Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid DESPEGA EL GRAN BARAJAS REACCIONES LUNES 6 2 2006 ABC Unos fueron los grandes sufridores. Otros optaron por pasar la tarde en un lugar nuevo y distinto viendo, por cierto, como los primeros sufrían. Fue la tarde de ayer, en la T 4 ¡Eh, eh, por favor, reclame usted pero sin gritar! TEXTO: MARÍA ISABEL SERRANO FOTOS. DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Yo paso de avión. ¡Ya está bien! Me voy a mi casa, a Barcelona, en un coche alquilado. Después ya veré cómo reclamo. Perdona pero no te voy a decir mi nombre. Sólo quiero salir de aquí cuanto antes Eran las palabras de enfado, ayer por la tarde, de un joven catalán al que muy pocos minutos antes se le había escapado una patada, leve, a uno de los mostradores de facturación automática. La maquinita se había tragado su billete y no había forma de que salieran ni éste ni la supuesta tarjeta de embarque. Llevo un tute tremendo desde El Cairo. Estoy agotado murmuraba, pero la empleada de la chaqueta roja no le hacía mucho caso. El hombre perdió el control y fue tras ella gritando. ¡Eh, eh, por favor. Usted reclame. Nosotros le vamos a atender. pero deje de gritar! le decía, con poco éxito la empleada del aeropuerto. Como esta situación se vivieron muchas ayer en la T 4 de Barajas. No muchos de los viajeros estaban tan contentos de estrenar las instalaciones en medio de una imprevisión tan evidente. Sólo mostraban caras de satisfacción los madrileños que acudieron a visitar las nuevas instalaciones y se sentían ajenos, claro está, a los problemas de los que no sabían dónde facturar, no podían llamar por teléfono, no encontraban una salida o, lo peor, habían perdido su conexión con otro vuelo por culpa del lento traslado desde las otras terminales hasta la nueva T 4. María Luisa Bidao Turista Los mostradores de atención al cliente, ayer, estuvieron muy concurridos Es una vergüenza. No voy a comprar otro billete No tengo palabras para expresar lo que me está pasando. Es fantasmagórico. He venido desde Méjico y tenía que volar hasta Barcelona. Mis billetes y mis documentos están perfectamente. Pero he perdido el avión de enlace y ahora me dicen que tengo que comprar otro boleto, otro billete. Eso no se lo creen. No es por mi culpa nos decía ayer, indignada, María Luisa Bidao. Cuando llegue acá lo hice a la T 2. Me enteré que tenía que llegar a la T 4. ¿Pero cómo? En unos camiones que nos ponían, dijeron. En unos camiones que no llegaban nunca María Luisa esperó más de una hora en una cola para informarse de dónde salía su vuelo a Barcelona y otro poco en subir a un autobús que la trasladara a la nueva terminal. Total, adiós el vuelo a Barcelona. La dejamos en otra cola para ver si tenía o no que pagar de su bolsillo un nuevo billete a la Ciudad Condal. El nada fallará de la ministra La noche del sábado al domingo fue un puro trasiego y una infructuosa recta final. Fue el Día D el de la macromundanza de aviones, carritos, PC, material de equipajes, ordenadores Fue una noche dura para todo el personal de Aena y de Iberia, deseosos de que todo estuviera a punto. Y fue también la noche en la que la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, confesó eso de No fallará nada Buen tino. Antonio Pérez Topógrafo Patricia Adan Empleada de Iberia Yo trabajé aquí, como topógrafo. Estoy orgulloso Junto a su esposa y un matrimonio amigo encontramos a Antonio Pérez dando un paseo, tranquilo y relajado, por las instalaciones de la nueva terminal de Barajas. Su cara es de emoción. Yo he trabajado aquí, como topógrafo. Es un orgullo. Empecé en el año 1997, en la zona del aparcamiento y de las dársenas Sin embargo, a pesar de la grandeza de esta obra, estamos escuchando que hay muchos problemas en el funcionamiento. Habrá que tener paciencia. Las muchachas que van uniformadas de verde, las de Aena, no paran de atender preguntas del público. Eso es cierto Es lógico que el primer día haya tanto jaleo Este es mi tercer día de trabajo y estoy procurando hacerlo lo mejor que puedo. Mejor dicho, estoy toreando como mejor puedo. Está habiendo mucho jaleo pero es normal si tenemos en cuenta la magnitud de esta terminal y que es el primer día de trabajo y de servicio en ella nos decía Patricia Adan, a quien, debido a su educación y su buen tacto, no paraban de hacerle preguntas y plantearle problemas que ella intentaba gustosa arreglar. En realidad- -comentaba- -mi puesto de trabajo está en facturación pero hoy estoy haciendo de todo. ¡Qué le vamos a hacer!