Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 7 2 2006 57 Cultura y espectáculos Niki Caro: Fue tan brutal en el juzgado como en la mina La directora neozelandesa defiende haber incluido en la película un episodio violento y escabroso anterior al trabajo de Lois en la mina, porque sencillamente sucedió así. Los abogados de la compañía minera lo revelaron ante el tribunal para desacreditarla. El tratamiento fue tan brutal en el juzgado como en la mina Después de haber pasado mucho tiempo durante el rodaje con aquellas mujeres pioneras del trabajo en las minas, y después de haber escuchado historias muchos más duras que la de la película, para Niki Caro lo más impresionante es que, después de sufrir las mismas vejaciones, aquellas mujeres estaban dispuestas a testificar contra ella, pues temían perder sus empleos La directora con apellido de origen español, no italiano reconoce que esta película ha sido mucho más dura y difícil que Whale Rider no tanto por el cambio de las aguas azules de Nueva Zelanda al frío invierno de Minnesota, donde tuvimos días de cuarenta grados bajo cero sino por el hecho de que la comunidad era culpable. Aunque todos se conocían en un pueblo pequeño, nadie acudía en ayuda de estas mujeres Charlize Theron, ayer en Roma durante la presentación del filme AP Charlize Theron, rumbo al segundo Oscar con la historia de la mujer que plantó cara al acoso sexual en las minas Lois Jenson ganó la primera querella colectiva en la historia de EE. UU. b En tierra de hombres dirigida todo es ya más fácil para las mujeres. Mi madre fue pionera dirigiendo una empresa de construcción, que antes era un trabajo de hombres por Niki Caro, cuenta además con actrices de la talla de Sissy Spacek y Frances McDormand, que también opta a una estatuilla JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Ganadora de un Oscar por Monster y recién nominada para otro a la mejor actriz por En tierra de hombres (North Country) Charlize Theron tiene muchas razones para estar orgullosa de haber interpretado a la joven obrera de una mina de hierro en Minnesota que, por defender su dignidad y alimentar a sus dos hijos, llevó a la empresa a los tribunales y ganó, en 1987, la primera querella colectiva por hostigamiento sexual en Estados Unidos. Bajo la dirección de Niki Caro, Charlize Theron trabaja con otras dos ganadoras del Oscar: Sissy Spacek, que interpreta a su madre, y Frances McDormand, su mejor compañera en el infier- no cotidiano, pero poco más que un puntito sentada al volante del inmenso camión de transporte de mineral. McDormand ha sido nominada también para otra estatuilla, esta vez como mejor actriz secundaria. Nueva muestra de versatilidad La película es fuerte, como lo era trabajar en medio de obsesivas bromas pornográficas, comentarios humillantes e intentos de abuso físico por parte de los compañeros, pero Charlize Theron- -criada en una granja de Suráfrica antes de dar el salto a las pasarelas de Milán y los estudios de Hollywood- -también lo es. Si Monster fue la prueba incontestable de que no ganaba el Oscar por su belleza sino por su talento dramático, En tierra de hombres añade ahora una nueva demostración de versatilidad. Pasa de ser una soldado futurista en Aeon Flux a interpretar una madre valiente capaz de sacar adelante a sus hijos dejándose la piel en un trabajo duro que, hasta entonces, sólo realizaban hombres. Hom- bres que, en época de crisis de las minas, temen que las mujeres les roben el puesto de trabajo. La historia de Lois Jenson fue relatada magistralmente en el libro Class Action. The Landmark Case that Changed Sexual Harassment Law por la periodista americana Clara Bingham- -antigua corresponsal en la Casa Blanca para Newsweek -quien recibió el aplauso general de sus compañeros. Según Bob Woodward, el periodista más conocido en Washington desde que investigó el caso Watergate, es un libro documentado y brillante. Lois Jenson, la trabajadora de la mina, es la verdadera Erin Brockovich. Su batalla no es sólo la de toda mujer, sino la de todo ciudadano Charlize Theron- -acompañada de la directora Niki Caro y de Sean Bean, que esta vez hace un papel de bueno- -manifestó ayer en Roma que aceptó el desafío de llevar la historia al cine porque me conmovió leer lo que sucedía a una mujer que fue a trabajar a una mina en 1975. En mi generación Dos mejor que uno La actriz surafricana se interesaba desde hacía tiempo por el trabajo de la neozelandesa Niki Caro, directora de Whale Rider la fascinante historia de una chica maorí que comprendía a las ballenas y se abrió paso en medio de un mundo machista. Le apasionaba, además, la perspectiva de trabajar con Frances McDormand, ganadora del Oscar por Fargo a la que quiero muchísimo y que es una actriz increíble. Tiene unas dotes artísticas extraordinarias y es casi la misma persona en pantalla y en la vida real Si disfrutó ya mucho trabajando con ellas, con Sissy Spacek- -ganadora del Oscar por Coal Miner s Daughter -y con Woody Harrelson, la satisfacción puede ir todavía a más en la próxima gala de los Oscar. Charlize Theron lo sabe, pero le quita importancia: Un premio de la Academia no hace nada. No te lava los platos ni te arregla la casa Pero siempre gusta. Y dos gustan más que uno.