Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 5 2 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil REGRESO A LA ACCIÓN MULTILATERAL A crisis nuclear desatada- -paso a paso y concienzudamente- -por Irán coloca al mundo ante una de sus más graves tesituras de los últimos tiempos. El peligro lo aporta fundamentalmente la materia con la que Mahmud Ahmadineyad intenta pasar por encima de la comunidad internacional: las armas nucleares. Por ello la cuestión ya está en manos del Consejo de Seguridad de la ONU, después de que la Junta de Gobernadores de la Organización Internacional para la Energía Atómica lo enviase ayer hasta la sede de Nueva York, una vez que ha resultado imposible alcanzar un acuerdo con las autoridades de Teherán. La paciencia tiene un límite y las bravatas y engaños del iluminado presidente de Irán no podían tener otro destino. Desde el punto de vista geoestratégico, lo más relevante de este asunto ha sido el regreso a la multilateralidad. Sin fisuras, Occidentey hasta Oriente (salvo los folclorismos, no por ellomenos peligrosos, habituales de Cuba, Venezuela y Siria) han cerrado filas para cortar el paso a la locura que Ahmadineyad está perpetrando en una zona singularmente delicada del planeta y que tiene a Israel como primer objetivo a borrar del mapa Como recoge hoy la portada de ABC, Angela Merkel- -que en apenas unos meses ha conseguido muscular un indiscutible liderazgo a nivel planetario- -ha alertado al mundo para que no repita el error que se cometió con Hitler: un loco llegado al poder tras las urnas, que pone en jaque a un mundo que no despierta hasta que es demasiado tarde. Igual de relevante resultan las palabras de Chirac, que auguró que la respuesta de la comunidad internacional al reto lanzado por Teherán tampoco sería convencional Y no lo ha sido menos que tanto Rusia como China hayan dado al régimen de Teherán por imposible. Si repasamos la nómina vemos cómo el núcleo duro de la oposición a la intervención en Irak (Francia, Alemania y Rusia) es el que más contundente se muestra ahora en atajar el peligro nuclear iraní. Con una particularidad: Bagdad acumulaba muchas más contravenciones a la legalidad internacional y a las resoluciones de la ONU que los que cosechados por Teherán. Así vemos, que tanto el bloque que se opuso a la intervención en Irak, como seguramente el que la apoyó, parecen haber aprendido las ventajas del discurso unívoco y la seguramente irrebatible fuerza que la comunidad internacional consigue cuando se embarca en un todos a una Ésa es la única manera de hacer frente a un sujeto como el que gobierna ahora la República Islámica de Irán. No hay otro camino. Porque cualquierfractura medianamente relevante (y no parece que ni Chávez ni Castro lo sean) supone dar oxígeno al provocador. Que Irán esté en el comité de apoyo a la Alianza de Civilizaciones debería llevar a Zapatero a replantearse la plataforma que decidió crear. Corren días de luces rojas en la esfera internacional y no se puede perder un minuto en naderías, ni compartir viaje alguno con quien está decidido a poner al mundo bajo un yugo medieval, mantenido eso sí con armas atómicas. L LAS DOS BARAJAS DEL PNV L nacionalismo vasco gobernante ha captado que el momento político es propicio para jugar con dos barajas y asegurarse así su presencia en la partida ganadora. La coyuntura actual en el País Vasco se describe en torno a un PNV que se sostiene a un lado- -Partido Socialista de Euskadi- -y a otro- -Batasuna- -del espacio político diciendo a cada uno lo que quiere oír. La actualización del Plan Ibarretxe como programa de gobierno se ganó el voto del Partido Comunista de las Tierras Vascas para la investidura del lendakari. Meses después, el mismo lendakari sacaba sus presupuestos generales para 2006 con el apoyo de unos socialistas previamente seducidos por el embrujo de la cosoberanía y del consenso que les proponía el presidente del PNV, Josu Jon Imaz. Explotada una vez más la tendencia de los socialistas vascos a su alienación por el nacionalismo, tiempo faltó después del acuerdo presupuestario para que las bases del Plan Ibarretxe y el reconocimiento del derecho a decidir fueran otra vez las consignas tanto del PNV como del Gobierno vasco. De hecho, el lendakari conmemoró el primer aniversario de la derrota de su Plan en el Parlamento Nacional impulsando el consejo político para la normalización, integrado por el tripartito nacionalista de Vitoria. En su primera reunión, este consejo político concluyó que el corazón del tripartito es defender el derecho a decidir de este pueblo a través de una consulta popular Es decir, la autodeterminación, sin la cual, como ha dicho Otegi, no habrá solución al conflicto vasco. La estrategia nacionalista se reactiva, por tanto, ante la expectativa, aunque sólo sea retórica, de un proceso de paz. Y esa estrategia se basa en la capacidad del nacionalismo para ocupar las instituciones y, al mismo tiempo, sacar de ellas los debates políticos decisivos o conformar