Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura MARTES 7 2 2006 ABC CLÁSICA Juventudes Musicales Réquiem de Mozart. Solistas de Moscú y Coro de la Fundación Príncipe de Asturias. Dir: Y. Bashmet. Maestro del Coro: J. E. García Miranda. Solistas: A. Ezenarro, E. García Nieto, G. Hernando y C. García Ruiz. Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. 31- I ROCK Depeche Mode Concierto de Depeche Mode: Martin L. Gore (guitarra, teclados, voz) Dave Gahan (voz) y Andrew Fletcher (teclados) Lugar: Palacio de los Deportes (Madrid) Fecha: 6- 2- 2006. UN VITAL RÉQUIEM DE MOZART ANTONIO IGLESIAS PASIONES ORGÁNICAS JESÚS LILLO L a audición del famoso Réquiem de Mozart, siempre acompañado de esa auténtica novela tejida en torno a la muerte del genial salzburgués, de su no conclusión por él y no pocos más detalles, siempre supone todo un acontecer del concierto público y, nuestras Juventudes Musicales acaban de reconocerlo así, incluyéndolo en su programación, ofreciéndonoslo en el amplio recinto del Auditorio Nacional. El programa de mano nos hizo temblar ante el anuncio (equivocado) de su duración de más de hora y media... pero, en realidad, aunque quizá totalizó unos cincuenta minutos, el hecho fue que los sesenta acostumbrados resultaron algo reducidos por el criterio vital de Bashmet. Los cuatro solistas, españoles (buen ejemplo para aquellos que, en exceso, los sustituyen aún en papeles de mínima presencia) lucieron una clase evidentísima y han de citarse con elogio en estas líneas: soprano Arantza Ezenarro, mezzo Estefanía García Nieto, tenor Guzmán Hernando y bajo- barítono Carlos García Ruiz. Antes, la referencia debería comenzar por la labor, entusiasta y en general acertada, de los cantores del Coro de la Fundación Príncipe de Asturias, capaz de sostener la obra mozartiana en niveles que exigen una profesionalidad, no pocas veces quebrada ante dificultades como los fugatos magníficamente superados con seguridad admirable. La breve colectividad instrumentista de los Solistas de Moscú ha de señalarse por esto mismo, por la suma propiedad de una reducción acorde con la excelsa partitura mozartiana. Y el acierto ha de comprender momentos hasta magníficos, así cuando el sublime Lacrimosa la perfecta diferenciación entre los dos números del Offertorium o el logrado empaste habido en el Agnus Dei botones de muestra que se traen a colación al ensalzar la labor del prestigioso viola ruso Youri Bashmet, aquí director, ayudado por el buen trabajo del maestro del Coro, José Esteban García Miranda. La sesión contó con la presencia de Su Majestad la Reina- -recibida y despedida con el cerrado aplauso- aplaudidora ejemplar, acompañada de su hermana la Princesa Irene. S e cumplen este mes de febrero veinticinco años del debut discográfico Dreaming Of Me de Depeche Mode, banda que, inicialmente desdibujada por el maquillaje de los nuevos románticos, con los que compartió posturas de riesgo y algún que otro exceso de forma, protagonizó una larga y oscura travesía por el desierto hasta convertirse en grupo de culto, venerado por una legión de fanáticos de su lado oscuro- -bien cultivado y mejor explotado a través de letras obsesivas, retratos de Anton Corbijn y biografías basadas en truculentos hechos reales- -y luego consumido en tiendas y emisoras por millones de aficionados al pop comercial. Dos en uno. Con las entradas agotadas desde hace meses para las dos funciones programadas en Madrid de Touring The Angel su primera gira en cuatro años, Depeche Mode reunió anoche en el Palacio de los Deportes a sus dos públicos naturales. Por allí estaban los black swarms- -fieles de comunión diaria cuyo nombre adoptó el grupo para tratar de camuflar en las redes de internet la maqueta de su último álbum- -y tam- bién quienes, sin tanta penitencia, bastante más sueltos, llevan bailando tecno- pop, o algo parecido, toda su vida. Había que satisfacer a dos audiencias, núcleo duro y corteza del mismo fenómeno, y Martin L. Gore y los suyos remezclaron ayer un soberbio repertorio de éxitos, tirando por ese callejón de en medio, poco iluminado, donde suenan Violator y su continuación, el reciente Playing The Angel Éxitos aislados, procedentes del resto de su discografía y dispuestos a modo de orgulloso recordatorio, y un final que enlaza, sin complejos, un lote de frívolas piezas sintéticas del comienzo de su carrera (de Just Can t Get Enough a Everything Counts completan el argumento de una gira mundial que revela la confianza de un veteranísimo grupo de estadio en la capacidad de sus últimas canciones para soportar la estructura de un espectáculo de recuerdos. Cualquier grupo de su categoría y su añada- -le sucedió a REM el invierno pasado- -se caería con casi todo el equipo si tratara de hacer pasar por clásicos de graderío tal proporción (30 por ciento del repertorio) de novedades, pero Depeche Mode consigue salvar los muebles con una verosímil manifestación de vitalidad. Touring de Angel No hizo falta activar la máquina de humo artificial porque la gente, en el primer concierto en pista cubierta desde la entrada en vigor de la ley antitabaco, no paró de fumar así, viene a querer decir en castellano no estamos acabados Traducción simultánea. No le debe de resultar fácil a un grupo retratado y filmado milimétricamente por Anton Corbijn- -escenógrafo oficial y brazo gráfico del trío- -sorprender a un público que constantemente recibe impactos audiovisuales de sus ídolos, sobreexpuestos a las cámaras del fotógrafo holandés. Sin embargo, la última escenografía de Corbijn consigue evitar que un concierto tan previsible como el de Depeche Mode se apelmace, haciéndolo pasar por una película de estreno: pantallas fracturadas que reflejan interferencias y señales distorsionadas y una enorme bola metálica que emite mensajes ligados a la letra de las canciones- dame las llaves, yo conduciré repite mientras suena Behind The Wheel -componen un decorado sobrio, pero saturado de claves para entender el discurso de dolor y sufrimiento que difunde la banda. No hizo falta activar la máquina de humo artificial porque la gente, en el primer concierto celebrado en pista cubierta desde la entrada en vigor de la ley antitabaco, no paró de fumar. Pasados de rosca guitarrera y mística maldita, liderados por un Dave Gahan descocado y crecido en sus amaneradas coreografías, pero gobernados por Martin L. Gore, los británicos incrementaron la potencia de su catálogo de clásicos, recrudecido con saña en una ejecución violenta y orgánica. Sólo amainó el concierto cuando Gore Damaged People Home cogió el micrófono para realizar su operística recreación de un Bowie ya inexistente y cuando, casi al final, sin guitarras, sonaron los clásicos de los 80 con extrema pureza digital. Aquello sí era tecno- pop. Dave Gahan, anoche, durante el primer concierto de Depeche Mode en el Palacio de los Deportes ÁNGEL DE ANTONIO