Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Espectáculos VIERNES 3 2 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO REESE WITHERSPOON actriz Cada película es como lanzar los dados al aire Tras arrasar en los premios de la Asociación de Actores y obtener el Globo de Oro por la película En la cuerda floja esta belleza angelical es una de las candidatas para ganar el Oscar a la Mejor Actriz por su interpretación de la mujer del mítico cantante de country Johnny Cash FABIÁN W. WAINTAL LOS ÁNGELES. Basada en la verdadera historia de Johnny Cash, Reese canta por primera vez en cine En la cuerda floja Ella interpreta a June Carter- Cash, la mujer que tanto influyó en el destino de Johnny al rescatarlo de las drogas. Reese tiene los pies sobre la tierra y esquiva la fama diciendo que cada evento, a su debido tiempo Le interesa que el público vea la película y admite como excitante y halagador que la consideren para el Oscar. ¿Cree que se ha reconocido su sacrificio para cantar y actuar? -Es imposible emular a June Carter y lo mismo ocurre con Johnny Cash. Pero entrenamos durante cinco meses y medio, tocando instrumentos y grabando el álbum. Trabajamos seis horas por día durante todos esos días. No se puede decir que no lo intentamos. -Muchas jóvenes la van a tomar como un ejemplo después de tanto reconocimiento? ¿Sus papeles tienen que ver con esa responsabilidad? -Sí. Yo siento la presión. Y mi representante siente la misma presión. Desde que me convertí en madre siento la responsabilidad de ser un ejemplo. Es algo natural que llega con la maternidad. Desde el momento en que salió de mi cuerpo me dí cuenta de que esta personita iba a verme con otros ojos. Mejor que actúe mejor pensé. Lo tomo como una gran responsabilidad y es cierto que influye en mis decisiones. ¿Cree en el destino? -Nunca hubiera pensado que alguien que se crió en Nashville (Tenesee) hubiese llegado a ocupar este lugar. Ciertas cosas están fuera del alcance de nuestras manos. Hay resultados detrás de las elecciones Casi me y de las acciones que ahogo tomamos, pero el descuando tenía tino tiene mucho que cuatro años. ver. Si gana el Oscar, Sentía que Reese festejará tamme hundía bién su treinta cumen el fondo pleaños. Ella se crió en un ambiente completamente alejado de Hollywood, en Alemania, mientras su padre, el cirujano Dr. John Witherspoon, operaba como teniente coronel en la reserva del Ejército norteamericano. Cuando retornaron a la cuna del country (Nashville, Tennessee) comenzó a aprovechar su belleza, trabajando como modelo desde los 7 años. A los 11 ganó el concurso de talentos interestatal Ten- State Talent Fair y tres años después consiguió su primer papel en el cine, con The Man in the moon Al terminar los estudios secundarios, se inscribió en la Universidad de Stanford. Pero aparcó los estudios para actuar en Freeway con Kiefer Sutherland, y Fear con Mark Wahlberg. Conoció al amor de su vida, el actor Ryan Phillippe. con quien tiene dos hijos Ava (6 años) y Deacon (3) Fueron compañeros de trabajo en la película Cruel intentions Incluso el último domingo de enero compartieron el placer de festejar el premio de la Asociación de Actores por duplicado, cuando él también fue premiado por Crash ¿Cómo explica que todo lo que toque (o cante) lo convierta en éxito? -Pura suerte. Me siento una persona con suerte. Cada película es como lanzar los dados al aire. Solo espero que le guste a la gente. Por eso trato de concentrarme muchísimo en hacer cine de calidad, mucho más que en cantidad. Trato que aquellas películas con las que conecto valgan la pena ver. ¿El destino en la vida personal también llenó sus expectativas? -Definitivamente creo que estaba destinada a conocer a mi esposo. Siento que tuve suerte de haberlo conocido. Es mi mejor amigo, de verdad. Nos llevamos muy bien, aunque a veces me pregunto cómo lo logramos. Realmente creo que nacimos para estar el uno con el otro. ¿Habla con él de Hollywwod? -Puede ser difícil de creer, pero con Ryan (Phillippe) casi nunca hablamos del negocio del espectáculo. Tenemos otros temas; nos importan más los chicos. Discutimos quién se va a ocupar de algo, cuándo y dónde; sobre nuestras madres, si van a venir o nos acordamos de llamarlas. Ese tipo de cosas. La vida tiene otra prioridad en casa. ¿Cuál es la locura más grande que ha cometido por amor? -Crucé volando el país entero para ver a Ryan (aunque apenas lo conocía por teléfono) durante dos meses. Todo el tiempo me preguntaba: ¿Por qué estoy haciendo esto? Me pasaba los días llamando a mi madre y comentándole lo loca que me sentía. Pero todo funcionó bien. Una sabe en el fondo del corazón si alguien es la persona correcta. Y yo lo sabía. ¿Hay algún momento en la vida que le haya marcado? -Casi me ahogo, una vez, cuando te- nía cuatro años. Estaba de campamento, en una piscina, y me acuerdo que me hundía, en el fondo, pensando que nadie iba a rescatarme. Por eso hoy mis hijos no van a ningún campamento con piscina. No está bien. Ni creo que le hayan dicho lo que realmente pasó a mi madre: Está todo bien. A su hija le encanta nadar (riéndose) Desde entonces me concentré muy bien, en mis clases de nata Trato de no ción. Y me aseguro leer revistas que mis hijos tengan muchísimas lecciones porque a de natación. Tengo coveces mo siete candados en publican las puertas de mi procosas que pia piscina y hay una alarma por si alguien hieren abre la puerta. No es ningún chiste para mí. Es demasiado peligroso. -Más allá de los premios, ¿qué le ha iluminado la vida? -El nacimiento de mis hijos. Es increíble. Te cambian la vida por completo. ¿Qué peso tiene la fama en su vida familiar? -Trato de ocuparme primero de mis hijos, arreglando ciertos temas como la escuela y comprobando que todo está bien con sus vidas. Si los hijos son felices, los padres son felices. Una vez que lo logro, es mucho más fácil seguir con mi propia vida. Mi hija empezó la escuela este año. Y me tomé unos meses de vacaciones para estar juntas. Sabía que ella iba a estar bien, pero yo no. ¿Quiere decir que la maternidad le está alejando del cine? -Quiero decir que tengo que pensarlo muy bien antes de aceptar una nueva película. Tiene que ser muy buena para que me aleje de la ciudad. Me gusta vivir en Los Ángeles. Yo siento que ayudo a filmar una película que después va a ver el resto del mundo. Creo que existe un mundo del espectáculo aparte. La gente sabe lo que hace y viene haciéndolo por años y años; es como una familia. Me gusta ser una chica del cine de Los Ángeles. -Es admirable que usted no se haya subido a las nubes de la arrogancia y al don de grandeza. ¿Cómo lo ha logrado? -Por ejemplo, trato de no leer las revistas sensacionalistas porque a veces publican cosas que hieren y no le veo el sentido de arruinarme el día. Vuelco la mirada a otros temas más importantes, sin pensar en tonterías.