Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MARTES 7 2 2006 ABC Sociedad Lo peor fueron los primeros días, el horror a contemplar mi rostro desfigurado para siempre La mujer que se sometió al primer trasplante de cara se muestra en público Así se hizo el trasplante b Uno de los especialistas que intervinieron en la operación y en el tratamiento ha solicitado permiso para realizar otros cinco trasplantes de rostros J. P. QUIÑONERO. CORRESPONSAL PARÍS. Isabelle Dinoire tiene el rostro cruzado de cicatrices y habla con dificultad. Sus labios no siempre se mueven cuando su garganta emite palabras leídas lentamente. Los pómulos, ligeramente inflados. Nariz rehecha. Mandíbulas que se articulan mecánicamente de manera muy visible. Cejas pintadas con discretísima coquetería. Su voz gutural tiene un timbre ligeramente grave: Tengo una cara como todo el mundo Isabelle viene de muy lejos. El 27 de mayo del año pasado, su perro la agredió y le desfiguró la cara a mordiscos. Cuando consiguió liberarse de la agresión, manchada de sangre, contempló su rostro en un espejo, rompió a llorar y a gritar: la bestia había deformado su cara de manera espantosa. Horrorizada, corrió a esconderse. Tenía miedo de su hija. Tenía miedo de volver a mirarse al espejo. ¿Qué queda de un ser humano sin rostro? Isabelle decidió iniciar una larga e imprevisible batalla: ponerse en manos de unos especialistas en trasplantes que creían poder ofrecerle algo cercano a lo milagroso, un nuevo rostro. Isabelle Dinoire perdió los labios, parte de la nariz y la barbilla en mayo de 2005 tras ser atacada por su perro Cirujanos franceses lograron, por primera vez en el mundo, un trasplante parcial de cara, injertando nariz, mentón y labios en la mujer. LA OPERACIÓN Parte del rostro trasplantado procedente de un cadáver LOS RIESGOS DE LA OPERACIÓN A corto plazo Bloqueo de los vasos sanguíneos. A mediano plazo El rechazo del órgano. A largo plazo Las drogas utilizadas para prevenir el rechazo del órgano podrían causar insuficiencia renal y cáncer. 1 Se extrae el triángulo formado por la nariz y la boca de la cara del donante, incluyendo músculos, tejidos, venas y nervios. Primicia mundial Los profesores Jean- Michel Dubernard, jefe del servicio de cirugía del Hospital Universitario de Lyon, y Bernard Devauchelle, especialista en cirugía maxilofacial del Hospital Universitario de Amiens, se ocuparon de ella, que aceptó someterse al primer trasplante parcial de cara. Una primicia mundial. A los dieciocho días de consumada la operación, la paciente fue víctima de un conato de rechazo. A la postre, resuelto felizmente. Ayer, por vez primera, Isabelle y sus médicos aceptaron someterse, durante unos minutos, al ritual informativo de una breve rueda de prensa, en Amiens, en el norte de Francia, a la espera del día en que, finalmente, la paciente pueda abandonar el hospital y volver a su casa, con su hija, con su familia, para intentar rehacer su vida, en cuarentena desde hace meses. De entrada, Isabelle dice que es feliz: ¡Tengo una cara como todo el mundo! Pero ese rostro, consecuencia de un laborioso trasplante de piel, de na- El donante estaba en estado de muerte cerebral 2 Luego se cose al cráneo del receptor y se conectan las venas, nervios, músculos y tejidos. Receptor Infografía ABC España ya se prepara En España ya hay un grupo trabajando para poder realizar futuros trasplantes de cara; y cuando se pida el permiso para llevarlo a cabo, y si se cumplen todos los requisitos, no hay razón para denegar el permiso aseguró ayer el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) De hecho, el doctor Rafael Matesanz precisó que existe un proyecto avanzado en la Comunidad Valenciana para realizar un trasplante de cara, aunque matizó que todavía no está definido por completo Matesanz dijo que este tipo de iniciativas se deben presentar explícitamente a la Consejería de Sanidad de la comunidad autónoma, que es la que autoriza el proyecto experimental. Todavía no hay nadie en lista de espera, aunque los cirujanos dicen que hay candidatos susceptibles a este tipo de trasplante, al sufrir destrozos significativos en la cara indicó. riz, de labios, de pómulos, todavía es un rostro parcialmente ajeno Las cicatrices hablan con claridad del sufrimiento pasado y presente. Y no todas las partes de ese rostro se mueven siempre al unísono. Las mandíbulas se mueven pausadamente. Los labios permanecen quietos, inmóviles, cuando ella habla. Serán todavía necesarias largas semanas, y meses, de gimnasia facial y quinoterapia para hacer trabajar unos músculos que todavía deben someterse definitivamente. Y serán necesarios cuidados médicos. A la espera de la conclusión definitiva y feliz del proceso. Entrando titubeante en la nueva vida de una mujer con una nueva cara, Isabelle comienza por tener palabras de simpatía y agradecimiento para quien le dio parte de lo que ahora es su propio rostro: Sin la donación, nada hubiera sido posible. Fueron un gesto y una decisión admirables. Nadie puede saber hasta qué punto ese gesto cambia la vida de otra persona, que soy yo Cuando todavía le esperan largos días de tratamiento médico, en el hospital de Amiens, Isabelle se declara confiada: Lo peor ya ha pasado. Lo peor fueron los primeros días, la incertidumbre, el horror, el miedo a contemplar mi rostro desfigurado para siempre. Me sentía incapaz de salir a la calle. Era espantoso. Tenía miedo de la mirada de mi hija. Luego, vino la incer-