Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Los sábados de ABC SÁBADO 4 2 2006 ABC EL REGRESO DEL CABARET (Viene de la página anterior) frases que explican la llegada, aquí inadvertida, allí cómplice, del nazismo revelan el tragicómico torpedo político de este género: Esto pasará mire, conozco bien a los alemanes y no... en unos meses gano un poco más de dinero y me voy yo no podría vivir lejos de Berlín pues los judíos que hayan hecho algo que se vayan Bienvenidos al Kit Kat Klub J. I. GARCÍA GARZÓN Willkommen, bienvenues, welcome. Pasen y vean, el Kit Kat Klub abre sus puertas. El carnaval de los sueños rotos, de las ilusiones maltrechas y los monstruos acechantes se reanuda un día más en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid por tercera temporada consecutiva. Emcee, el maestro de ceremonias que encarna Armando Pita, da la bienvenida al público, que viaja en el túnel del tiempo hasta la Alemania de los años treinta. El espectáculo concebido por Sam Mendes y codirigido y coreografiado por Rob Marshall es de formidable contundencia escénica y de inquietante trasfondo moral; el final de la función es en este sentido sobrecogedor. Minuciosamente montado con los parámetros de calidad de sus versiones de Londres y Broadway, el Cabaret del Nuevo Alcalá es de primera categoría. En el plano interpretativo, Natalia Millán es una espléndida Sally Bowles, la cantante de un cabaret de mala muerte muy baqueteada por la vida y que, por un momento, cree que las cosas pueden cambiar. Literatura política Pocas obras habrán intentado describir en género musical- -y con tal éxito- -la emergencia de uno de los momentos más negros del hombre contemporáneo, como el montaje de 1966 de Masteroff que llevó Bob Fosse en 1972 al cine. Pero ésa es, redundantemente, la venganza última del cabaret, cuya arte moral para el sarcasmo risueño y la cruel interpretación cotidiana aún no había muerto al terminar la guerra en muchos de los sucesores del Schall und Rauch de Max Reinhardt. De hecho, el montaje fue un gesto de colegas para ayudar económicamente al decaído escritor Christoph Isherwood (1904- 1986) el guionista Joe Masteroff se rodeó de emigrados en Nueva York y la viuda de Kurt Weill, Lotte Lenya, fue la originaria Fräulein Schneider Cabaret viene de tasca en francés, de los platillos de picar que en ellos se compartían y donde, similarmente, los có- micos salpimentaban brevemente sus ensayos ante una concurrencia beoda y disipada, antes de intentar el escenario. Rodolphe Salís abrió el primero en 1880- Le Chat Noir de París- -pero desde el primero alemán, el Überbrettl de von Wolzogen, el Kabarett adquirió un distintivo carácter alemán, con variantes poético- literaria y satírico- política hasta el punto de que Kurt Weill ha sido probablemente su mayor autor musical, la cantante Ute Lemper es hoy su insigne apostol y, Cabaret la obra y el filme que identifican el género con Berlín. Pero el cabaret alemán na- La capital más identificada probablemente con un género y una sola canción nunca llegó en realidad a ver representada Cabaret ció en el sur, en Múnich y su eje cultural con Viena y Zürich (el Cabaret Voltaire de Hugo Ball) El distrito bohemio de Schwabing ha sido cuna literaria para Wedekind, Tucholsky, Brecht, Mehring o Kästner, con antros como el Elf Scharfrichter o el Simplicissmus donde Isadora Duncan se sintió espoleada y se desnudó sobre una mesa. En la esquina de la Motzstra e con la Kalckreuthstr. de Berlín, donde el barrio de Schöneberg se sumerge en el claroscuro noctámbulo del que era vecina Marlene Dietrich, se halla Eldorado el club donde el frustrado escri-