Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 7 2 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EL DESASTRE DE LOS AVIONES DE CHÁVEZ A compañía CASA reconoció ayer que o se vuelve a los componentes de patente estadounidense o la venta de doce aviones militares de transporte a Venezuela es inviable Así, sin ambages ni subterfugios. La operación no puede llevarse a cabo porque, en la práctica, supondría casi como diseñar un nuevo modelo. El pragmatismo de los constructores choca con los análisis optimistas realizados tanto por Fernández de la Vega como por Bono, que restaron importancia al contratiempo del veto y dieron por seguro que los aviones se completarían con componentes de otros países. Pues no. Como ya comentamos en su día- -cuando ABC anticipó el no de Washington- la operación estaba herida de muerte antes de nacer. Es probable que el Gobierno lo supiera desde hace meses, pero pudo más el interés mediático de la foto del contrato que el ministro de Defensa se traía de Caracas para la industria española, que la contumacia de una realidad que apuntaba a que era una transacción sencillamente imposible. CASA deja las cosas en su sitio y emerge por tanto toda la demagogia, el oportunismo y la irresponsable improvisación con los que se ha comportado el Ejecutivo. Entre tanto, los intereses españoles siguen pagando la cuenta de las malas relaciones de Zapatero con la Casa Blanca. L LA INDEFENDIBLE BONDAD DE LA LEY A Junta de fiscales de la Sala Segunda del Tribunal Supremo ratificó ayer su informe a favor de la refundición de condenas que permitirá al etarra Henri Parot salir de prisión en 2009, pese a haber sido condenado a miles de años de prisión. El terrorista más sanguinario de ETA recurrió la decisión de la Audiencia Nacional, apoyada por la Fiscalía de este órgano judicial, de mantener separadas las penas que le fueron impuestas en sucesivos juicios, lo que aseguraría su permanencia en la cárcel hasta 2030. Los fiscales del Supremo, reunidos por Conde- Pumpido para responder a la alarma social producida por la noticia de esta excarcelación anticipada, apelaron a la ley y a la jurisprudencia del Alto Tribunal para justificar su posición ante el recurso de Parot. Si Conde- Pumpido buscaba respaldo lo encontró. Sólo un fiscal manifestó su discrepancia con la mayoría. La cuestión que se debatía era si Parot tiene o no derecho a que, según prevé el Código Penal, se refundan sus condenas, de manera que el plazo para la concesión de la libertad condicional se compute no sobre la suma de todas ellas, sino sobre el tiempo máximo de estancia en prisión. Ciertamente, este principio de refundición de condenas está formulado de manera que ampara la decisión de los fiscales del Supremo, pero también permite introducir criterios de interpretación como hicieron los jueces y fiscales de la Audiencia Nacional en el sentido de que en la trayectoria delictiva de Parot no existía una conexión tal entre sus crímenes que hiciera ineludible aplicarle este beneficio. El automatismo que se imprime a este principio trata por igual al estafador habitual, al violador múltiple y, como es el caso de Parot, al asesino en serie. No parece que el designio de la norma sea reducir el coste penal de un asesinato a unos pocos meses de cárcel, que es el saldo con el que Parot saldrá de la cárcel. Más bien nos hallamos ante una de esas normas doctrinarias que hacen de la reinserción del delincuente y del sentido supuestamente humanitario de la ejecución de la condena una fuente de constante frustración para el ciudadano y de deslegitimación del sistema penal como instrumento de justicia. L Resulta dudoso que la Fiscalía no pudiera haber defendido el criterio de la Audiencia Nacional. En última instancia, el Ministerio Público es la institución idónea para impulsar los cambios jurisprudenciales que ajusten la interpretación de la ley a las circunstancias del caso. La doctrina del Supremo no es inamovible y, por eso, que los fiscales mantengan el criterio tradicional sobre la refundición de condenas no significa que no puedan promover su modificación. Sin embargo, las certezas a las que tienen derecho los ciudadanos y, sobre todo, las víctimas en el castigo efectivo de los delitos deben dar paso a las reformas legales que recojan la experiencia del sistema penal vigente. Es absurdo imponer condenas milenarias para que luego queden a expensas de subterfugios legales que acaban premiando a quien más y más rápido mata, como Henri Parot. En este momento de la historia de la lucha antiterrorista se puede hacer un balance en el que la reinserción y el arrepentimiento de los terroristas son una utopía en la inmensa mayoría de los