Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN DOMINGO 5 2 2006 ABC El PSC cierra filas en torno a Maragall mientras apura los plazos del acuerdo con Esquerra Los socialistas marcan terreno, pero ven inviable un tripartito si ERC sigue a favor del no b A pesar de las dificultades, el presidente de la Generalitat no tiene intención de adelantar las elecciones y correr el riesgo de ver un triunfo holgado de CiU IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. Las especulaciones sobre un pacto PSOE- CiU que arrincone de nuevo a los socialistas catalanes y libere al Gobierno de Zapatero del coste político que supone un socio como ERC se han disparado desde que en la medianoche del sábado 21 de enero José Luis Rodríguez Zapatero y Artur Mas hicieron público el acuerdo sobre la reforma del Estatuto catalán. Especialmente después de que, en los días siguientes, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, exasperara a la dirección federal del PSOE negándose a plantearse una ruptura con ERC y los republicanos se instalaran en un no que amenaza con ser definitivo. Esquerra, por su parte, está decidida a mantener abierto el debate sobre el Estatuto y a seguir en el Gobierno catalán, pese a las amenazas del PSOE, y ha optado por trasladar a los socialistas catalanes la responsabilidad de echarles de la Generalitat Cogido en el fuego cruzado de ERC y el PSOE, el PSC intenta nadar y guardar la ropa mientras dirigentes del PSOE y de Convergència insisten en que Maragall ha perdido el apoyo de Zapatero. Son rumores sin base que se retroalimentan dicen desde la órbita del presidente autonómico para restar importancia a las especulaciones. De momento, las suposiciones sobre un adelanto electoral y el relevo de Maragall sólo han servido para que los socialistas catalanes cierren filas y saquen las uñas para marcar territorio frente al PSOE. La elección de candidatos, la política de alianzas en Cataluña y los calendarios electorales son potestad exclusiva del PSC, recuerdan. En medios del PSC se rechazan las presiones tanto sobre Maragall como sobre el gobierno tripartito y la posibilidad de un eventual adelanto electoral. Los socialistas catalanes intentan mostrar la máxima calma y desde medios cercanos al ministro Montilla- -el eterno reemplazo señalado desde Ferraz cuando se quiere cuestionar el liderazgo de Maragall- -recuerdan que quien calla no siempre otorga. En este sentido, apuntan a la experiencia vivida en las semanas previas al último congreso del PSOE, en el verano de 2004, cuando todo el mundo cuestionaba la presencia de José Montilla en el comité federal por su condición de ministro y primer secretario del PSC. Entonces los responsables del partido tampoco hicieron grandes aspavientos, pero al final se acabó imponiendo la presencia de Montilla, porque, tal y como recuerdan desde la sede del PSC, como partido autónomo es el que designa a sus representantes ante la dirección del PSOE. En otras palabras, los socialistas catalanes alardean de su capacidad de decidir al margen de las presiones de la dirección del PSOE, y su opción, hoy por hoy, pasa por agotar el mandato. De hecho, recuerdan que incluso ante el peor escenario, el de un fracaso de la reforma, el PSC defendía agotar la legislatura; con más razón la agotaremos si nos apuntamos el tanto del Estatut argumentan. El líder de ERC afirma que ha perdido la confianza en el PSOE ELENA CARRERAS De la abstención al retraso deliberado en el Congreso La única esperanza de los socialistas exige que Esquerra Republicana mantenga su oposición en la ponencia constitucional pero opte por la abstención, tanto en el Congreso de los Diputados como, especialmente, en el referéndum posterior en Cataluña. En este sentido, argumentan que la formación independentista difícilmente va a pedir el mismo voto que el PP Con esa esperanza, los socialistas catalanes aguantan y advierten de que falta mucho para el referéndum de ratificación del nuevo Estatuto; entre otras cosas, ver qué pasa con la petición de consulta nacional del PP. Apuesta estratégica El PSC tiene una propuesta estratégica desde que firmó el Pacto del Tinell y hasta ahora no se ha dejado vencer por la coyuntura, esta es la semana de ERC, pero pasará indican para convencerse de que los republicanos se acabarán sumando al acuerdo y esta crisis terminará, como la generada por el caso Carod la crisis del 3 por ciento o la corona de espinas Esa apuesta incluye arrebatar a CiU el papel de fuerza política central en Cataluña y para conseguirlo lo último que pueden hacer es darle la Generalitat a su máximo rival. Los socialistas catalanes saben que el tiempo juega a favor y que un adelanto electoral sólo serviría a los intereses de CiU, que necesita rentabilizar ya la foto con Zapatero Sin embargo, reconocen que la situación, en caso de que Esquerra mantenga su rechazo, será inviable, y advierten de que los republicanos cada vez están más atrapados en el discurso del no Durante la última semana, ERC ha reforzado el discurso en contra del acuerdo, mientras el aparato del partido criminalizaba a los dirigentes que se han atrevido a apostar por un acercamiento al PSOE, y las bases dejaron claro el viernes cuál es su apuesta. Además, los socialistas se preguntan de qué se quejan los republicanos, convencidos de que el PSC ha hecho todo lo que se le ha pedido para que el Estatuto saliera adelante. Primero, el PSC, con Maragall a la cabeza, dio un paso atrás para evitar que un exceso de protagonismo impidiera el apoyo de otros; y después Zapatero se empleó a fondo para garantizar la presencia de CiU en el pacto, tal y como en su momento le pidió Josep Lluís Carod- Rovira. Esquerra no lo ve así, como dejó claro el portavoz republicano, Joan Ridao, quien señaló esta semana que si alguien cree que es incompatible- -votar contra el estatuto y seguir en el Gobierno autonómico- -tendrá que echarnos del Ejecutivo, y Maragall ya ha dicho que no lo hará El rechazo al Estatuto ha permitido a ERC abanderar de nuevo el nacionalismo radical y acarician la posibilidad de comprometer a CiU en el Congreso obligandoles a votar en contra de sus postulados para salvar el pacto con el PSOE. Los dirigentes de Esquerra argumentan además que han perdido la confianza en el PSOE, para explicar la decisión de mantener y defender sus propias enmiendas al texto estatutario. Una decisión que de momento redunda en favor del PP, el único partido, con ERC, interesado en prolongar el trámite parlamentario del Estatuto para desgastar al Gobierno socialista.