Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 5 2 2006 Los domingos 55 Yolanda, Gonzalo y Gonzalo junior. El material genético del pequeño se guarda congelado en un laboratorio de Bruselas. A sus padres les gustaría no tener que utilizarlo nunca, pero saben que cuentan con un arma en el caso de tener que luchar contra una enfermedad dula ósea- -como leucemias o aplasias medulares- pero no puede combatir, por ejemplo, la diabetes, y sus posibilidades en la medicina regenerativa son aún una incógnita. Si un niño tiene leucemia o anemia de Fanconi, esa sangre estará también contaminada y no le servirá de nada- -sería distinto en el caso de desarrollar un cáncer en edad adulta- Si dentro de 40 años sufre una insuficiencia renal, ¿le fabricarán un riñón a partir de sus células congeladas? Eso suena a ciencia ficción. No sabemos la viabilidad que tendrá ese material genético dentro de quince o veinte años. En fin, la gente es muy libre de hacer lo que quiera, pero está comprando ilusión a largo plazo, sin fundamento. Tenemos la responsabilidad de lanzar estas advertencias Matesanz se escandaliza con la propaganda de empresas que operan en Iberoamérica. Sí, ya sé que en Europa, teóricamente, los laboratorios son más serios. Sin embargo, aquí entra el segundo aspecto verdaderamente preocupante: los clientes están proporcionando un DNI genético de sus hijos con un control remoto En España hay seis bancos públicos de cordón umbilical: Barce- lona, Málaga, Madrid, Galicia, Valencia y Tenerife, por orden de unidades almacenadas (un total de 20.732) que se destinan a la donación altruista y anónima. En todo el mundo hay 200.000 unidades en un centenar de bancos. Nuestro país es uno de los principales contribuyentes: el segundo después de Estados Unidos en número absoluto y el tercero en relación con el número de habitantes (detrás de Australia y Bélgica) Estos centros están asociados a una serie de maternidades, pero no todas tienen la posibilidad de recoger el preciado tesoro. Una asignatura pendiente reconocida por la propia Organización Nacional de Trasplantes. Gracias a estos bancos, se han efectuado en el mundo cerca de 6.000 trasplantes de células de cordón umbilical, de los que 328 se han hecho en España. Cuando se realiza la donación, la sangre pasa a formar parte del Registro Español de Donantes de Médula Ósea (Redmo) una red que pone en contacto a todos los bancos de esas características existentes en el mundo. El director de la ONT cree que hay que hacer toda la pedagogía posible. Y ser posibilistas. No se trata de guardar unidades de forma indiscriminada, sino por etnias. Los caucásicos tenemos más oportunidades de beneficiarnos del sistema por el número de donaciones, y menos los africanos y asiáticos Un caso excepcional Historia de Leticia: Miguel, mi hijo mayor, tiene leucemia. Cuando me quedé embarazada del tercero, mi marido y yo nos planteamos guardar una muestra del cordón umbilical con vistas a un futuro trasplante. Nuestra situación especial nos permitió hacer las gestiones a través de la sanidad pública, en el Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid. Miguel está en tratamiento y aún no ha habido necesidad de usar las células de su hermano; ni siquiera sabemos si son compatibles, ni queremos saberlo para no especular con el tema, porque tenemos la esperanza de que las cosas se solucionen con los medios actuales. En el caso de una recaída, ya hablaríamos del cordón. Entiendo que haya gente que acuda a un banco privado; quizás yo también lo hubiera hecho de haber tenido más información en su día, porque me temo que esa sangre no podría ser usada por mi hijo pe (Pasa a la página siguiente) la ONT. Se especifica, por ejemplo, que toda actividad de donación y trasplante se realice sin ánimo de lucro, y que la obtención de tejidos y células humanas se haga sin buscar un beneficio para personas concretas, señalándose su carácter voluntario, altruista y desinteresado. Estas prevenciones dejan fuera de juego a los bancos privados. Hay dos problemas graves en este tipo de negocios: la publici- dad engañosa y el control sobre el material genético añade Matesanz. Si supiéramos que esto es un bálsamo milagroso no habría discusión posible: se desencadenaría un movimiento internacional imparable y los sistemas sanitarios nacionales se pondrían manos a la obra, pero aún hay más interrogantes que certezas. La SCU sirve para pacientes que padecen una enfermedad congénita o adquirida de la mé- La Organización Nacional de Trasplantes apunta dos peligros de los bancos privados: la publicidad engañosa y el control sobre un material genético único y muy valioso