Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 5 2 2006 Nacional 23 El PSOE vuelve a pensar en Solana para la alcaldía de Madrid, sin descartar a Jiménez El contrincante de Ruiz- Gallardón no se decidirá hasta el próximo otoño b José Luis Rodríguez Zapatero ha hecho caso omiso a alguna sugerencia para que el candidato fuera el actual ministro de Defensa, José Bono G. LÓPEZ ALBA MADRID. Una broma de José Luis Rodríguez Zapatero a Alberto Ruiz- Gallardón, durante la inauguración ayer de la nueva terminal del aeropuerto de Barajas, ha desatado todas las conjeturas sobre la identidad del candidato que el PSOE opondrá al actual alcalde de Madrid, del PP, en las próximas elecciones municipales de mayo de 2007. Fuentes próximas al secretario general del PSOE aseguraron que, según comentó el propio Zapatero a personas cercanas, sólo quiso generar inquietud en Ruiz- Gallardón al advertirle, en el marco de una conversación privada, de que tendrá que enfrentarse a un candidato potente -sin desvelarle si será hombre o mujer- -en respuesta a su curiosidad ante la ofensiva del Gobierno en Madrid, uno de los objetivos electorales preferentes de los socialistas para los próximos comicios municipales y autonómicos. El comentario de Zapatero puso en el disparadero que vaya a repetir como candidata la actual portavoz municipal, Trinidad Jiménez, aunque las fuentes consultadas por ABC aseguraron que, hasta la fecha, no hay ninguna decisión al respecto y que no se adoptará hasta el próximo otoño. Jiménez, que también es secretaria de Política Internacional de la ejecuiva del PSOE, fue en 2003 una apuesta personal del líder socialista y su candidatura llevó a José María Aznar a sustituir al entonces alcalde, José María Álvarez del Manzano, por uno de los pesos pesados de su partido, que entonces presidía la Comunidad Autónoma de Madrid. Aunque su trayectoria y vocación se inclinan más a la política internacional que a la local, Trinidad Jiménez ha logrado en sólo cuatro años pasar de ser prácticamente una desconocida a situarse a sólo dos décimas de Ruiz- Gallardón en grado de valoración entre los madrileños, según el último barómetro de ABC. Zapatero, según las fuentes consulta- das, aunque aún no ha meditado en profundidad sobre esta cuestión, observa ventajas e inconvenientes en que Jiménez repita como candidata. Además, antes de tomar una decisión, el PSOE quiere disponer de algún estudio cualitativo de opinión para testar tanto las posibilidades de arrebatar la alcaldía madrileña al PP como el perfil del candidato más idóneo para lograr ese objetivo electoral. Aun así, algunos dirigentes socialistas han vuelto a manejar la posibilidad Una broma de Zapatero a Gallardón desata las conjeturas sobre quién será el adversario del alcalde La dirección del PSOE esperará hasta testar las posibilidades de ganar y el perfil del mejor candidato de que el candidato sea Javier Solana, responsable de la política exterior y de seguridad de la Unión Europea. La candidatura de Solana ya fue auspiciada en 2003 por el sector acostista de los socialistas madrileños, pero entonces Zapatero lo descartó porque quería que fuera alguien que simbolizara nítidamente la renovación en el PSOE que él encabezó en 2000, y Trinidad Jiménez, además de ser una de las fundadoras del grupo que le aupó al liderazgo del PSOE, formaba- -y forma- -parte de su círculo más próximo, mientras que Solana es uno de los representantes más caracterizados de la generación de Felipe González. Sin embargo, desde entonces han cambiado muchas cosas. Una, y no menor, es que la sintonía entre Zapatero y Solana es mucho mayor de lo que era entonces. Aun así, las mismas fuentes indicaron que, por lo que hasta ahora ha trascendido, Solana no estaría dispuesto a dar ese paso sin disponer de datos fiables que avalen la posibilidad de desbancar a Ruiz- Gallardón. El nombre de Javier Solana no es el único que se ha manejado entre dirigentes socialistas. De hecho, alguno le sugirió hace meses a Zapatero la posibilidad de que fuera José Bono, pero el presidente del Gobierno lo descartó con rotundidad, según las fuentes consultadas. Hay quien también ha manejado el nombre de Cristina Narbona, que ya formó parte del consistorio, pero al igual que con Bono, obligaría a una remodelación del Gobierno no prevista.