Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 2 2006 Sociedad 51 Medio Ambiente Tras toda una década de retrasos, el actual Parque Natural de Monfragüe, situado en el corazón de la provincia de Cáceres, va a convertirse en Parque Nacional. Medio Ambiente ya está trabajando en el proyecto presentado la semana pasada por la Junta de Extremadura, con el que este emblemático paraje gozará de la máxima protección antes de que acabe el año Monfragüe, al fin Parque Nacional TEXTO: JOSÉ ENRIQUE PARDO MÉRIDA. Con la declaración de Parque Nacional, que hoy por hoy es la máxima categoría a la que puede aspirar un espacio protegido, se dará un impulso definitivo a la conservación y desarrollo de una de las mayores representaciones europeas del bosque mediterráneo. Con 180 kilómetros cuadrados de sierras agrestes cortadas por el río Tajo y bosques de alcornoques y encinas, salpicados de quejigos, madroños, jaras y otras muchas especies de flora, Monfragüe sirve de cobijo seguro para especies animales tan amenazadas como el águila imperial, la cigüeña negra, el gato montés o incluso el lince ibérico. Aunque la existencia de linces en Monfragüe no haya podido ser demostrada de forma fehaciente hasta la fecha. Máximo exponente de la compatibilidad del presente y el pasado, entre la actividad humana y su entorno natural, Monfragüe esconde también entre su quebrada orografía el rastro lejano de la humanidad en las pinturas rupestres que se han descubierto en más de un centenar de abrigos y cuevas. Todas ellas datadas de 5.000 a 3.000 años antes de Cristo. El paisaje que hoy conocemos como Parque de Monfragüe ya fue transitado y distinguido por los romanos, que lo llamaron, Mons Fragorum (monte fragoso, abrupto, o denso) sea ya Parque Nacional aseguran. Lo que los colectivos proteccionistas pretenden es incluir en el futuro Parque Nacional la superficie protegida de la zona de las Villuercas. En la actualidad, el Parque Natural de Monfragüe se extiende por los términos municipales cacereños de Casas de Miravete, Jaraicejo, Malpartida de Plasencia, Serradilla, Serrejón, Toril y Torrejón el Rubio. Comprende 18.396 hectáreas y la declaración de Parque Natural la recibió en 1979. En 1991 fue declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y en el año 2003 Reserva de la Biosfera. Una década de retrasos Ya en los primeros años de la década de los noventa Monfragüe estuvo a punto de ser declarado Parque Nacional, pero por causas que no han sido suficientemente explicadas, la Junta de Extremadura retiró a última hora el proyecto y esa importante distinción de protección y promoción del bosque mediterráneo español fue finalmente para la flora y la fauna de Cabañeros. En 2004, y tras su primera visita a Extremadura, la actual Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, se comprometió a firmar la declaración de Parque Nacional antes de que terminase aquel año, pero un inesperado problema de competencias volvió a dar al traste con las pretensiones extremeñas: el Tribunal Constitucional acababa de dar la razón a Andalucía y Aragón en el litigio que mantenían con el Gobierno por las competencias en materia de protección medioambiental y el Ministerio se vio obligado a ralentizar la declaración de Monfragüe. De toda la riqueza faunística de Monfragüe destacan por su número y vistosidad las casi 300 parejas de buitre negro y 513 de buitres leonados, que anidan en los roquedos del Parque y que se han convertido en un auténtico atractivo para los visitantes, constituyendo un espectáculo ornitológico de primera magnitud. También están contabilizadas 12 parejas de águila imperial, 30 de cigüeña negra, 6 de águila perdicera, 6 de águila real, 35 de alimoche, 5 de búho real y 15 de águila culebrera. De los mamíferos destaca por su población de especies cinegéticas como ciervos, corzos y jabalíes, mientras que de las especies protegidas destacan el gato montés, la gineta o la nutria. En cuanto a la flora, y al margen de las especies más características del bosque mediterráneo, se pueden ver helechos, ahulagas, claveles silvestres o la rosa de Alejandría, así como más de 40 especies de orquídeas diferentes. Alcornoques, encinas y quejigos conforman la espesura de Monfragüe Satisfacción y reproches La declaración definitiva de Monfragüe como Parque Nacional tendrá que salir de las Cortes Generales pero la propuesta que llegará al Congreso está avalada por el acuerdo de todos los grupos del Parlamento de Extremadura. Además, hay un consenso generalizado en la sociedad extremeña acerca de la idoneidad de esta declaración, y el término más repetido entre los analistas y expertos consultados por ABC ha sido el ya era hora Desde el movimiento ecologista de Extremadura el inminente cambio de categoría de Monfragüe se ha recibido con satisfacción, porque multiplicará las inversiones y la investigación y el control sobre el parque pero también con algunos reproches, en un momento bastante delicado de las relaciones de estas asociaciones con el Gobierno extremeño por la pretensión de éste de construir una refinería de petróleos en la región. En ese sentido, la prestigiosa Asociación proteccionista Adenex, distinguida con la Medalla de Extremadura por el Ejecutivo regional, ha querido diferenciar la buena e histórica noticia de la declaración de Monfragüe como Parque Nacional de la deriva anti medioambiental del Gobierno de Ibarra, al que se echa en cara que una región con tanta riqueza natural sólo tenga protegida por la legislación regional el 8 de su superficie y se esté embarcando ahora en un proceso de desarrollismo industrial salvaje que a la larga sólo generará contaminación y peligro para las personas Otro debate que se ha abierto al hilo ABC de la propuesta elaborada por la Junta de Extremadura es la de la ampliación de la superficie del Parque, que consideran necesaria tanto Ecologistas en Acción como Adenex, aunque esta última organización no quiere que esa solicitud de ampliación pueda retrasar los trámites de la declaración pendiente. Es igual ampliarlo ahora que cuando Máxima expresión del turismo ornitológico A vista de pájaro, Monfragüe es un extenso mar de encinas y alcornoques. Un exuberante bosque que se concentra en el corazón del parque y que se va aclarando a medida que se va saliendo de él. Atravesado por la serpeante línea azul del río Tajo, con sus meandros y laderas, este paraje extremeño es uno de los más visitados y valorados para el incipiente turismo ornitológico, es decir el de la pasión por observar las aves. Por eso, cada vez que se pasa por la carretera que bordea el mítico Salto del Gitano, se encuentra a alguien con los ojos pegados al objetivo de una potente cámara mientras un majestuoso buitre negro se balancea en el aire, dibujando sombras sobre su cabeza. De repente una esquiva cigüeña negra abandona su nido en la cercana roca y obliga a esta persona a contener la respiración durante varios segundos. Después murmura en inglés: has been fantastic, excellent ha sido fantástico, excelente Más de 300.000 visitantes, de toda Europa, visitan cada año el Parque.