Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 2 2006 Sociedad 59 Religión Un volumen recopila el conjunto de los textos cristianos a lo largo de la historia Aborda la relación problemática entre tradición cristiana y modernidad textos cristianos de Giovanni Maria Van (Cristiandad) reflexiona sobre su significación cultural, desde los orígenes al siglo XX J. B. MADRID. Desde los orígenes de la Biblia al paso al Tercer Milenio, los libros sobre Dios han ayudado a transformar la sociedad de los hombres, no sólo en Occidente, sino en todos los rincones de la Tierra. Por primera vez, un volumen Filología e historia de los textos cristianos: Bibliotheca divina de la editorial Cristiandad) recopila el conjunto de textos cristianos a lo largo de la historia. Su autor, Giovanni Maria Vian, ha estudiado durante años acerca de la interpretación de la Biblia en el judaísmo y el cristianismo antiguos. En Filología e historia de los textos cristianos el catedrático de Filología Patrística de la Universidad La Sapienza de Roma, recorre todos los libros que se mueven alrededor la Biblia y de la palabra de Dios. Se trata- -afirma el autor al inicio de la obra- -de la historia de la investigación acerca de una palabra, que escrita de inmediato, se consideró que estaba inspirada por Dios y, más aún, pronunciada por él. Una palabra que ya el primer cristianismo cree hecha carne en Jesús y que es más tarde escrita, casi encarnada también ella b Filología e historia de los problemática de la tradición cultural cristiana con la modernidad. En una visión panorámica de la historia de los textos cristianos, Giovanni Maria Vian se detiene en el recorrido de la tradición cristiana y sus influencias, internas y externas. Nacido en el tronco del judaísmo- -escribe- a su vez arraigado en el contexto semítico, pero después envuelto por una helenización profunda y por influencias orientales de diverso origen, el movimiento puesto en marcha por los creyentes en Jesús como Cristo se propaga rápidamente desde Judea hacia el mundo mediterráneo y hacia Oriente, y en griego lee y hace propias las Escrituras hebreas, como griega es la primera producción literaria cristiana Cristianismo como cultura Portada del libro de María Van dad a través de estos dos mil años de cristianismo. Desde los Evangelios y la interpretación de los padres de la Iglesia hasta finales del siglo XX, el autor se detiene especialmente en la antigüedad y la Edad Media. A partir de ahí, se denota el cambio surgido tras el humanismo y su concepción antropocentrista de la sociedad, contrapuesta con el teocentrismo de las culturas antiguas. Por primera vez, se dibuja una historia general de los textos cristianos y de su significado para la historia de la cultura, desde los orígenes a la actualidad, pasando por la confrontación con el judaísmo y el helenismo, el nacimiento de la filología cristiana con Orígenes, Eusebio y Jerónimo, la Edad Media entre el Oriente bizantino y el Occidente latino, el esplendor del humanismo, la gran erudición entre los siglos XVI y XVIII y la relación Tras la universalización del cristianismo llevada a cabo por el Imperio Romano, durante el primer milenio la literatura cristiana se difunde por Oriente y hacia Etiopía, llegando hasta las poblaciones eslavas del Este de Europa. Sin embargo, a partir de la Edad Moderna y, sobre todo, durante los siglos XIX y XX, dicha expansión se restringe, al tiempo que el movimiento ilustrado trata de atenuar la importancia de los textos cristianos. El autor se detiene resaltando la importancia del Concilio Vaticano II y su constitución Gaudim et Spes donde se afirma que hay una sustancial diferencia entre el mensaje cristiano y las diversas culturas en las que es difundido y a las que no puede unirse de forma exclusiva La dificultad para considerar el cristianismo como cultura se contraponía con la conciencia de los rasgos que afirman su importancia social desde los orígenes a la actualidad. En contrapartida, diversos informes elaborados por fundaciones afines al Gobierno (Cives y Alternativas, entre otros) han tratado de rebatir los argumentos que formulase