Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad MARTES 7 2 2006 ABC Educación Movilidad estudiantil Bachilleres españoles recorrerán Europa Medio centener de jóvenes toda España recorrerán Europa para aprender a ser universitarios gracias a la convocatoria Becas Europa promovida por la Universidad Francisco de Vitoria y el Grupo Santander. Las etapas de esta primera edición serán Alcalá, Oxford, París, Praga, Heidelberg, Bolonia y Salamanca. Los estudiantes seleccionados realizarán durante tres semanas- -del 11 de septiembre al 1 de octubre- -un viaje académico, cultural y de ocio en el que conocerán a personalidades relevantes del ámbito político, cultural y económico europeo, entre los que se encontrarán los presidentes o primeros ministros de algunos países. LEY DE DEPENDENCIA Y AUTISMO JOSÉ GRAU H Necesidades educativas Los padres de disléxicos piden atención en la LOE La Asociación de Dislexia de España ha pedido a los miembros de la Comisión de Educación del Senado que incluyan una enmienda en la LOE en la que se recojan las necesidades de los alumnos con dificultades de aprendizaje. Según la presidenta de la asociación, Irene Ranz, los padres de niños disléxicos piden que se recoja en el título segundo de la nueva ley, dedicado a la igualdad, la situación de sus hijos para que reciban el apoyo educativo adecuado. Humanidades Navarra lanza una licenciatura bilingüe La Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra (UNAV) pondrá en marcha el próximo curso la licenciatura bilingüe en Humanidades. La iniciativa, pionera en España, tiene una duración de cuatro años y se cursa en inglés y castellano. Asimismo, contempla la estancia de un semestre académico en las universidades británicas de Oxford Brookes, Lancaster o Glasgow. a escrito el profesor Llano: El eje político fundamental ya no es derecha- izquierda, sino humano- no humano Si no fuera por asociaciones como PAUTA, en una comunidad como la de Madrid habría muchas más familias de las que ya hay sufriendo solas una situación dolorosa, que para ser resuelta requiere de formación e iniciativas de todo tipo. El Estado presenta muchas deficiencias que las asociaciones tienen que cubrir. Les expongo un caso que intenta ilustrarlo. Al año y medio de haber nacido nuestro hijo Enrique, mi mujer y yo empezamos a inquietarnos en serio porque Enrique no decía palabra alguna. Lo llevamos a la pediatra correspondiente del Centro de Salud, que quitó importancia a los síntomas. Parecía como si estuviera sordo. No miraba a los ojos ni jugaba con otros niños. Ni siquiera con sus dos hermanos. Al cabo de un camino duro y largo, a Enrique le diagnosticaron, en el Hospital del Niño Jesús de Madrid, un trastorno del espectro autista, una grave discapacidad, para toda la vida. Tenía, en ese momento, dos años y medio. Entre los primeros síntomas y el diagnóstico pasó un año. Este suceso pone sobre la mesa varias carencias. En primer lugar habría que mencionar la mala formación de algunos pediatras. Un trastorno como el autismo, que no es tan difícil de detectar cuando se tiene información casi básica, y que no es tan infrecuente, pasa inadvertido a gran parte de los médicos infantiles. No descubrir el trastorno lo antes posible supone la pérdida de un tiempo precioso para el progreso del chico en cuestión. Buscar un colegio adecuado para Enrique fue una tarea ardua. La Administración debería saber que el déficit de puestos educativos para personas con discapacidad, por lo menos en el campo del autismo, es enorme. Si los padres no se arman de un coraje extraordinario, se encuentran perdidos entre Una madre abraza a su hijo autista N. SANZ los centros base y los colegios de integración, suponiendo que los haya, con unas plazas de integración que no son con frecuencia tales, sino lugares donde en muchas ocasiones se aparca al discapacitado. A propósito de los centros base: el autismo es una discapacidad grave, como dije. Por tanto, no es ético que algunos centros base rebajen el grado de discapacidad de los afectados, porque eso lo único que causa es perjuicio a los padres. Perjuicio psicológico por alentar falsas esperanzas, y perjuicio económico, porque cuanto mayor es el grado de discapacidad, mayor es, por ejemplo, la desgravación fis- Los huecos de la ley de Dependencia son enormes. Se precisa una acción radical, en colaboración con las asociaciones cal. Creación de colegios, creación de centros de día, creación de trabajo tutelado y creación de viviendas tuteladas, según la edad de los chicos y chicas, de los hombres y mujeres, son, y resumo mucho, asuntos urgentes para el Estado, que con frecuencia mira para otra parte. Otro aspecto del problema: la formación y el sueldo de los educadores. En un ámbito como el del autismo se necesita de auténticos profesionales para sacar de cada muchacho lo mejor. Han de estar al tanto de los últimos avances. Si en todo puesto de trabajo buscar la excelencia profesional es una exigencia ética, en los relacionados con la discapacidad lo es mucho más. El Estado hace muy poco al respecto. Finalmente está la faceta económica. Los sueldos de los auxiliares técnicos educativos y de los profesores de educación especial son muy bajos. De paso puedo afirmar que el esfuerzo monetario de una familia con un hijo discapacitado es del todo desproporcionado para la ayuda que recibe. Hace unos días, una amiga me pidió que hablara con un familiar suyo, una señora joven, que tiene una hija a la que recientemente la habían diagnosticado de autista. La señora en cuestión es una mujer brillante en su trabajo, ingeniera, con una buena formación. Tuve la impresión de que, de alguna manera, quería animarme para que, como ella, sometiera a mi hijo a dietas especiales que en teoría tendrían que aliviar los síntomas autistas, e incluso que enviara muestras capilares a los Estados Unidos para comprobar si Enrique estaba intoxicado por mercurio. No voy aquí a disertar sobre la triple vacuna vírica, la intoxicación por mercurio, las dietas, etc. etc. El quid es simplemente subrayar que en este río revuelto muchos se aprovechan para sacar dinero a padres desesperados o crédulos, a veces con pocos recursos. Preguntas que quedan en el aire: ¿hay que someter a los niños autistas a dieta? ¿es un recurso contrastado con mejoras evidentes? Sobre el programa educativo: ¿cuál es el conveniente? ¿se aplica? Urge crear asociaciones y órganos con prestigio, ciencia y ética suficientes como para esclarecer y poner orden en este caos y desconcierto. No vendría nada mal, claro, una mayor implicación del Estado.