Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 Los sábados de ABC SÁBADO 4 2 2006 ABC PERSONAJES Un español al frente de los Relais Châteaux Por primera vez en los cincuenta y dos años de historia de la cadena hostelera más distinguida del mundo, la Relais Châteaux, un español (de Lérida, por más señas) ocupa el puesto de presidente. Entre los objetivos de Jaume Tàpies figura el potenciar la cadena en nuestro país TEXTO: CARMEN FUENTES Hi jo y nieto de hosteleros, este leridano de 38 años, entregado en cuerpo y alma al lujoso mundo de los hoteles de la cadena Relais Châteaux, no sabía lo que era vivir en casa propia (porque nunca moró fuera de la habitación de su hotel El Castell de Ciutat, en Seo de Urgel) hasta que hace dos meses tuvo que montar la suya en París. Y es que, en noviembre, fue nombrado en Ginebra presidente de la cadena que integra 453 establecimientos, entre hoteles y restaurantes, repartidos en los cinco continentes. Tiene el don de lenguas, indispensable en este oficio (habla siete idiomas) y durante ocho años desempeñó el cargo de secretario general de la asociación, pero su amor por los Relais Châteaux le viene de lejos, cuando una tarde de su niñez (1982) le llegó a su padre la noticia de que su hotel, el cuidado El Castell de Ciutat, uno de los más cálidos y primorosos del Pirineo catalán, que fundó su abuelo en 1973, había sido admitido en la cadena Relais Châteaux, algo así como entrar en el paraíso del mundo de la hostelería. En Escocia, este castillo en Inverlochy es un hotel para el relax que cuentan sus hoteles y restaurantes. Para entrar en el club, el establecimiento tiene que contar con la personalidad de la familia que lo lleve, además de ser el más reputado de la región. A los Relais- -dice Tàpies- -no se viene sólo a que te den un servicio; lo que el cliente busca es una experiencia, unas emociones, y aquí lo encuentra porque todos los que trabajan en ellos son unos apasionados de la profesión sea exquisita y tanto restaurantes como hoteles se someten, anualmente, a inspecciones anónimas realizadas por la cadena. Además, piden la opinión de los huéspedes mediante formularios, para ver si realmente se cumplen los requisitos de las cinco palabras que en francés empiezan con c y que son dogma de la casa: cortesía, charme (encanto) carácter, calma y cocina. El que un español sea ahora el presidente- -asegura Jaume Tàpies- -supone un paso importante para la internacionalización de esta asociación, que se ha convertido en una cadena de referencia mundial de pequeños hoteles, todos diferentes, con encanto, y de restaurantes de alto nivel. La clave del éxito está en la pasión que se pone en el trabajo, y yo he visto cómo disfrutaba mi familia con el hotel. Por eso el eslogan de la compañía es reinventar permanente- La ruta de la felicidad Fue el primer hotel español que formó parte de la prestigiosa cadena que nació en Francia en los años sesenta, para cubrir una ruta de lujo (conocida como la ruta de la felicidad la que iba de París a la Costa Azul, y para dar satisfacción hotelera a los exquisitos y exigentes viajeros que no se conformaban con dormir en cualquier sitio, sino sólo en un hotel de categoría. La cadena contó en un principio con siete hoteles en la ruta de lo que hoy es la nacional 7 de Francia. Primero tomó el nombre de Les Relais du Campagne relais significa posada de descanso, lugar donde antiguamente se comía y se cambiaban las caballerías) Para- Jaume Tàpies, orgulloso del arte de vivir que ofrece la cadena lelamente surgió otra asociación, la Châteaux- Hotêls (pura competencia) que se integró, en 1975, en lo que hoy es Relais Châteaux- Relais Gourmands, porque en 1972 decidieron incorporar a la cadena las mejores mesas del país (aunque no tuvieran hotel y que son 152 establecimientos en veinte países) cuya regla no escrita es que deben tener un nivel culinario mínimo equivalente a las dos estrellas Michelín. El brillo de todos los Relais se los dan las 300 estrellas Michelín con El requisito para entrar en la cadena es cumplir las cinco c cortesía, charme carácter, calma y cocina Atención exquisita Tàpies ha vivido de hotel toda su vida y se siente muy identificado con ese art du vivre tan peculiar de los Relais logrado a base de un cuidado y esmerado servicio, un carácter innovador en sus habitaciones y una sofisticada y buena cocina. Ningún Relais Chateaux puede contar con más de cien habitaciones, para que la atención al cliente