Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Cultura DOMINGO 5 2 2006 ABC FLAMENCO Festival Caja Madrid (IV) Título: De Tablao. Primer bailaor, dirección artística y coreografía: Antonio El Pipa. Bailaoras: María José Franco, Angelita Vargas, Alejandra Gudi, Marta Fernández de Córdoba y Gloria Pérez. Cante: Mariana Cornejo, Juana la del Pipa, Luis Moneo y Manuel Tañé. Guitarra: Pascual de Lorca y José M. Moneo. Palmas: Joaquín Flores. Lugar: Teatro Albéniz. Madrid. Fecha: 3- 2- 05 CLÁSICA Ciclo Sinfónica de Madrid Obras de Haydn, Zemlinsky. Int. Orquesa Sinfónica de Madrid. Dir. A. Beaumont. Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. ZEMLINSKY POR SU EXPERTO BEAUMONT ANTONIO IGLESIAS LA ENJUNDIA BAILAORA DE EL PIPA MANUEL RÍOS RUIZ ntonio El Pipa, después de estrenar varios espectáculos siguiendo una línea argumental, ha decidido volver a los orígenes. O sea, al flamenco por el flamenco en sí, sin necesidad de aditamentos de ninguna clase, sino como antaño en los cafés cantantes y convertir el escenario teatral en un tablao de primera categoría, en un cuadro flamenco cuajado de personales figuras. Y la primera ventaja que se denota es que el tiempo de la función se aprovecha mejor y la intensidad de las interpretaciones le prestan dinamismo. De Tablao se compone en su mayoría de cantes y bailes festeros, aunque también tiene su sitio la toná, la siguiriya y la soleá. Por toná y siguiriya bailaría María José Franco y lo hizo con brío y dominio, lo que se dice de bien para arriba, con el cante templado y medido de Luis Moneo. Por soleá, la veterana Angelita Vargas, puso de manifiesto su maestría y duende, sintiendo el cante quejado, doliente de Juana la del Pipa. Dos estampas para el recuerdo. Por su parte, Mariana Cornejo tuvo un lucimiento redondo con sus tanguillos, sus cantiñas y sus bulerías, cantando y bailando con gracia raudales. Como cominito del elenco: Cristian Reyes, un niño de nueve años, que promete ser un bailaor de campanillas. Y Antonio El Pipa, naturalmente. Su estética flamenca es tan personal como garbosa. Su donosura bailaora, su braceo y sus quiebros cintureros, le configuran como un bailaor de excepción. Sus alegrías, con el airoso cante de Manuel Tañé, constituyen un ejemplo de enjundia artística. Y en sus varias intervenciones a lo largo del programa, dejó constancia de su singularidad flamenca, con la colaboración de todo el elenco, en el que sobresalen dos guitarristas excelentes: Pascual de Lorca y José M. Moneo. Por todo ello, De Tablao ha puesto en el festival madrileño la nota de color y tradición jonda más acusada de la temporada hasta la fecha. Su inclusión puede considerarse un acierto de la organización. El público, puesto de pie aplaudiendo, no quería que aquello terminara. A Un guardia civil muestra el sofisticado material que utilizaba la banda ABC La Guardia Civil desarticula una red dedicada al expolio de restos arqueológicos submarinos en Cádiz La Benemérita destaca la peligrosidad y sofisticación de los cazatesoros detenidos b Entre los tesoros expoliados ha- bía 27 bolas de cañón del siglo XVII, tres anclas romanas, un cuello de ánfora fenicia o balas de metralla usadas en la batalla de Trafalgar CHARO SOLÍS CÁDIZ. La operación Bahía no está cerrada y el secreto sumarial decretado impidió ayer que trascendieran más datos sobre la organización dedicada a la expoliación de los fondos marinos desarticulada, en parte, en El Puerto de Santa María por la Guardia Civil, que los del guión establecido por las autoridades judiciales. No obstante, lo que sí quedó clara es la profesionalidad y peligrosidad de sus integrantes y la sofisticación de sus medios. El buque Louisa, atracado desde hace algo más de un año en el muelle comercial de El Puerto, servía de centro de operaciones para las labores de extracción de pecios