Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 6 2 2006 ABC Nacional El PSC reivindica ante Zapatero su autonomía para elegir a sus socios de gobierno en Cataluña Montilla subraya que los pactos en la comunidad se deciden en el PSC, ¡y en ninguna parte más! la disposición de CiU a colaborar con el PSOE, pero no al precio del fraude histórico de poner en duda la mayoría progresista de su Ejecutivo GONZALO LÓPEZ ALBA BARCELONA. Primero en catalán y después en castellano, primero José Montilla y después Pasqual Maragall, primero en ausencia de José Luis Rodríguez Zapatero y después ante él. El objetivo oficial de la reunión celebrada ayer por el Consejo Nacional del PSC era poner en valor su papel como artífice del nuevo Estatuto de Cataluña, pero fue también el escenario de un acto de reafirmación de su autonomía respecto del PSOE, que puso en evidencia que sus estrategias, aunque puedan no resultar incompatibles, no siempre son coincidentes. Montilla, primer secretario del PSC a la vez que ministro de Industria, abrió la reunión, en ausencia de Zapatero, con un discurso cuyo remate fue reafirmar que nuestra opción estratégica es el Pacto del Tinell y el gobierno catalanista de izquierdas con el compromiso añadido de que trabajaremos por su continuidad en el futuro Antes había subrayado cinco afirmaciones que espero que sean clarificadoras ante tanta gente que dice cosas algunas muy inoportunamente y que, inevitablemente, trajeron al recuerdo la invitación del secretario de Organización del PSOE, José Blanco, para que ERC deje el Ejecutivo autonómico si no apoya la reforma del Estatuto, o las palabras robadas al ministro Jordi Sevilla en una conversación privada en la que apuntaba a un adelanto electoral tras el referéndum. La más significativa y contundente de sus afirmaciones, aunque la enunciara en segundo lugar, fue que la política de alianzas y pactos en Cataluña la decide el PSC, aquí, en el Consell Nacional. ¡Y en ninguna parte más! La tercera, que conecta directamente con esta, fue que el PSC mantendrá hasta el final de la legislatura el acuerdo suscrito con las otras dos fuerzas catalanistas de izquierdas que dan apoyo al Gobierno de Pasqual Maragall y que su prioridad es acabar la legislatura cuando toca, en noviembre de 2007 Y aún agregó que haremos todos los esb Maragall aplaude Un acto histórico en las relaciones entre PSC y PSOE La de ayer fue la primera vez desde la fundación del PSC, en 1978, que un secretario general del PSOE interviene ante su Consejo Nacional, el máximo órgano entre congresos. El discurso de Zapatero, recibido con una ovación de algo más de un minuto, fue interrumpido por los aplausos en dieciocho ocasiones, aunque resulta difícil calibrar su calidez al verse los periodistas obligados a seguirlo por un circuito cerrado de televisión. En la calle, también por primera vez, los Mossos d Esquadra asumieron en exclusiva la vigilancia exterior del recinto- -la sede del PSC- -donde estaba el presidente del Gobierno. fuerzos posibles para que los amigos de ERC apoyen el Estatuto, con una respuesta tan clara como rotunda a las exigencias de CiU de un adelanto electoral: ¡Pues va a ser que no! Ante las voces que- -en el PSOE y en el PSC- -cuestionan la conveniencia de que Maragall repita como candidato, y la ofensiva de Artur Mas, Mon- Zapatero entre Maragall y Montilla en el Consejo Nacional del PSC tilla destacó que no tenemos ninguna necesidad de escoger un candidato porque Maragall es el president A continuación habló Maragall y Zapatero seguía sin llegar. Pero, una vez que el líder del PSOE se incorporó a la reunión, el presidente del PSC y de la Generalitat volvió a hablar, esta vez en castellano, con un discurso que incluso a algunos de sus compañeros les pareció una carta abierta al presidente del Gobierno ante el que insistió en que en parte, los requerimientos de ERC para incorporar cambios al texto pactado con CiU e ICV son fundados y razonables al tiempo que ensalzaba su aportación a la gobernabilidad de Cataluña. Pero si en algo estu- El jefe del Gobierno pide extremar las garantías para que nadie se sienta discriminado por la lengua G. L. A. BARCELONA. El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo ante el máximo órgano de dirección de los socialistas catalanes un discurso plagado de referencias de carácter integrador -de España con Cataluña y de Cataluña con el resto de España- reclamando a todas las fuerzas políticas una actitud de mirada larga y al conjunto de Cataluña que crezca hacia afuera y no sólo mirando hacia adentro Además, aprove- chó para marcar algunos límites que ni la letra ni el espíritu de la reforma de su Estatuto deben servir de coartada para transgredir. Así, Zapatero hizo un largo alegato en defensa del patrimonio común que representan todas las lenguas que se hablan en España, para concluir con una demanda: Quiero pediros que seamos muy exigentes y que tengamos todas las garantías para que nadie, nadie, aunque sea algún caso aislado o minoritario, se pueda sentir discriminado por la lengua, ni en catalán ni en castellano En la misma clave, sostuvo que la reforma estatutaria no entraña ningún blindaje de competencias autonómicas porque delimitar no es blindar, es respetar el espacio constitucional que tienen las comunidades autónomas y el que corresponde al Estado Con un carácter más global, sostuvo que el Estatuto no da luz a un nuevo modelo territorial de España, sino que pone luz al modelo vigente y desarrolla la Constitución de 1978 de forma que Cataluña, y- -según dijo- -también el resto de las comunidades autónomas, podrán mejorar su financiación, pero la solidaridad seguirá siendo la clave de bóveda de nuestro sistema como país Como pruebas de que su proyecto político persigue fortalecer el sentimiento de pertenencia a una comuni-