? -En Rusia tenemos conocimiento de España ya desde la infancia, en la propia escuela, donde gran parte de nuestro programa de estudios incluye a los grandes artistas, escritores y descubridores españoles. Mi esposa Ludmila- -hispanista de profesión- -ejerció sobre mí cierta influencia. Cuando uno vive junto a una persona que estudia la historia, la cultura y el idioma de otro país y lo hace con evidente placer y amor, no puede no contagiar a quienes le rodean. Frecuenté España como turista y en viajes de trabajo. No puedo decir que conozco muy bien el país, pero tampoco me es desconocido. ¿Cree que entre nuestros países hay algo en común? -Lamentablemente, tanto España como Rusia padecieron guerras fraticidas. Aunque en polos políticos y geográficos distintos, Rusia y España padecieron también regímenes totalitarios. Esto, lógicamente, se ha reflejado en nuestra forma de ser, así como el hecho de que España fuera en su tiempo la primera potencia europea. Esa amplitud de miras imperial, en el buen sentido de la palabra, no geográfica, sino mental, es algo que compartimos. ¿Cómo están nuestras relaciones económicas? -Lamentablemente, en los últimos años poco ha cambiado. Se observa cierto crecimiento, pero no es el que esperábamos. El volumen de inversiones es insignificante, de apenas unos centenares de millones de dólares, ínfimas para España y Rusia. Tenemos un intercambio comercial y un nivel de inversiones con países vecinos de España incomparablemente superior. Nuestras relaciones económicas no se corresponden con su potencial. ¿Qué opina de la publicación de las caricaturas de Mahoma y las consecuencias que está teniendo? -Lamentamos todo lo que está ocurriendo a causa de la confrontación religiosa. Cualquier provocación en ese ámbito es inadmisible. Hay que pensárselo cien veces, antes de publicar o dibujar algo así porque contribuye a crear mayor división entre confesiones, porque es una provocación y ofende el sentimiento religioso. Nosotros, por ejemplo, condenamos la difusión de determinados materiales, como la pornografía infantil, pero, denuncián- El presidente ruso confía en una sustancial mejora de las relaciones bilaterales, aunque la situación internacional tendrá un especial relieve en este viaje RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL Vladímir Putin, durante la entrevista que concedió en el Kremlin EPA Haremos todo lo posible para salir del callejón en que se encuentran los asuntos de Irán y Palestina dolo, no nos escudamos tras la libertad de Prensa. Si el Estado no es capaz de impedir algo así, debe al menos disculparse. Las conductas extremistas, vengan de donde vengan, son siempre peligrosas. Confiamos en que las dignidades religiosas del Islam y los líderes de los países musulmanes puedan poner la situación bajo control. -Parece que Rusia se ha convertido en el único interlocutor capaz de mediar con Hamás e Irán. -Somos conscientes de nuestra responsabilidad y estamos dispuestos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para de salir del callejón sin salida. Resulta que, de forma legítima, en Palestina se ha hecho con el poder una organización que Occidente considera terrorista. Eso es algo poco agradable para los participantes en el proceso de paz, pero tiene solución. Tengo mis ideas sobre lo que deberíamos de hacer y creo que tendré oportunidad de hablar de ello durante mi visita a España. En lo que se refiere a Irán, estamos trabajando en estrecha cooperación con la troika europea y EE. UU. La decisión que se tomó en la AIEA la consideramos equilibrada y se la vamos a explicar a nuestros socios iraníes. Hay que puntualizar que el dossier iraní no ha sido transferido al Consejo de Seguridad, y ésta es una circunstancia a tener en cuenta. Se trata de informar, no de remitir. Esta diferencia es sustancial y es lo que nos permite continuar buscando fórmulas de arreglo. ¿Cree usted que se puede hablar con terroristas después de que hayan depuesto las armas? -Ningún país civilizado puede permitirse el lujo de entablar negociaciones con terroristas. Eso les fortalece a ellos y debilita al Estado. Pero si deponen las armas y declaran que renuncian a todo tipo de lucha armada, entonces sí merecen que se inicie con ellos un diálogo aunque, en cada caso concreto, habría que determinar qué tipo de conversaciones llevar a cabo y con quién. Nosotros no dialogamos con los que tienen las manos manchadas de sangre de ciudadanos rusos, pero estamos dispuestos a permitir que participen en la política todos los representantes de la oposición, incluida la armada, en Chechenia, siempre que no estén involucrados en asesinatos. ¿No cree que tanto fortalecer el Estado posibilita la corrupción? -Se podría dar la vuelta a la pregunta y decir que es un Estado débil el que crea condiciones para el aumento de la corrupción. Como ejemplo, me remito a la situación que había en Rusia a mediados de los 90, cuando grupos oligárquicos suplantaron el Estado. El fortalecimiento del Estado no equivale a fortalecimiento de su aparato represivo, sino a capacidad de adoptar las leyes necesarias. ¿Han decaído las relaciones tras el cambio de Gobierno en España? -Tuve muy buenas relaciones con José María Aznar. Le considero un político fuerte que sabe lo que quiere. Me cae muy bien. He vuelto a verle varias veces. Vino a Moscú a verme. Pero debo decir que con José Luis Rodríguez Zapatero también he establecido unas buenas relaciones de trabajo. No creo que las relaciones hayan decaído. ¿Se resolverá el problema de los impuestos al Instituto Cervantes? -Pienso que sí, Existe un acuerdo para evitar la doble imposición, pero no incluye algunos impuestos como el IVA, que el Cervantes debió pagar y no ha pagado. El derecho de propiedad del edificio adquirido en Moscú debería ser formalizado mientras continúen vigentes determinadas ventajas fiscales. Yo les recomendaría que se muevan con rapidez porque esos beneficios podrían desaparecer en 2006. Nuestros servicios de Hacienda están dispuestos a ayudar. Pero es un problema técnico. Gracias a Dios, entre España y Rusia no hay problemas políticos y confío en que no los habrá.