Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 2 2006 Espectáculos 63 VIERNES DE ESTRENO Una rosa de Francia Gutiérrez Aragón y su ágil hulahop España- Cuba, 100 m. Director: Manuel Gutiérrez Aragón Intérpretes: Jorge Perugorría, Álex González E. RODRÍGUEZ MARCHANTE D El director, junto a los actores Álex González, Ana de Armas y Jorge Perugorría, ayer en Madrid IGNACIO GIL Una rosa de Francia una historia de amor y aventuras ambientada en Cuba SUSANA GAVIÑA MADRID. Manuel Gutiérrez Aragón estrena mañana Una rosa de Francia película con la que vuelve de nuevo sus ojos a su muy amada Cuba (tierra de donde procede parte de su familia) como ya hiciera en 1997 con Cosas que dejé en La Habana Según el cineasta, la de ahora representa el reverso de la moneda. En la primera, se trataba de un cubano que viajaba a España; y ahora, el protagonista es un español en Cuba Coguionista junto a Senel Paz, Gutiérrez Aragón, tras su último filme La vida que te espera ha querido sumergirse en una historia sencilla de amor y aventuras, aunque luego tenga algu- nas dobleces y recovecos explica. La trama se desarrolla en la Cuba de los años 50, y gira alrededor de tres personajes principales: Simón, un pirata que comercia con seres humanos; Andrés, su amigo pero que comete el error de enamorarse de la protegida de Simón, Marie, con la que pretende escaparse. El cineasta también ha querido recurrir aquí a algunos de los actores que le acompañaron en el anterior filme de aires cubanos como es el caso de Jorge Perugorría, para el que escribió el personaje de Simón: Es uno de esos malos atrayentes. Perverso, moralmente reprochable pero seductor Para el papel del joven héroe seleccionó a Álex González. La película se ve desde su punto de vista, y lo elegí porque aportaba ese lado de inocencia La debutante Ana de Armas- -tuvo que dejar la Escuela de Arte Dramático durante un año para participar en el proyecto- -es quien da vida a Marie, una especie de Lolita de labios carnosos que llena la pantalla de sensualidad. Destinada a ser vendida en matrimonio, su sueño es llegar a Nueva York. Acompañados por la presencia de Broselianda Hernández, en el papel de la Madame, se teje, a través de una narración escueta una historia de amistad, amor, y traición, salpicada por el color y los sonidos de la tierra caribeña. efinitivamente, Manuel Gutiérrez Aragón tiene mucha más cintura de la que aparenta. De la sórdida y oscura película anterior La vida que te espera da un salto mortal- -en realidad, vital- -a esta llena de color y de música, aventuras y melodramas, tropical de arriba a abajo, la contraportada de aquella otra que tituló Cosas que dejé en La Habana y narrada con esa ambición irreal y romántica de lo episódico entre neblinas de sobremesa. Los personajes parecen sacados a empujones de la literatura entre tribulaciones de Álvaro Mutis y su Gaviero, y los parajes y situaciones tienen esa mezcla de aroma de la ensoñación y lo falso. Marinos, contrabandistas, madamas, jóvenes soñadores, prostitutas vírgenes, pasiones desordenadas como la trastienda de un buhonero, oropeles y baratijas que relucen al sol y al trasluz del ron... Una versión cromada (de cromo antiguo) de alguna novela no escrita por Hemingway (un Tener y no tener con el verbo cambiado y el filtro de fotonovela) Cuando Perugorría es un acierto, a cualquier película le nacen asas; y aquí, Perugorría, está en su salsa con ese personaje atractivo y canalla, con sensibilidad y sin escrúpulos. Álex González Segundo asalto pelea con él con garra, y la joven Ana de Armas es la encargada de merendarse cada una de sus escenas ante el asombro de cualquier ojo medianamente educado. Todo sorprendente. Todo. Pero lo que más, la cintura de Gutiérrez Aragón.