Jaurés ante su hijo, calificando de intrusión de la Iglesia en la educación la existencia de estas clases en la escuela pública. En todo caso, sí parece claro que, un siglo después, la cuestión religiosa continúa siendo objeto de discusiones fogosas en España. Aunque todo parezca indicar que, en principio, la clase de Religión se mantendrá en el sistema educativo. Otra cosa- -nada baladí, por otro lado- -es saber cuál será su relevancia académica. Significación social La idea de esta investigación, iniciada en 1992, surgió tras constatar la inexistencia de un análisis reposado sobre el número y significación de los textos sobre Dios en la cultura humana, y su significación para la socie- nas religiosas. Si no estamos obligados a imitarlas, debemos, por lo menos, comprenderlas, para poder guardarles el respeto, las consideraciones y la tolerancia que les son debidas. Nadie será jamás delicado, fino, ni siquiera presentable sin nociones religiosas. Querido hijo: convéncete de lo que te digo: muchos tienen interés en que los demás desconozcan la religión; pero todo el mundo desea conocerla. En cuanto a la libertad de conciencia y otras cosas análogas, eso es vana palabrería que rechazan de ordinario los hechos y el sentido común. Muchos anti- católicos conocen por lo menos medianamente la religión; otros han recibido educación religiosa; su conducta prueba que han conservado toda su libertad. Además, no es preciso ser un genio para comprender que sólo son verdaderamente libres de no ser cristianos los que tienen facultad para serlo, pues, en caso contrario, la ignorancia les obliga a la irreligión. La cosa es muy clara: la libertad exige la facultad de poder obrar en sentido contrario. Te sorprenderá esta carta, pero precisa, hijo mío, que un padre diga siempre la verdad a su hijo. Ningún compromiso podría excusarme de esa obligación. Recibe, querido hijo, el abrazo de TU PADRE Benedicto XVI se reunirá con los jesuitas el próximo 22 de abril JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Benedicto XVI se reunirá con la Compañía de Jesús el próximo 22 de abril en la basílica de San Pedro con motivo del aniversario de la profesión de fe realizada por San Ignacio de Loyola y sus compañeros en Roma en 1541. El Papa dedicará un saludo a todos los jesuitas después de una misa que celebrará probablemente el cardenal Carlo Maria Martini, según adelantó ayer la agencia Ansa. Aunque naturalmente no podrán acudir los casi 20.000 jesuitas repartidos por el mundo entero, la basílica de San Pedro se convertirá ese día en la casa de la Compañía de Jesús para un encuentro filial con el Papa, preludio de la Congregación General ex- traordinaria del 2008, que elegirá al sucesor del prepósito general, PeterHans Kolvenbach, quien cumplirá entonces los 80 años. Como los jesuitas están celebrando el Año Jubilar de los centenarios de su fundador, San Ignacio de Loyola, y del patrón de las misiones, San Francisco Javier, el encuentro con el Papa tendrá un aire de fiesta y, a la vez, de estímulo para revitalizar su actividad según el espíritu de aquellos dos gigantes de la misión evangelizadora. Cargo vitalicio En medios vaticanos se respeta profundamente la decisión del padre Kolvenbach de dejar un cargo que fue siempre vitalicio hasta que su antece- sor, el padre Pedro Arrupe, se vio obligado a renunciar debido a la notable incapacidad causada por una embolia. El padre Kolvenbach puso su cargo a disposición del Papa ya en 1995, durante la Congregación General que incorporó las reformas necesarias para adaptarse al nuevo Código de Derecho Canónico, pero Juan Pablo II le pidió que continuase al frente por el bien de la Compañía de Jesús. Según fuentes vaticanas, el austero jesuita holandés volvió a pedir al Santo Padre, en ocasiones posteriores, que le permitiese retirarse, pero Juan Pablo II le invitó siempre a continuar en su puesto, al que ha seguido dedicándose con todas sus fuerzas. Después de la elección de Benedicto XVI, el padre Kolvenbach formuló la misma propuesta, que el Papa ha aceptado finalmente, pero solo para el 2008, en el marco de la Congregación General extraordinaria.