Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional LUNES 6 2 2006 ABC UNA TÍPICA VELADA RUSA oris Yeltsin quiso que el nuevo himno de Rusia fuera una romanza de La vida por el Zar, la ópera fundacional de Glinka. Pero no tuvo mucho éxito. Putin rescató el antiguo himno soviético, al que decidió cambiarle la letra para adaptarlo a los nuevos tiempos. Lo curioso es que el encargado de la tarea fue Serguei Mijalkov, el mismo que ya pusiera letra al viejo himno soviético. Yo conocí a Mijalkov en casa del pintor Glazunov, que me había citado para echarme la bronca porque en ABC se había insinuado que tenía simpatías zaristas. La insinuación era rigurosamente cierta, pero aquellos no eran aún tiemALBERTO pos propicios. Fue una SOTILLO velada muy agradable en la que bebimos a la salud del pintor, que se declaró rodeado de amistosos enemigos: el periodista y el letrista del himno soviético. La típica velada rusa. He querido recordar esta anécdota con ocasión de la próxima visita de Putin para contar que algo permanece del pasado en la nueva Rusia, aunque tampoco tanto como quiere la leyenda. Cayó la URSS, de forma inevitable, por necrosis natural y porque un partido político (el PCUS) convertido en Imperio y empeñado en arruinar al mundo entero no podía ser eterno. Pero, con la caída de la URSS, vino también una alarmante desintegración del Estado, que estuvo en el origen de muchos de los desastres de la época. Hélène Carrère d Encausse, la más fina conocedora de Rusia- -además de una gran señora- comentó en una entrevista que la sangría de Chechenia no era el zarpazo de un híper- Estado al modo soviético, sino la tragedia resultante de la falta de Estado, en un país con alarmantes síntomas de descomposición. Una sangrienta chapuza con mucho pánico de por medio. Putin ha intentado recuperar ese Estado y, en el camino, ha dado algunos zarpazos. No es cuestión de justificar los zarpazos. Pero tampoco es prudente repetir todos esos prejuicios con los que se retrata a Rusia como un país destinado al más cruel despotismo oriental. Rusia conoció una expansión territorial constante hasta convertirse en un gigante de dimensiones continentales integrado por cientos de pueblos y etnias con varios enclaves musulmanes en su territorio. Quizás, de manera un tanto fatalista, diríamos que Rusia está condenada a ser imperio o a no ser nada. Pero el imperio hoy sólo lucha por su supervivencia. Y nada sería tan catastrófico para la seguridad de Europa como la balcanización de Rusia. Ese viejo imperio en crisis de identidad aún dista de ser una sociedad moderna y moderada, pero aspira a vivir bajo valores europeos. El propio Putin escucha a Europa, aunque luego haga lo que le dé la gana. La seguridad del continente y el progreso de Rusia ganan con la cooperación. Y aunque parezca mentira, aquella insensata velada con Mijalkov y Glazunov también tuvo su grandeza. B Vladímir Putin, durante su reciente conferencia de Prensa anual EPA La situación internacional ocupará un lugar importante en las conversaciones que el jefe del Kremlin mantendrá en Madrid con el Rey y el presidente del Gobierno Putin visita España en pleno apogeo de su poder RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. El presidente ruso, Vladímir Putin, llega el próximo miércoles a Madrid en la que será su segunda visita a España como jefe de Estado. La primera tuvo lugar en junio de 2000, pocos meses después de ser elegido presidente. Acababa de recibir de manos de Yeltsin una Rusia destrozada y se sentía inseguro ante el desafío. Aquel viaje, primero que realizó al extranjero como jefe del Kremlin, le sirvió para crear unas relaciones amistosas con José María Aznar. Cinco años después, regresa a España sintiéndose afianzado en el poder y con la convicción de que la imagen de su país ha mejorado, pese a las numerosas zonas oscuras de su política. Hace unos días, Putin dijo sentirse satisfecho de cómo van la cosas. Hemos cohesionado el país, fortalecido la economía y conseguido que Chechenia vuelva al redil aseguró sin referirse a los métodos del Ejército ruso en la república separatista. No ocultó que los avances económicos fueron posibles gracias al petróleo y el gas, cuyos precios no dejan de subir. Rusia es el mayor productor mundial de gas y el segundo, tras Arabia Saudí, de petróleo, factores que contribuyen a que el país recupere parte de su antigua influencia en la escena internacional. Pero, pese a lo ocurrido con Ucrania, niega que Moscú utilice la llave del gas para presionar a nadie. Carece de fundamento decir que la energía es la nueva arma de Rusia afirmó. Por su parte, el ministro ruso de Defensa, Ser- Asuntos a tratar Situación internacional (Irán, Oriente Medio, energía, G- 8) Cooperación en el espacio. Exploración y uso pacífico del mismo Turismo. Potenciación de las vías de cooperación Lucha contra el narcotráfico y Cooperación antiterrorista Cooperación comercial Instituto Cervantes. Vías de solución a la exigencia de que su sede de Moscú pague impuestos Posibles acuerdos en deporte OSCE. Se podría abordar la futura presidencia de España de la organización en 2007 Trabas que impiden la apertura del Consulado de San Petersburgo guéi Ivanov, declaró que la subida de los precios del gas ha sido lineal y no selectiva Según sus palabras, tal incremento es fruto de las enseñanzas sobre el libre mercado que nos impartió Occidente durante la década de los 90 Mediador en la crisis El presidente ruso llega a Madrid reforzado por el papel que su país está jugando en la crisis nuclear iraní. Estados Unidos ya criticó muy duramente a Moscú en el pasado por vender armas y tecnología nuclear al régimen de los ayatolás, pero ahora se ha convertido en el principal mediador en la crisis y en el único país con una mínima capacidad de influencia sobre Teherán. Rusia es la única fuente posible de combustible atómico para el país persa. De ahí la confianza del Kremlin en que será aceptada su propuesta de que el uranio iraní se enriquezca en territorio ruso. Putin cuenta así con una doble llave: para contener la amenaza de una intervención contra Irán, puede blandir una intensificación de la cooperación con el régimen iraní, y a la vez puede obligar a Teherán a mantenerse dentro del régimen de no proliferación nuclear agitando el fantasma de un posible cese de los suministros de uranio a Irán. La victoria de Hamás en las elecciones palestinas es otro elemento que también refuerza la influencia de Rusia en Oriente Próximo y en el mundo árabe en general, pese a la guerra en Chechenia. Nunca hemos considerado a Hamás una organización terrorista sentenció Putin, dando a entender que Moscú será, a partir de ahora, interlocutor privilegiado ante el futuro Gobierno palestino. En su opinión, el resultado de los comicios palestinos fue un duro golpe a los esfuerzos de EE. UU. en la región Putin se jacta además de tener muy buenas relaciones con George Bush, de quien espera obtener vía libre para el ingreso de Rusia en la Organización Mundial de Comercio tras lograr este año la presidencia del G- 8. El jefe del Kremlin llegará a Madrid pisando fuerte y sin complejos por el declive de la democracia en su país.