Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 2 2006 Internacional 31 EL PRESIDENTE RUSO VISITA ESPAÑA Putin, que hoy llega a Madrid, aboga por exterminar a los terroristas como ratas El Gobierno quiere unas relaciones económicas con Rusia al nivel de las políticas la UE sobre Hamás y el debate sobre la amenaza nuclear de Irán centrarán las conversaciones con Zapatero en el ámbito internacional LUIS AYLLÓN MADRID. En vísperas de su visita de Estado a España, Vladímir Putin volvió a lanzar ayer un duro mensaje contra los terroristas a quienes ya, en otras ocasiones, ha amenazado con severas palabras. En una reunión del FSG (que sustituyó al antiguo servicio secreto soviético del KGB) y hablando de la misión de los servicios especiales el presidente ruso dijo que es la hora de buscar a los terroristas hasta el fondo de sus cavernas y exterminarlos como ratas Putin tendrá ocasión de hablar de la lucha contra el terrorismo durante la reunión que manaña, jueves, mantendrá con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien, en una entrevista publicada ayer en el diario moscovita Kommersant afirma que coincide con el mandatario rub La distinta óptica de Moscú y Interés por la inversión en el sector del gas A. SOTILLO MADRID. Rusia tiene un gran interés en que empresas españolas inviertan en el sector del gas y, más específicamente, en las infraestructuras para su licuefacción, lo que permitiría su traslado por barco y evitar así los problemas derivados de su paso por gasoductos que atraviesan terceros países como Ucrania, según fuentes diplomáticas. Aunque Rusia es el principal suministrador de gas a Europa, sus envíos no llegan a nuestro país. Sin embargo, las fuentes señalan que la visita a España del presidente ruso, Vladímir Putin, puede ser una buena ocasión para que se estudie la posibilidad de que empresas españolas se interesen en el sector ruso del gas. Los problemas políticos aún existentes en la transición de Rusia hacia una plena economía de mercado o la eventual inseguridad jurídica son cuestiones que, a veces, aparecen a la hora de invertir en ese país. Pero las fuentes replican: Mucho más seguro es invertir en Rusia que en Bolivia o Venezuela, por ejemplo so en que con los terroristas no se negocia Será una más de la cuestiones que se aborden en esta nueva visita a España de Putin, que ya estuvo en nuestro país en junio de 2000 y que mantuvo una gran sintonía con el entonces jefe del Ejecutivo, José María Aznar. Putin había llegado al poder sólo unos meses antes y desde entonces las relaciones políticas han ido creciendo, pero no lo han hecho al mismo ritmo los intercambios económicos. Por eso, el deseo de las autoridades rusas y españolas es que esta visita que hoy comienza suponga un impulso a las relaciones económicas, que pueden tener un campo bastante amplio en el terreno energético. Sin embargo, no hay ningún plan concreto para tratar de equilibrar algo una balanza comercial claramente favorable a Rusia por la venta de hidrocarburos. Ni siquiera ha sido organizado un encuentro formal del presidente ruso con empresarios, aunque no se descarta que tenga contacto con ellos durante alguno de los actos del programa oficial. Putin será recibido hoy por Sus Majestades los Reyes en el Palacio del Par- do, almorzará con ellos en el Palacio de la Zarzuela y asistirá a una cena de gala en el Palacio Real. También acudirá al Ayuntamiento de Madrid. Mañana, visitará el Senado y rendirá el tradicional homenaje en la Plaza de la Lealtad a quienes dieron su vida por España. La cita de mayor contenido político, no obstante, será en La Moncloa, donde Zapatero le ofrecerá un almuerzo. Previamente habrán celebrado una entrevista y asistido a la firma de dos declaraciones bilaterales- -en cooperación agrícola y lucha antiterrorista- -y de siete acuerdos en campo como la lucha contra el tráfico de drogas o la cooperación en materia judicial, turística, deportiva. de investigación espacial y de construcción naval. Más allá de la cuestiones bilaterales, la estancia de Putin estará marcada por acontecimientos como el futuro del proceso de paz en Oriente Medio, tras el triunfo en las elecciones palestinas de Hamás, a quien Rusia no considera terroristas frente a la posición de los países de la Unión Europea, o la amenaza nuclear de Irán y la propuesta rusa de facilitar el enriquecimiento de uranio a ese país desde el exterior.