fuera de ellas las expresiones de un conflicto político que no puede permitir que las instituciones representativas de los vascos sean el lugar natural de resolución de sus problemas y la definición de su futuro. Tras los acuerdos con ETA en 1998, el nacionalismo creó Udalbiltza, acogida como la primera institución nacional vasca. Derivado de aquel impulso contrainstitucional, el PNV apadrina ahora una mesa de partidos que ha de incluir a Batasuna, sin esperar a la tregua o al cese E definitivo de la violencia, que el lendakari ya sólo reserva para la fase de acuerdos resolutivos Entre tanto, el Gobierno de Vitoria o el Parlamento autonómico, como instituciones de los vascos, no sólo se desentienden de cualquier compromiso para que la solución al conflicto se haga sólo entre demócratas y con la aplicación de la ley a mandamiento, sino que también renuncian a defender su legitimidad democrática frente a la aparición de foros o mesas de partidos que sirven, ante todo, para dar la razón a quienes defienden, como Batasuna, que el acuerdo no se alcanzará en la legalidad española o, como el PNV, que el fin del conflicto depende de la autodeterminación y no del cese del terrorismo. Cuanta más política- -si es que así se pueden calificar los movimientos descritos- -se haga fuera de las instituciones vascas, menos posibilidades habrá de que los resultados sean legítimos, en términos democráticos y legales. El PNV siempre ha practicado el desdoblamiento de la acción política en el País Vasco mediante la supremacía de su dirección política sobre el Gobierno de Vitoria, lo que ha permitido a aquél ejercer el control implacable de la sociedad vasca, escapando al mismo tiempo de la debida fiscalización democrática de sus actos. La situación actual sigue esta pauta: la huida de las instituciones permite escenificar la existencia de un conflicto de legalidad y de legitimidad dentro de ellas y avala la inclusión de la izquierda proetarra en un clima político adecuado, que no es, obviamente, el institucional. Ante esta estrategia nacionalista tan definida- -y por entregas, pues el lendakari ya ha puesto plazo a ETA y al Gobierno hasta septiembre, mes en el que tomará una iniciativa extraordinaria el factor inestable es la posición del Partido Socialista de Euskadi. El problema del socialismo vasco vuelve a ser su memoria histórica. Más bien su falta de ella. Pero la perspectiva que se ha abierto ahora debería llevar a su dirección política a pensar en las consecuencias de avalar el planteamiento nacionalista de eludir las instituciones representativas, de aceptar que el conflicto es de legitimidad política y de no vulneración de las leyes; y de consentir la creación de mesas extraparlamentarias en las que se compartirá espacio con quienes actuarán como delegados de ETA. LA TERMINAL DEL GRAN MADRID ADRID protagoniza desde hace años una evolución espectacular que la ha convertido en uno de los centros más importantes de Europa: crece desde el punto de vista demográfico, asimila una inmigración sin precedentes, conoce un fecundo despliegue de iniciativas empresariales nacionales y multinacionales, y también en el ámbito cultural y social compite con las grandes ciudades europeas. Y todo ello con protagonismo desde la sociedad, con gobiernos que no estorban y que, más que motor del proceso de trasformación, son guardagujas y acompañantes diligentes del mismo. Ese crecimiento repercute, asimismo, en el crecimiento de España. Y de ahí su importancia. Apostó por los Juegos Olímpicos de 2012 y se quedó en puertas, sin que ello supusiera frustración ni decepción con consecuencias. Madrid estaba sobrada de proyectos como para deprimirse. Y la maduración de tanta iniciativa requiere infraestructuras adecuadas que no colapsen su implantación. Entre éstas, la aeroportuaria es determinante. Barajas era uno de los grandes aeródromos de Europa, pero M desde hace una década se había quedado pequeño. Sin esta obra, las capacidades de desarrollo de la capital hubieran estado coartadas y capidisminuidas. A pesar de los riesgos de confrontación partidista que suelen afectar al desarrollo de infraestructuras tan complejas como ésta, la ampliación del aeropuerto madrileño, hasta duplicar su capacidad, llega a tiempo para contribuir y acelerar el espectacular crecimiento de Madrid. El nuevo Barajas consolida la condición de puerta de Europa para los americanos y de puerta de América para los europeos. Con capacidad para setenta millones de viajeros al año, una cota que puede tardar una década en alcanzarse, el aeropuerto se convierte en uno de los cuatro grandes de Europa y, seguramente, en el más moderno y eficiente. Queda ahora por verificar en el día a día que el esfuerzo presupuestario, cifrado en casi 6.000 millones de euros, ha merecido la pena y que da respuesta eficaz a las necesidades de unos viajeros cada vez más exigentes. España dispone desde hoy de una infraestructura aeroportuaria con futuro y de unas compañías aéreas que han demostrado que saben competir.