Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 MIÉRCOLES 8 2 2006 ABC Internacional Militares españoles, atacados a pedradas en Afganistán al dispersar una protesta Zapatero se reunirá mañana en Madrid con los líderes de la comunidad musulmana de seis blindados acudía en ayuda de tropas italianas acosadas en la ciudad de Herat, cuando a su vez se vieron hostigados por los manifestantes LAURA L. CARO ABC MADRID. Vecinos de la ciudad de Herat, donde las tropas españolas se encuentran en misión de paz desde mayo de 2005, apedrearon ayer un convoy de seis vehículos blindados Vamtac, con 25 soldados a bordo, que acudía a colaborar con la Policía afgana en la disolución de una concentración violenta que amenazaba una instalación militar italiana, en la que están integrados una decena de militares españoles, situada en el centro de la localidad. Aunque, según fuentes oficiales, no hay que lamentar daños personales ni materiales, el episodio encendió ayer las alarmas dentro y fuera del acuartelamiento español de Herat, donde- -según declaró ayer a mediodía el ministro de Defensa, José Bono- -se ha procedido a reforzar las medidas en el ámbito de la Inteligencia y de la seguridad del contingente. Con todo, Bono se esforzó por quitar gravedad a lo ocurrido- ni siquiera lo califico de incidente dijo- a la vez que consultaba sin descanso por teléfono móvil a sus colaboradores el estado de la situación a la salida de su comparecencia ayer en el Congreso. Al cierre de esta edición, según el ministerio, la situación se había tranquilizado y se mantenía en calma b Un convoy agencias de noticias, apenas tres centenares según fuentes de Defensa, pero que en todo caso fueron disueltos, ya con ayuda de la sección española, sin posteriores incidentes. Este brote de tensión, uno más de los que se producen por todo Oriente Próximo, es el más relevante acaecido en Herat desde la revuelta días antes de la llegada de los primeros españoles a la ciudad, en la que se contaron ocho muertos y diez heridos. Además, coincide con un relevo en la base española, donde desde el 31 de enero se procede a la sustitución de los efectivos de la Brigada de Montaña Aragón I, con sede en Jaca, Pamplona y Huesca, por los de la Brigada de la Legión Rey Alfonso XIII de Viator (Almería) La misma que se ocupó de llevar a cabo el repliegue de Irak en mayo de 2004, y cuyos efectivos se vieron envueltos en numerosas emboscadas y agresiones de la resistencia local. La situación de las tropas destacadas por la OTAN en Afganistán era preocupante ayer ya en el momento en que ocurrieron los incidentes de He- Manifestantes afganos quemaban una bandera danesa en los disturbios de Herat rat. Horas antes, cuatro manifestantes afganos habían muerto cuando unas trescientas personas enfurecidas, armadas de fusiles, granadas y piedras, trataron de asaltar un cuartel de las fuerzas de paz en la ciudad de Maymana- -al norte del país- protegido por militares noruegos y finlandeses. Al no bastar los gases lacrimógenos y el material antidisturbios, al parecer los soldados abrieron fuego. Los cuatro manifestantes murieron por heridas de bala y otras 25 personas resultaron heridas en la refriega, entre ellas seis soldados noruegos y dos finlandeses. Para sofocar la situación en Maymana, la OTAN envió una Fuerza de Reacción Rápida británica, además de dos aviones estadounidenses y un aparato de transporte aéreo alemán C- 130 y evacuó al personal no esencial de Naciones Unidas desplazado en ese campamento. La Embajada de Italia en Kabul fue atacada con cócteles molotov, aunque no hubo víctimas. La OTAN permanecerá en el país La Alianza aseguró más tarde que no debe haber dudas de que respetaremos nuestro compromiso con Afganistán y el despliegue de 6.000 soldados al sur del país se mantendrá como está previsto pese a estos graves incidentes según un portavoz. Tampoco hay planes para reducir la presencia de los 300 Cuatro manifestantes murieron al repeler soldados noruegos un intento de asalto a su cuartel en Maymana Una carretera inhóspita La agresión contra el convoy, ocurrida en medio de la crisis desatada tras la publicación de las caricaturas de Mahoma, se produjo en la inhóspita carretera de algo más de 20 kilómetros que separa el campamento español de Herat. Un trayecto que los blindados emprendían a las 10.30 de la mañana, a instancias de las Fuerzas de Seguridad locales, para apoyar la defensa de la sede del Coordinador Regional de Área (RAC) de la misión OTAN en Afganistán (la ISAF en sus siglas en inglés) que comparte instalaciones con el Equipo de Reconstrucción Provincial liderado por Italia, que acumula 150 efectivos que estaban siendo atacada por manifestantes. Tres mil, según las Un terrorista provoca al menos trece muertos con una moto bomba en el cuartel de Policía de Kandahar ABC KABUL. Un terrorista suicida mató ayer al menos a trece personas e hirió a otras tantas al hacer explotar la moto en la que circulaba en un puesto de guardia, en el exterior del cuartel general de la Policía en la ciudad afgana de Kandahar, al sur del país. El atentado fue reivindicado por los talibanes, a través de uno de sus portavoces, Qari Mohamed Yusef, quien amenazó con más ataques. Diez de los muertos y cinco de los heridos son policías- -el resto son civiles- -que se encontraban de guar- dia en el momento del atentado, indicó Mamoon Khan, médico del hospital Mirwaise de Kandahar, en el que fueron ingresadas las víctimas. Un responsable policial, Jan Mohamed, señaló en el lugar de los hechos que la bomba destruyó por completo el puesto de guardia en el exterior de la comisaría. El atacante dirigió la moto contra el puesto y hubo una gran explosión señaló Mohamed. El lugar del atentado está delante de un gran muro de hormigón que rodea el cuartel general de la Policía, fuertemente vigilado y protegido por barricadas. Varios automóviles y motos aparcados en la zona quedaron destruidos, pero el muro y el edificio, en el interior del recinto, no sufrieron daños. Tropas afganas y canadienses acordonaron inmediatamente la zona. Durante las últimas semanas, catorce atentados suicidas se han cobrado decenas de muertos en todo el país, en una ola de violencia atribuida a los partidarios del antiguo régimen talibán. Horas más tarde, un ingeniero turco, un ciudadano indio y el chófer afgano del vehículo en que viajaban murieron al explotar una bomba junto a la carretera Herat- Kandahar. El ingeniero trabajaba en una empresa turca del sector de la obra pública, la firma Kolin, encargado de la construcción de una carretera en la región.