Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 2 2006 51 Expertos en trasplantes rechazan los bancos privados de células de cordón umbilical El FBI investiga al inspector de la NASA por ignorar quejas sobre la seguridad b Dieciséis empleados de la agen- cia espacial estadounidense acusan a Robert Cobb de tomar represaliar contra quienes denunciaban deficiencias M. GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Al menos 16 empleados han acusado al inspector general de la NASA, Robert Cobb, de ignorar las quejas e incluso tomar represalias. El declive de la agencia espacial, agravado por la tragedia del Columbia hace dos años, da especial relieve al hecho de que su mal funcionamiento estuviese siendo ignorado por el órgano encargado de vigilarlo. Las quejas por escrito de los empleados, acompañadas de material de apoyo, fueron entregadas a algunos miembros del Congreso, que las trasladaron al Consejo de Integridad y Eficiencia sobre el Comité de Integridad, vinculado al FBI. La noticia fue publicada ayer por el Washington Post, después de que el propio Cobb informó el martes a sus empleados en un e- mail de que está siendo investigado por ignorar quejas referentes a la seguridad del programa espacial. En entrevista con el rotativo, Cobb se ha limitado a decir que cooperará plenamente. Entre el variado abanico de quejas ignoradas durante los cuatro años que lleva en el cargo, para el que fue asignado directamente por el presidente Bush tras un año en la Casa Blanca, destaca, una procedente de las fuerzas aéreas. Las tabaqueras buscan estrategias para hacer frente a la ley antitabaco EFE El tercer fabricante de tabaco entra en la guerra de precios y los baja hasta un 33 Japan Tobacco rebaja 40 céntimos el paquete de Camel y 90 el de Winston b La tabacalera que comercializa Lucky Strike y Pall Mall bajará también sus precios durante los próximos días para poder competir con Altadis, Philip Morris y JTI G. ZANZA MADRID. Japan Tobacco International (JTI) el tercer fabricante de tabaco en el mundo, se sumó ayer a la guerra de precios existente en España desde la entrada en vigor de la ley antitabaco y el aumento de ventas de las marcas baratas. Portavoces de la compañía en España informaron que han solicitado al Comisionado para el Mercado de Tabacos autorización para rebajar entre 90 y 40 céntimos el precio de sus principales marcas. La publicación en el Boletín Oficial del Estado puede producirse hoy o el lunes. JTI rebajará el precio de Winston, duodécima cajetilla en ventas en el mercado español, un 32,7 pasando de venderse a 2,75 euros a 1,85. Camel, la quinta en ventas, pasará de 2,40 a 2 euros, un 16,6 de reducción. Asimismo, la multinacional ha fijado en 1,65 euros el precio de Gold Coast y Vantage, que antes costaban 2 y 1,30 euros. Como en el caso de Altadis y Philip Morris, la tabacalera renuncia de esta forma al tabaco barato, al situar su producto más barato en 1,65 y, de la misma forma, a trasladar al consumidor la última subida fiscal. La reducción del precio de Winston, al situarse al mismo que Fortuna, vuelve a dejar en situación complicada a la Solbes: No tenemos ninguna decisión adicional que tomar Tras conocerse la nueva bajada de precios del tabaco, el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, avanzó que en este momento no tenemos prevista ninguna decisión adicional que tomar en referencia a nuevas subidas de los valores que gravan los cigarrillos. Estanqueros, médicos, asociaciones de consumidores e, incluso, el Ministerio de Sanidad, han pedido a Solbes un nuevo incremento impositivo sobre el tabaco ya que los dos últimas no han tenido efecto alguno sobre las tabaqueras, que en vez de subir sus precios para compensar la elevación de la fiscalidad, lo han rebajado. El mismo jueves, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, aseguraba contar con el criterio y el buen hacer del Ministerio de Economía y Hacienda para arbitrar medidas para que las tabaqueras no consigan ese objetivo, que es ni más ni menos que seguir induciendo al consumo a los más jóvenes Salgado se mostró convencida de contar con su apoyo (de Solbes) para poner freno a esta situación hispanofrancesa Altadis, que podría volver a modificar sus precios. Esta última tabacalera ha realizado en el plazo de una semana dos modificaciones de precios, una al alza (para compensar el último incremento impositivo fijado por el Gobierno) y otra a la baja (para replicar a los precios de Philip Morris, que bajó el precio de Marlboro por debajo del de Fortuna) Habrá más bajadas de otras marcas La reducción de precios de JTI no será la última. British American Tobacco (BAT) prepara su estrategia para afrontar el nuevo escenario de recorte de precios en el mercado de tabaco. La compañía, que comercializa en España marcas como Lucky Strike, Pall Mall o Dunhill, intenta adoptar la mejor posición comercial para garantizar su competitividad y rentabilidad ante las alzas fiscales y la ley antitabaco, según Europa Press. Las asociaciones de consumidores criticaron ayer la nueva rebaja de precios. La Organización de Consumidores y Usuarios acusó a Philip Morris, Altadis y Japan Tobacco International de boicotear la ley antitabaco que está en vigor desde hace un mes y de saltarse las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud al bajar sus precios. Las nuevas políticas comerciales que están adoptando las tabaqueras son un boicot a la ley antitabaco y deberían replanteárselas señaló una portavoz de la organización, para quien la decisión de las tabacaleras supondrá que muchos jóvenes se incorporen al hábito de fumar. El caso Columbia Oficiales de esta institución estaban a cargo del lanzamiento del trasbordador en Cabo Cañaveral en 2002 cuando descubrieron que el sistema de seguridad relacionado con la destrucción de la nave no estaba funcionando. Ante ello decidieron encender la luz roja que ordena abortar el lanzamiento bruscamente, lo que puede causar daños importantes. Los controladores fueron retirados por su superior, que autorizó el lanzamiento sin que los ingenieros de la NASA supieran siquiera que había un problema. Deja que se ocupen de ello las Fuerzas Aéreas dijo el inspector general al dar carpetazo al asunto. En otra de las quejas reprimidas, uno de los 200 empleados de Cobb intentaba averiguar por qué se habían anulado los fondos para reparar las torres de lanzamiento, plataformas y otra infraestructura, tan sólo unas semanas antes de que el Columbia se desintegrarse al volver a la atmósfera.