Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura LUNES 6 2 2006 ABC Una gran retrospectiva de Pierre Bonnard reabre las puertas del Museo de Arte Moderno de París El centro, cerrado dos años por reformas, reúne numerosas obras de museos rusos y japoneses b La retrospectiva de Bonnard prolonga la revisión iniciada hace años por las grandes exposiciones del MoMa (1998) y la Fundación Gianadda (1999) JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Tras dos años de reformas, el Museo de Arte Moderno de París (MAMP) reabre sus puertas con una majestuosa retrospectiva consagrada a Pierre Bonnard (1867- 1947) de una belleza absoluta, concebida como revisión en profundidad de la obra de un gran maestro de la pintura retiniana indiferente a los gigantescos cataclismos vanguardistas de su época. La muestra prolonga la revisión iniciada hace años por las grandes exposiciones del Mo- Ma (1998) y la Fundación Gianadda (1999) La lenta agonía del antiguo canon vanguardista relegó temporalmente el puesto significativo de Bonnard en la historia del arte. A partir de los años setenta del siglo pasado, cuando comenzaron a agrietarse las antiguas convicciones, se renovó profundamente el interés por la obra de Bonnard, con nuevas exposiciones y estudios. La directora del MAMP, Suzanne Pagé ha deseado privilegiar el Bonnard precursor del arte que él anunciaba entre tantos otros: la abstracción lírica, que tantísimos precursores tiene, comenzando por Turner. Y, desde esa óptica, ha conseguido presentar numerosas obras propiedad de museos rusos y japoneses. El resultado de ese diálogo es una exposición deslumbrante. El Bonnard más conocido, el de los desnudos, Unos visitantes admiran el tríptico El Mediterráneo de Bonnard el de los interiores y paisajes postimpresionistas, alterna con otro Bonnard, oscuro, inquietante, por momentos, mucho más allá del puesto tradicional que el pintor recibe en los manuales de historia de la pintura al uso. Sin duda, la exposición hubiese ganado, subrayando los paralelismos evidentes con las grandes corrientes figurativas europeas y americanas de su época, los ibéricos castellanos, los noucentistas catalanes, los Valore Plastici italianos, la Neuesacklickeit alemana, los realismos anglosajones, etc. Bonnard tiene EPA un puesto propio entre los grandes maestros de las tradiciones figurativas, como Balthus, Morandi, Gaya, Hopper, etc. cuyas obras, tan distintas, tuvieron en común una cierta tarea de resistencia que cada cual asumió según su propio estilo. Con esta gran exposición de su reapertura, el MAMP confirma una de las vocaciones más estimulantes de su directora, Suzanne Pagé: rescatar, revisar y proponer nuevas lecturas de maestros mal conocidos, mal encajados en las historias del arte convencionales.