casos. La insolencia pública de los asesinos de Ramón Baglieto es tan demostrativa del fracaso del sistema como la indefensión en la que se encuentra su viuda, Pilar Elías. Un terrorista en serie no puede ver premiada su eficacia asesina con una norma penal que frustra a la víctima y desampara a la sociedad. No sólo se debe modificar el Código Penal para evitar que los terroristas se beneficien de la refundición de condenas, sino que es el momento- -incluso aunque se hable de proceso de paz, o precisamente por esto mismo- -de plantear la introducción de la cadena perpetua para delitos de asesinato terrorista (y otros de igual gravedad) No hay óbice constitucional a la prisión perpetua si es sometida a un régimen de revisiones periódicas para comprobar la evolución del condenado. Está prevista en todas las legislaciones más avanzadas y democráticas y ha sido avalada por el Tribunal Constitucional, con ese juicio revisorio periódico, en sus decisiones sobre la extradición de mafiosos a las autoridades italianas. Algunos no han aprendido la lección de que ningún Estado sobrevive si teme a defenderse con toda la intensidad que merezcan sus agresores. ZAPATERO Y LAS VÍCTIMAS DEL TERROR E BOICOT CONTRA UNO MISMO L AS ventas de cava cayeron un 6,6 por ciento en el mercado interior a lo largo de 2005, al mismo tiempo que se producía un fuerte incremento en la adquisición de vinos espumosos franceses. He aquí la consecuencia paradójica del boicot que un número significativo de proveedores y consumidores mantiene desde hace meses hacia los productos de origen catalán. Sea cual sea el ánimo con que se practica, esta actitud merece una condena sin atenuantes desde el punto de vista económico y sociopolítico. Además de algunos pescadores en río revuelto, hay sin duda gente de buena fe que pretende mostrar su rechazo al Estatuto catalán a la hora de hacer la compra, utilizando para ello listas negras de intenciones más que dudosas. Se trata de una contradicción evidente, porque Cataluña es parte constitutiva de España y, por tanto, estamos en presencia de un boicot hacia productos que son tan españoles como el que más. No se puede invocar la unidad de mercado como argumento contra las exigencias nacionalistas y, al mismo tiempo, desarrollar comportamientos que sólo favorecen a las minorías extremistas y radicales. La legítima crítica al Estatuto nada tiene que ver con el boicot. De hecho, Mariano Rajoy y otros líderes del PP han realizado una defensa activa del cava y de otros productos sujetos a estas prácticas restrictivas. En realidad el desafecto moral entre las diversas partes de España es una consecuencia lamentable del egoísmo territorial. Más allá de la distribución de competencias o de recursos financieros, una nación es- -según la célebre definición de Ortega- -un proyecto sugestivo de vida en común Por ello, la concordia civil se sustenta en sentimientos compartidos, incluso en costumbres generalizadas, como celebrar con cava determinados acontecimientos sociales y familiares. Los responsables de la Generalitat deben cuidar al máximo sus palabras. Nadie pone en duda la calidad de los productos catalanes, ni las cosas se arreglan con una campaña de promoción comercial. Lo importante es que la clase política sepa estar a la altura de las circunstancias si no quiere causar un grave perjuicio a los sectores empresariales más activos y dinámicos de Cataluña. L presidente del Gobierno ha declinado la invitación que le había sido formulada para participar, bien en la inauguración bien en la clausura, en el III Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo que se celebrará desde el próximo lunes en Valencia, acto que será presidido por Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias. Rodríguez Zapatero ha alegado problemas de agenda (ese día tiene que asistir a los actos conmemorativos del décimo aniversario del asesinato de Francisco Tomás y Valiente) para excusar su presencia y ha delegado el ofrecimiento en el ministro del Interior, José Antonio Alonso. La excusa de tener un acto en Madrid ese mismo día, cuando se está a poco más de media hora de Valencia en avión, parece endeble. Entendiendo que debe estar presente en el homenaje a un ex presidente del Tribunal Constitucional- -una de las más altas magistraturas del Estado- -que además fue víctima de ETA, Zapatero debería ser sensible a la petición que le hacen las víctimas (no sólo las de España sino de otros países que acudirán al congreso) para hacer compatible su presencia en dos acontecimientos que además convergen en su asunto central. Queda menos de una semana pero mejor haría el presidente del Gobierno en plantearse su presencia en Valencia.