que acometía el Gemini 3, que llevaba un mes anclado en las instalaciones deportivas de Puerto Sherry, y que era el núcleo de buceo. Esta embarcación última se valía de dos grandes toberas adosadas a la parte trasera del casco y sobre sus hélices para remover el fondo marino y permitir la localización por parte de buzos de los restos arqueológicos que luego llevaban al Louisa. De ahí que fuera en este buque donde se encontraran algunos de los restos extraídos, entre los que se encontraban 27 bolas de cañón del siglo XVII, tres anclas romanas de piedra, un cuello de ánfora fenicia o balas de metralla usadas en la batalla de Trafalgar, entre otros tesoros. Por su función de centro de coordinación, en el Louisa también se hallaron cartas náuticas sobre yacimientos arqueológicos, gráficos de sónar y copias de documentos históricos extraídas del Archivo de Indias (Sevilla) que traducían del castellano antiguo al actual para determinar puntos de hundimiento de barcos o galeones. Como soporte técnico, la Guardia Civil se incautó de un robot para la localización de restos, detectores de metales, sondas para escanear el fondo marino, equipos informáticos y otros elementos que, como afirmó el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, Antonio Dichas, probaban la sofisticación de la organización. Otro rasgo que destacó de ésta fueron su malas intenciones que sostuvo en la cantidad de armamento que llevaban a bordo del Louisa, que interpretó como método defensivo contra la intervención posible de otros cazatesoros. Dichas confió en que a las tres detenciones practicadas- -dos ciudadanos húngaros y una estadounidense, que están a disposición judicial- se sumen otras más, dado que la investigación sigue abierta. iempre son bien recibidas y hasta esperadas las músicas de Franz- Joseph Haydn, austriaco bien reconocido como Padre de la sinfonía en razón de que en su haber compositivo cuenta con un largo centenar de páginas adscritas a género tan importante en el devenir de la historia de la música. Una de ellas, la Número 99, en Mi bemol mayor abrió el programa ofrecido por la Sinfónica de Madrid en el Auditorio Nacional, dentro del ciclo que patrocina la Comunidad madrileña. Si la página haydniana se hace con equilibrio y seriedad constructiva, ante todo, como ocurrió con la batuta inglesa de Antony Beaumont, logrando la respuesta firme y volcada de nuestros profesores sinfónicos los resultados no pueden resultar más óptimos. Ya es otra cosa, totalmente distinta, cuando he de referirme a Die Seejugfrau esto es, La sirenita del compositor y director Alexander von Zemlinsky, importante por sus relaciones con los componentes de la Escuela de Viena, y una de esas figuras que casi rozan el anonimato de las programaciones de nuestros días. La composición que ocupó la segunda parte de esta sesión, con su duración de cincuenta minutos y sus tres encadenadas secciones, exige una gran orquesta reforzada (su plantilla habitual) que incluye dos arpas importantes por sus intervenciones frecuentes aportando a La sirenita cierto sabor impresionista, aunque su total sería derivado del más claro posromanticismo, siguiendo a Wagner y a Mahler, con un notorio conocimiento de los mibres del mejor sinfonismo. En este poema sinfónico trata de dar vida sonora a personajes y escenas varias, pero el seguimiento de unos moldes es tan intenso que el oyente no es que se fatigue con ello, pero sí que se siente anonadado por reconocibles moldes de señeros nombres. Lo hizo muy bien Beaaumont, reconocido experto en Zemlinsky, obteniendo con gesto ajustado y elocuentísimo la más conseguida respuesta de los admirables músicos de la centuria (casi literal) madrileña. Resulta, sin embargo, inconcebible que la batuta inglesa, dependa tanto de la partitura sobre su atril... pero así lo denotamos en el concierto. S