Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 MARTES 7 2 2006 ABC Deportes ARIEL IBAGAZA Futbolista del Atlético de Madrid Ahora juego como me gusta, cerca del balón y con hombres por delante MADRID. El Atlético vive su mejor momento de la temporada, con tres victorias consecutivas, la última en su estadio talismán, el Nou Camp, frente al líder. Y Ariel Ibagaza es el director en el césped de esta revolución. El argentino también disfruta de su mejor etapa en el club madrileño. Fichó en 2004, siempre estuvo discutido, pero al final es quien marca la diferencia. ¿Qué ha cambiado José Murcia para que ahora funcione el Atlético? -Ha cambiado el sistema. Antes jugábamos con tres medios centro y ese esquema lo hacen muy pocos equipos. Con José Murcia pasamos a jugar de otra manera, un sistema clásico. La idea es protegernos bien atrás y en el medio y crear espacios en ataque para aprovechar las muchas oportunidades que creamos. Antes nos costaba hacer gol y ya hemos mejorado esa faceta. Hemos hecho un cambio y el equipo está contento. Han llegado los resultados, vamos para arriba y esperamos alcanzar en la segunda vuelta el puesto que merecemos. ¿Y qué posición se merecen? ¿Aún pueden alcanzar la UEFA? -Nuestra meta era regresar a Europa y la Copa de la UEFA era el mínimo de los objetivos. Todavía podemos conseguirlo. No es imposible. Hemos dado un salto importante. Pero sabemos que tenemos que mejorar y que debemos conseguirlo paso a paso, ir sumando triunfos y pensar en ello cuando lo tengamos cerca, no comenzar a hablar ya de ello. ¿Bianchi no se acopló a esta Liga? -Quizá no se adaptó al fútbol español. Los rivales ya conocían lo que íbamos a hacer, con tres medios, y era muy complicado conseguir resultados. Las cosas no iban bien, las expectativas creadas eran muy altas en el club y no había resultados. ¿Con él se sentían bloqueados? -No estábamos bloqueados, pero el ánimo no era bueno porque sumábamos diez partidos sin ganar, surgió la ansiedad, llegaron las dudas y en esas situaciones se cometen demasiados errores. -Pues vino Murcia y en un mes han vivido una transformación radical. -Pasó la etapa anterior, se acabó, llegó el nuevo entrenador y después de dos victorias consecutivas- -frente al Zaragoza y el Deportivo- -el equipo empezó a creer que hay buenos jugadores, a creer en sí mismo. El campo del Barcelona siempre se nos dio bien y hemos confirmado, demostrado, que tenemos un buen equipo. Bianchi le dijo que no sería titular, pero es, junto a Murcia, el líder de la reacción del equipo rojiblanco. La victoria en el campo del Barcelona supone la confirmación. Tiene otras ofertas, pero desea renovar TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN FOTO ÁNGEL DE ANTONIO -Quizá el error de Bianchi fue no contar en principio con usted ¿Le pidió explicaciones? -Me dijo que lo tendría difícil y que debería ganarme un puesto. No le pedí explicaciones, mantuve una relación entrenador- jugador. Pero me sentía tranquilo, porque sabía que llegaría mi oportunidad. Por fin se decidió que yo jugara y he demostrado que puedo jugar en el Atlético. -Usted jugó bien desde que fue titular, cuando todavía estaba su compatriota en el banquillo. -Me encontré muy bien desde que comencé a jugar como titular. Sin embargo, al no conseguirse victorias mi fútbol quedaba en un segundo plano. Después se produjo el cambio de entrenador, yo estaba ahí y lo hemos tomado muy bien. -Murcia aplica un 4- 4- 2 en el que usted explota como director. ¿Vive su mejor etapa en esta casa? -En mi carrera he jugado por la derecha y por la izquierda, pero ahora lo hago cerca del balón, con hombres por delante, como a mi me gusta, porque tengo bastantes variantes para dar pases en ataque, y los compañeros están apareciendo arriba. Sí, estoy en mi mejor etapa en el Atlético. -Cómo cambian las cosas, porque tuvo ofertas para marcharse en enero. ¿Ha sufrido por su situación? -Sufrí mucho. No entraba en las alineaciones y tenía pocos minutos. Te pasan muchas cosas por la cabeza. Vinieron las ofertas para irme en enero, aún no había jugado cinco partidos y pensé en marcharme, pero el Atlético quiso que siguiera acá. ¿No le dejaron irse?