Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 Deportes BALONMANO CAMPEONATO DE EUROPA DOMINGO 5 2 2006 ABC Íker Romero metió a España en la final, donde esperaba Francia Anotó siete goles en la segunda parte, cuatro al borde de la pasividad MANUEL FÍAS. ENVIADO ESPECIAL ZÚRICH. España ganó todos los duelos particulares que se le presentaron en la pista contra Dinamarca y por eso llegó con justicia- -es el único equipo invicto del torneo- -a la final de esta tarde, en la que esperaba ya Francia. Para derrotar a los daneses (34- 31) Pastor tuvo que solucionar, primero, el problema de frenar al pivote Knudsen- -10 goles de otros tantos lanzamientos a Rusia en el partido anterior- por lo que el técnico varió su tradicional 5- 1 defensivo para jugar con un 6- 0 más cerrado. Pero tuvo que ajustarlo sobre la marcha porque los centrales españoles no veían al danés. El jugador del Flensburg mostró su tarjeta de visita en el primer cuarto de hora con tres goles que dieron vida a Dinamarca (7- 9, m. 14) pese a que se produjeron cuatro intervenciones espectaculares de Barrufet en ese periodo. Después de pedir un tiempo muerto, Pastor comenzó a hacer modificaciones a su entramado defensivo para intentar frenar al pivote: sentó a Íker Romero y formó un centro de defensa con Belaustegui, Garabaya y Juancho Pérez. Pero Knudsen se escoró y buscó el lateral de Belaustegui para seguir haciendo goles (siete en la primera mitad) El cambio de Ortega por Belaustegui desde el comienzo de la segunda mitad acabó con la efectividad del pivote, que ya no anotó más y sólo dispuso de un lanzamiento- -a la madera- -en este periodo. ESPAÑA DINAMARCA 34 31 España (15+ 19) Barrufet, Rocas (5, 3 p. Belaustegui, J. Pérez, Romero (10, 1 p. Entrerríos (3) J. García (4) -equipo inicial- Uríos (5) Garabaya (1) Davis (1) Ortega (4) y Chema Rodríguez (1) Dinamarca (16+ 15) Hvidt, Stryger (3) Jorgensen (2) Jensen (4, 2 p. Spellerberg (4) Christiansen (2) Knudsen (7) -equipo inicial- Asmussen (p. s. Aagaard (3) Rasmussen (1) Boldsen (1) Hansen (1) y Leegaard (3) land) Y el primero se impuso de calle (18 paradas) al dúo danés Hvdit (3) -Asmusen (4) Minimizado el potencial ofensivo de los daneses, había que buscar el brazo ejecutor que noquease al rival, y Pastor lo encontró en Íker Romero, inconmensurable en la segunda mitad después de haber tenido serios problemas de actitud en la primera. Siete partidos en diez días cansan a cualquiera y me he calentado bastante antes del descanso comentó el central del Barcelona que, después de ser sentado por Pastor, tiró del banquillo varias toallas y una botella de agua. Barrufet, en el papel de capitán, se acercó a pedirle tranquilidad. El Íker Romero de la segunda mitad nada tuvo que ver con el de la primera. En esta no estuvo excesivamente concentrado en defensa y anotó tres goles (uno de penalti) de seis lanzamientos. En aquella, se echó a la espalda la responsabilidad del equipo, marcó cuatro goles consecutivos en cinco minutos (se pasó del 20- 19 del minuto 37 al 24- 20 del 42) hizo siete en el total de este periodo de otros tantos lanzamientos y tuvo el mérito de que cuatro de estos tantos llegasen en momentos delicados, cuando los colegiados estaban ya con el brazo levantado anunciando pasividad, momento en el que más afloran los nervios por la necesidad de buscar el tiro rápido. En los últimos diez minutos (28- 26 para España) el técnico danés hizo gala de los recursos que tiene su equipo y comenzó a variar su defensa 6- 0 para abrirla en busca del robos de balón y cortes de la circulación. Primero puso un 5- 1, que luego cambió a una mixta sobre Romero y Entrerríos. Craso error. Los muchos espacios sobre la línea continua fueron aprovechados por Juanín, quien desde el extremo se incrustó en la línea continua como una ayuda más de Uríos, aprovechándose de la sorpresa que producía su presencia. Con dos goles consecutivos hizo que se pasase de un 29- 27 a un 31- 27 (m. 52) que sentenció el partido. El partido de hoy será distinto al de la primera fase Duró poco la fiesta en el vestuario español. El de ayer fue el séptimo partido en diez días, las fuerzas escasean y hoy toca la final. Las dos selecciones ya se enfrentaron en la primera fase (29- 26 para España) pero los integrantes del conjunto español afirman que el partido de hoy será distinto. Aquel fue un partido muy válido para los dos. Se desarrolló de una forma específica, pero los dos entrenadores hemos aprendido e intentaremos corregir los errores que tuvimos entonces. Ahora nos toca mover ficha dijo Pastor. Los dos estamos más rodados y también más cansados. Entonces hicimos un gran trabajo defensivo en la primera parte y ahora espero que lo hagamos en las dos señaló Entrerríos. Nos conocemos bien y lo que pasó en Basilea fue una piedra de toque muy buena para ambos equipos matizó Juanín García, satisfecho por la forma en que se desarrolla ahora el Europeo. En los primeros choques, como en el de Francia, apenas jugó. Barrufet, mejor que Hvdit Preferimos cerrar líneas y dejar que nos tirasen de lejos apuntó Pastor al final. Y en esa faceta, entre la defensa española y Barrufet se encargaron de frenar a los cañoneros Spellerberg (4 goles de 12 lanzamientos) y Stryger (3 de 5) El segundo duelo era el de los porteros, los dos mejores de la Liga española: Barrufet (Barcelona) y Hvdit (Port-