Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 SÁBADO 4 2 2006 ABC Cultura y espectáculos SIGLAS DE NACIÓN SERGI DORIA Fachada principal del Archivo Nacional de Cataluña, donde recalarán finalmente los papeles de Salamanca El regreso a Cataluña de los papeles de Salamanca ha puesto de relieve la importancia del Archivo Nacional de Cataluña, centro que conserva el rastro histórico de esta comunidad. Pero los papeles se verán antes en el Palau Moja de Barcelona, en una exposición que inaugura hoy Maragall ANC, la reserva de la memoria política catalana TEXTO: DAVID MORÁN FOTO: YOLANDA CARDO ntes de que la palabra nación apareciera en el Estatuto, ya afloró en las siglas de las infraestructuras culturales catalanas. Ejemplos: Arxiu Nacional de Catalunya (ANC) Orquestra de Barcelona i Catalunya (OBC) -que pasó a llamarse Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OSBNC) -Teatre Nacional de Catalunya (TNC) y Museu Nacional d Art de Catalunya (MNAC) En materia de inversiones culturales, a los gobiernos convergentes siempre les preocupó más el nombre que la cosa. La inclusión de la N en el que primero fue Museu d Art de Catalunya explica la reticencia nacionalista a que el Gobierno español entrará en el Patronato del museo, una actitud que bloqueó recursos y retrasó obras. Los equipamientos de la órbita socialista carecían de la N como el Centre de Cultura Contemporánia de Barcelona (CCCB) el Museu d Art Contemporani de Barcelona (MACBA) o el Lliure, otro portaaviones teatral que revela el pulso entre CiU desde la Generalitat y el PSC desde el Ayuntamiento. Una pugna que ahora parece haber finalizado al definir Cataluña como nación A BARCELONA. La restitución a Cataluña de la documentación incautada a la Generalitat republicana en 1939 ha alterado la plácida existencia del Archivo Nacional de Cataluña. Todas las miradas se dirigen ahora a ese moderno edificio que se alza a pocos metros de la carretera que une las poblaciones barcelonesas de Sant Cugat del Vallés y Mira- Sol, y en cuyo interior duermen desde el pasado martes las 500 cajas que salieron de Salamanca el pasado 19 de enero. Ideado por el arquitecto Josep Benedito i Rovira y con una superficie de más de 17.000 metros cuadrados, las seis plantas del centro archivístico se han ido poblando casi con la misma rapidez que la zona en la que está construido. La calma habitual con la que trabajan archiveros e historiadores se ha visto también rota por la constante visita de periodistas y un aluvión de llamadas para interesarse por los papeles. El centro, depositario de más de dos millones de documentos que comprenden diez siglos de historia de la comunidad autónoma, ha hecho honor esta semana a su principal razón de ser al recibir lo que el subdirector del Archivo, Ramón Alberch, calificó como la última pieza para completar el rompecabezas de la memoria histórica de la Generali- tat De hecho, la definición oficial señala el Archivo Nacional de Cataluña como la institución encargada de recoger, conservar y difundir el patrimonio documental de Cataluña, especialmente la documentación de la administración de la Generalitat por lo que la devolución de los documentos incautados tras la Guerra Civil viene a completar el esqueleto de un fondo documental, cuyo músculo se nutre de documentos relativos a la Administración local, instituciones, asociaciones, fundaciones, empresas y colecciones personales. Dos kilómetros de papeles A pesar de que los papeles recién llegados apenas representan unos 2.000 metros de estanterías respecto a los cerca de 42.000 totales, el fondo de la Generalitat de Cataluña es uno de los más representativos del centro, ya que recoge, atendiendo a criterios cronológicos, la documentación de la Segunda República (de 1931 a 1939) la producida en el exilio durante el franquismo (de 1939 a 1977) y la que se inició en 1977 con el restablecimiento del gobierno autonómico, y que abarca hasta la actualidad. De entre los documentos que hasta hace pocas semanas descansaban en el Archivo de la Guerra Civil de Salaman- ca, destacan, según apunta Eva Serra i Puig, responsable de la sección histórico- arqueológica del Institut d Estudis Catalans (IEC) todos aquellos relativos a la elaboración del Estatuto de la Generalitat republicana, material de Presidencia con cartas de Macià y Companys, y actuaciones y diligencias del gobierno catalán en los primeros pasos del franquismo Más importante es, según apunta Alberch, el testimonio jurídico que forman todos los documentos recuperados. Según los responsables del Archivo, el centro de Sant Cugat estará un poco más completo cuando se cumpla la segunda fase de devolución de los papeles de Salamanca y lleguen a Cataluña todos los documentos relativos a partidos políticos, sindicatos y particulares. De esto último van bien servidos los Fondos Personales del Archivo, en los que se conservan archivos de personalidades representativas de la sociedad catalana en ámbitos como la política (Prat de la Riba, Francesc Macià, Josep Maria de Porcioles, Ramón Trias Fargas) el pensamiento (Eugenio d Ors, Carles Riba, Maurici Serrahima) y el arte (Josep Mainar, Renart) El archivo, creado hace veinticinco años, conserva, además del fondo de la Generalitat, 500 fondos relativos a administraciones públicas, y los fondos de empresas nacionales y multinacionales como Siemens, La España Industrial S. A, Macosa, Castañer y La Compañía General de Tabacos de Filipinas. Especialmente relevante es la colección fotográfica y topográfica, con más de un millón y medio de imágenes, entre las que destacan las colecciones personales de Eugenio del Castillo y Frederic Cuyàs, un millón de planos y mapas y más de 250.000 carteles. Algunos de estos documentos y fotografías forman parte de los actos ideados por la organización del centro para celebrar el XXV aniversario de su creación, como es el caso de la exposición 70 años después: la Guerra Civil en el Archivo Nacional de Cataluña o la edición del libro Guerra y propaganda: fotografías del Comisariado de Propaganda de la Generalitat republicana A esta celebración se suma la exposición El retorno de los papeles de la Generalitat de Cataluña. La recuperación del archivo fragmentado en 1939 que se inaugura hoy en el Palau Moja de Barcelona. Para Alberch, la medida de alejar la muestra del Archivo Nacional de Cataluña para llevarla al centro de la capital catalana responde a la voluntad de facilitar el acceso a los ciudadanos.