Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 2 2006 Internacional 27 LAS CARICATURAS DE LA IRA Viven en Gaza, Ramala, Hebrón o Nablus... Nunca han tenido problemas con sus vecinos. Ahora, las caricaturas sobre el profeta de Alá, reproducidas también en nuestro país, les han puesto en un incómodo disparadero Españoles en el frente palestino de Mahoma J. CIERCO Jóvenes palestinos quemaban una bandera danesa en Hebrón (Cisjordania) Ocupados estos días, pero Hebrón no se ha salvado de la quema de banderas danesas y europeas. De hecho, Médicos Sin Fronteras, organización para EPA JERUSALÉN. Silvia, Gema, María, Eduardo y María Ángeles conocen el terreno que pisan. Llevan años en un frente otras veces más agitado que ahora. Ahí está el lustro de la Segunda Intifada como botón de muestra. Pero saben mejor que nadie que ahora las cosas son distintas. Entonces, los extranjeros (cooperantes, diplomáticos, periodistas) no eran objetivo ni de palestinos ni de israelíes. Hoy, con la encendida polémica de las caricaturas sobre Mahoma, se les mira con recelo. No tienen miedo. Sí respeto. No es para menos. Los asaltos contra sedes diplomáticas o centros culturales foráneos dan qué pensar. María González Úbeda trabaja en la Universidad Al Nayaf de Nablus, la ciudad de los secuestros, de las bandas armadas. Conocía bien al joven alemán secuestrado el jueves. Nada más ser liberado marchó a Alemania explica María. La situación es complicada. Los franceses han sido evacuados. Yo sigo trabajando pero hay algo distinto en el ambiente. Ahora mismo están tiroteando el centro cultural francés y yo vivo justo al lado comenta María. Eduardo Ali, de padre palestino y madre extremeña, es lector de español en la Universidad Al Aqsa de Gaza. Está en Belén con unos amigos. Ha salido de la Franja para evitar males mayores pero quiere volver cuanto antes: Allí está mi casa, mi trabajo. Mis amigos me han dicho que aproveche mi media parte palestina para no decir que soy español y evitar problemas Nablus y Gaza han sido los dos puntos más calientes de los Territorios la que trabaja como psicóloga María Ángeles Mairal, ha enviado a todo su personal extranjero a Jerusalén hasta nueva orden. No merece la pena arriesgarse. Hemos suspendido desplazamientos de trabajo a Nablus y Hebrón. Esta mañana han apedreado el coche de Acción Contra el Hambre al norte de Jerusalén, que lleva un emblema europeo en el vehículo. Nuestra intención es ir a los Territorios Ocupados porque, de no hacerlo, tendríamos que cerrar la tienda, pero habrá que esperar y ver Silvia Asensio, una de las dos representantes de Paz y Tercer Mundo, es consciente de que casi nada es lo mismo hoy que hace una semana pero confía en que la cordura se imponga. De igual modo piensa Gema Otero, una de las más veteranas cooperantes españolas. Vivió en primera persona en Ramala la Segunda Intifada y considera que aquello fue mucho peor que esto Aquí ni siquiera ha habido manifestaciones y nosotros, en la Cruz Roja Española, trabajamos con total normalidad indica. Por el momento, el Consulado General de España en Jerusalén y la oficina de la AECI no han ordenado evacuación alguna. Sí recomiendan prudencia y evitar pisar, en la medida de lo posible, los Territorios Palestinos. Son algunos de los españoles, hay otros muchos, en el frente palestino de Mahoma. Por ahora no se sienten en el punto de mira, en el centro de la diana de nadie. Por ahora. El Magreb muestra su indignación sin los sobresaltos incendiarios de Oriente Próximo LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. Los países del Magreb se han tomado con mucha más calma las protestas por la publicación de las caricaturas de Mahoma que sus hermanos de Oriente Próximo. Marroquíes y argelinos integran el grueso de inmigrantes árabes que viven en Europa. Muchos de ellos están en el punto de mira de las autoridades por su interpretación radical del Islam. Las autoridades permitieron el viernes que dos millares de barbudos se desgañitaran ante la sede del Parlamento en Rabat. Al contrario que en otras ocasiones, los manifestantes llegaron hasta las mismas verjas de la Cá- mara, algo que les hubiera costado unos cuantos porrazos de los agentes de Policía. Esta era la forma del Ejecutivo marroquí de decir que estaba con los islamistas que lideraban la marcha. El ministro Portavoz del Gobierno, Nabil Benabdela, dijo tras la reunión semanal del Gabinete que se trata de una provocación que ofende el sentimiento de los musulmanes Las autoridades prohibieron la entrada en el país para su distribución de varios periódicos europeos que publicaron las caricaturas de Mahoma, y el director del diario marroquí Annahar al Magrebía ha sido convocado por la Poli- cía por reproducir uno de los polémicos dibujos. Un representante del Sindicato Nacional de Prensa, en declaraciones al diario Libération, da algunas claves de cómo se ve la polémica. Para nosotros, el Islam y la Monarquía Parlamentaria son las líneas rojas que no se pueden traspasar Pero más allá de soflamas religiosas y pancartas con versículos del Corán y pidiendo el boicot a productos occidentales, la sangre no ha llegado al río. Aunque discretamente se ha aumenta- El director del diario marroquí Annahar al Magrebía ha sido convocado por la Policía por reproducir una de las polémicas caricaturas do la vigilancia de algunas Embajadas, el asalto de los edificios, como en Siria y el Líbano, parece que está lejos. Las comunidades extranjeras mantienen su ritmo de vida normal. No se quiere que la cosa llegue a tanto. Marruecos quiere mantener su imagen de país moderado y estable afirma un miembro de las Fuerzas de Seguridad españolas destacado en la Embajada en la capital marroquí. El Consejo Superior de los Ulemas, presidido por la máxima autoridad religiosa del país, el Rey Mohamed VI, aplaudió ayer que el Vaticano haya criticado la publicación de los dibujos del profeta. En Libia, varios miles de estudiantes se manifestaron el pasado jueves delante de la Embajada danesa en Trípoli. Días antes las autoridades libias habían decidido cerrar su sede diplomática en Copenhague. También se celebraron marchas pacíficas de protesta en Argelia, Túnez y Mauritania.