Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 2 2006 Los sábados de ABC 101 EL GUINDO MÓNICA F. ACEYTUNO EL MATRIMONIO ES UN POZO ara el matrimonio, el amor no es suficiente. El amor siempre me ha parecido como esas telas de araña que brillan en la hierba las mañanas de verano y que sostienen las gotas de rocío. Pero no pueden con el peso de un matrimonio. Una de las mejores definiciones sobre el matrimonio la escuché hace unos días de boca de un sacerdote con coleta y al menos cuatro pendientes en la oreja. Era irlandés. Y misionero en Suráfrica. Podría haber sido albañil o un cantante hippy desengañado, pero no dejaba de sonreír, como si todo lo que allí celebrábamos le hiciera gracia. Bajo un altar cubierto de cañas, con los monos rondando por los árboles, dijo con esa voz clara que tienen los curas cuando hablan al aire libre: El matrimonio es un pozo. Les voy a contar una historia Y mi sobrino Fernando tradujo perfectamente: Un rey iba Un rey iba caminando por la selva con su guardaespaldas, y se empeñó en cortar con un hacha una caña que sujetó con sus pies, por lo que perdió un dedo. Culpó de su torpeza al guardaespaldas y lo abandonó en un pozo, y siguió su camino. Pero lo apresaron unos caníbales. Estaban a punto de comérselo, cuando uno de ellos vio que le faltaba un dedo, que estaba impuro, por lo que le dejaron marchar. Buscó a su guardaespaldas para darle las gracias, y éste le dijo: gracias a su Majestad los caníbales no me vieron en el fondo del pozo Mi suegro asentía, con su sombrero de explorador, mientras mi suegra era incapaz de quitarse la cara de sorpresa que se le puso al ver que al final del camino por el que les llevábamos de paseo tan temprano, había un altar y un cura para volver a casarles y decirles: tienen ustedes mucho mérito: llevan cincuenta años dentro de un pozo. De mis suegros, he aprendido que nada hay más importante que la felicidad de los hijos. Esa mañana estaban más que felices: satisfechos, que es el regalo que reciben al cabo de los años los que jamás han pensado en ellos mismos. Siempre todo para los hijos. Y para los nietos. El más pequeño preguntó: Esto ¿qué quiere decir, que el abuelo y la abuela todavía se quieren? Sí, y que todavía se apoyan y se comprenden y se consuelan y se perdonan y se ayudan y... P Bambones, una murga con hinchada propia, como si se tratara de un equipo de fútbol Miles de cuerpos arden en las esquinas, en los bailes que sólo acaban al ver las primeras luces de cada mañana ción de Carnaval, junto con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Internacional pocos años después. Como parte de la renovación que se le quiere imprimir últimamente, este año se incorporará un nuevo concurso, La canción de la risa en el que participarán doce grupos que interpretarán sobre el escenario sus canciones, con el humor como elemento predominante. La justificación de esto se explica por el giro social que han tenido en los últimos tiempos las letras de las canciones de las murgas, muy pendientes de la agenda política y demasiado parecidas todas en su línea editorial. Eso ha traído cierto abandono del humor, que es lo que el nuevo concurso trata de recuperar. El Carnaval de Santa Cruz- -quizás el único capaz de rivalizar de verdad con el de Río de Janeiro- -atrae cada año un verdadero aluvión humano, no sólo desde cada rincón de las islas, sino también desde el resto de España. Es por eso por lo que la frecuencia de los aviones que aterrizan en Tenerife se ve aumentada notablemente por esta época, con los que viajan para conocerlo, los que vuelven para repetir la experiencia y los que- -Canarias es tierra de emigrantes, al fin y al cabo- -re- gresan para volver a sentir, al menos por unos días, la emoción de la patria chica que les vio nacer. Juegos de fechas Será la edición de este año un retorno de otro tipo, también. La de 2005 estuvo signada por una discusión de la que nadie pudo mantenerse al margen, cuando el ayuntamiento dispuso, por segundo año consecutivo, que el Entierro de la Sardina pasase del Miércoles de Ceniza, como era tradicional, al Viernes de Piñata. La resistencia de los chicharreros hizo que hubiera entonces dos entierros, uno oficial y otro alternativo, con claro triunfo para este último. Tras una pantomima en que la sardina fue secuestrada para evitar que su entierro fuera el viernes, las autoridades pudieron entonces ceder con elegancia y anunciar el retorno del Entierro a su día de siempre. Por eso, este año las lloronas volverán a su traje de viuda, se comerán las torrijas de rigor, se constituirá el solemne cortejo fúnebre y se volverá a recorrer la ciudad para decir adiós al Carnaval cuando se debe, el miércoles. Aunque falte, todavía, la propina de los bailes del fin de semana siguiente. Si es que a alguien le quedan aún fuerzas. La elección de la Reina siempre es espectacular Santa Cruz, Carnaval y mucho más Santa Cruz enloquece cada año para el Carnaval, pero no debería dejar de tenerse en cuenta que esta ciudad guarda, para el visitante más sosegado, una oferta cultural más que interesante. A cinco minutos de la plaza de la Candelaria, antigua Plaza Mayor y corazón de la vida chicharrera, el Museo de la Naturaleza y el Hombre promete un recorrido sobre la historia de cómo se formaron las siete Islas Afortunadas, tal el nombre que los antiguos griegos dieron a este rincón europeo en medio del Atlántico. Los amantes de la arquitectura encontrarán motivos para acercarse, no sólo por las construcciones coloniales que se ensayaron aquí al mismo tiempo que en Iberoamérica, sino también por el nuevo sello que imprimen al paisaje urbano las obras de nombres que hoy son marcas registradas, como los de Herzog DeMeuron y Santiago Calatrava. Tales han sido los cambios en la ciudad, que Tenerife se postulará como capital europea de la cultura, y guarda en Santa Cruz su carta mayor para lograrlo.