Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad LUNES 6 2 2006 ABC RELIGIÓN El Papa recuerda que el hombre no es propietario de la vida sino custodio y administrador Benedicto XVI dice que, hoy, se aceptan con demasiada facilidad el aborto y la eutanasia JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. La Ciudad del Vaticano cuenta con su propia parroquia, la Iglesia de Santa Ana, situada junto a la puerta del mismo nombre y el cuartel de la Guardia Suiza, que este año celebra su 500 aniversario. Con gran sencillez, Benedicto XVI acudió ayer a celebrar la misa del domingo y afirmó en su homilía que el hombre no es propietario de la vida, sino más bien custodio y administrador. Su prioridad consiste en custodiar la vida humana, creada por Dios El Papa reconoció que estas verdades elementales se presentan hoy como signo de contradicción respecto a la mentalidad dominante en lugares donde no se custodia la vida de los demás o se aceptan con demasiada facilidad algunas excepciones, ya sea la guerra, la pena de muerte, el aborto, la eutanasia o el desinterés por los niños abandonados y los ancianos. Como estudioso y teólogo de la historia, Benedicto XVI comentó que la cultura moderna ha enfatizado legítimamente la autonomía del hombre y de las realidades terrenas, desarrollando de ese modo una perspectiva muy valorada por el cristianismo Pero esa autonomía no significa que los hombres o la naturaleza deban estar separados de Dios. Mujeres evangelistas El Papa recordó que la constitución Gaudium et Spes del Concilio Vaticano II considera que la capacidad de reconocer la voz y la manifestación de Dios en la hermosura de la naturaleza pertenece a todos los creyentes, cualquiera que sea su religión. Por eso podemos concluir que el respeto pleno a la vida está ligado al sentido religioso, a la actitud interior que el hombre adopta respecto a la realidad, la de propietario Benedicto XVI bendice a una pequeña en la homilía celebrada ayer o la de custodio Comentando el Evangelio del día, el Santo Padre calificó de episodio muy simpático y lleno de significado la curación de la suegra de Pedro. Refiriéndose a santa Ana, a su hija, María, y a la suegra de Pedro, el Papa afirmó que las mujeres son las EPA primeras evangelistas, y esto nos ofrece la oportunidad de dar las gracias a todas las mujeres que animan esta parroquia, a todas las mujeres que sirven y que nos ayudan a conocer la palabra de Dios, no sólo con el intelecto sino también con el corazón