Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 2 2006 Espectáculos 59 FLAMENCO Festival Caja Madrid (I y II) Cante; M. Poveda. Guitarra Chicuelo. Palmas: L. Cantarote y C. Grilo. Guitarra: M. Sanlúcar. Segunda guitarra: S. Lara. Cante: C. Grilo. Percusión: T. di Geraldo y J. Aguilar. Fecha: 31- 1- 05 Cante: Chano Lobato, La Macanita y Calixto Sánchez. Guitarras: Pepe Habichuela, Juan Diego y Manolo Franco. Palmas: Chicharito y Gregorio Parrilla. Lugar: Teatro Albéniz. Fecha: 1- 2- 06. CLÁSICA Ciclo de la OCNE Obras de Schönberg, Stravinski, Verdi y Szymanowski. Int. Orq. y Coro Nacionales. Dir. J. R. Encinar. Solistas: L. Álvarez (narrador) y P. Lindskog (tenor) Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. Fecha: 27- 1- 05 TRADICIÓN Y EVOLUCIÓN MANUEL RÍOS RUIZ ENCINAR RESUELVE DIFICULTADES ANTONIO IGLESIAS E l primer programa del XVI Festival Flamenco Caja Madrid se caracterizó por presentar, en una primera parte, la tradición más patente, y en la segunda las posibilidades de evolución del género mediante la creatividad de la guitarra, ofreciendo un panorama bien representativo del estado actual de la música flamenca. La tradición estuvo representada por el cante del catalán Miguel Poveda, que se ha convertido en un puntal de la gama estilística, junto a la sonanta brillante y ajustada de Chicuelo, otro artífice catalán que ya se puede considerar maestro en su arte pese a su juventud. Poveda dio cuenta de un amplio repertorio. Para templarse escogió el cante por alegrías, interpretando una sarta de coplas clásicas. Seguidamente saboreó los aires malacitanos con cierto regusto en retornear los tercios. A continuación se adentró en el mundo y las formas de la soleares de distintas comarcas, para pasar a los tarantos, palo que domina con sobrada maestría. Después, tientos y tangos engarzados, unos fragmentos de canciones españolas célebres abulereadas- -quizás sobró este tema, por apartase de la línea general del recital- -y enjundiosas bulerías. Es un artista que ha asumido diversas escuelas e influencias personales, pero siempre intentando injertarle originalidad a su decir Y en la segunda parte llegó la evolución flamenca creativa. Manolo Sanlúcar es el guitarrista compositor que más viene arriesgando en su arte. Inmenso en una fuerte voluntad creativa desde las bases primigenias de la música andaluza por antonomasia, de cuyo dominio ha dado ejemplos preclaros. A partir de los años ochenta, su obra inició una tendencia a la evolución, que pasando por Ruiseñor y trino Medea Aljibe Tauromagia Locura de brisa y trino y otras partituras, le ha situado como el maestro de la música coetánea de su tierra. C Miguel Poveda, durante un concierto cando reaños y sabiduría desde sus casi ochenta años de edad, ofreció su acostumbrad lección magistral: tangos, alegrías- -intercalando la legendaria cantiña de Las Mirris- y una tanda festera en las que entonó por bulerías desde malagueñas a cartageneras, en un alarde compás, para rematar cantándose y bailándose un rumba, todo ello junto a la guitarra jonda de Pepe Habichuela. La actuación de Chano Lobato puede adjetivarse de verdaderamente espléndida y, a la par emocionante por lo emotiva. Y así lo percibió el respetable, que le ovacionó cerradamente. La Macanita representaba en el cartel a Jerez de la Frontera. Y como siempre en su cuna flamenca cifró su cantes, muy bien acompañad a por el joven tocar Juan Diego. Sus tientos y tangos, sus soleares, sus siguiriyas y sus bulerías bailadas, en las que mezcló las coplas traABC dicionales con las canciones aflamencadas, dieron razón sobrada de su calidad artística, para finalizar entre grandes aplausos con un fin de fiesta, en el Chicharito y Gregorio Parrilla, hicieron sus acostumbrados replantes buleaeros. Y Calixto Sánchez y Manolo Franco, con sus respectivas sevillanías, pusieron broche triunfal al espectáculo, con una gama de estilos que fueron desde las alegrías a las chuflas, pasando por las malagueñas, por aires de ida y vuelta, por las soleares, por los tientos y tangos, en una noche de inspiración conjunta, especialmente en la interpretación de poemas machadianos y del más popular romance villaloniado. La afición madrileña les tributó una ovación cerrada y larga. No era para menos. Quedó demostrado que el tan glosado triángulo mágico del flamenco, mantiene su vigencia con toda su razón y sazón. Lluís Llach anuncia su retirada para la primavera de 2007 ABC BARCELONA. Lluís Llach anunció ayer su retirada para la primavera de 2007, coincidiendo con el 40 aniversario de su primera actuación, aunque no será una jubilación absoluta ya que durante algún tiempo dará algunos recitales en solitario, sin su grupo de músicos, acompañado de su piano, informa Efe. El cantautor catalán hizo este anuncio durante la presentación de su nuevo espectáculo, i. que ofrecerá del 17 al 26 de febrero en la sala Apolo de Barcelona, y en el que interpretará nuevas canciones y otras ya conocidas, aunque con arreglos más acústicos, y acompañado por una banda de músicos. Nacido el 7 de mayo de 1948, Llach, que subió por primera vez a un escena- Tres comarcas cantaoras La organización del festival madrileño ha tenido a bien y muy acertadamente, rendir en una de las funciones pleitesía a las tres comarcas cantaoras, que se consideran forman el triángulo mágico del flamenco, las de Cádiz y los puertos, Jerez y Sevilla, por lo que su contenido resultó, además de brillante, muy variado estilísticamente. La gaditanía corrió a cargo del decano del cante actual: Chano Lobato, que tras recibir el trofeo Calle de Alcalá, sa- rio el 22 de marzo de 1967 en Terrassa (Barcelona) ha aseverado que el anuncio de su retirada no responde a ningún tipo de crisis creativa sino que quiero administrar de otra manera la última etapa de mi vida Lo hago- -argumentó- -porque creo que hay otra manera de vivir (al margen de la música) quiero descubrir nuevas cosas y si durante un tiempo seguiré dando recitales (acompañado de su piano) es para hacer menos doloroso el hecho de dejar la música. Mi trabajo de cantautor ha acabado Antes de su retirada, Llach ha dibujado una amplia geografía de trabajo que incluye, entre otros proyectos, los conciertos de la sala Apolo o la grabación de la música de la película dedicada al anarquista Salvador Puig Antich. on un programa erizado de dificultades (no sería la mínima el repaso de obras harto complejas) José Ramón Encinar, resolvió la velada con un magnífico criterio, musical ante todo, notoriamente estudiadas a fondo, sereno y mandando con eficacia a los excelentes profesores y voces de la OCNE. Su versión de la Tercera sinfonía, en Sí bemol mayor, para tenor, coro y orquesta, Op. 27 del polaco Karol Szymanowski, que cerraba esta sesión, resultó de meridiana claridad con su incisión general en sus románticos contornos y apuntes impresionistas, más que por una yuxtaposición de planos por giros de gustado sabor francés y su movimiento tan al lado de lo pictórico. Felices en su entrega ante el seguro mando, los frecuentes soli que centro, con elogio, en los desarrollados por el excelente concertino, subrayan el subtítulo de la página como Canto de la noche En su transcurso aparece la voz de un tenor, en esta ocasión confiada al sueco Pär Lindskog, de límpida emisión, timbre muy grato, ratificando un contenido poético de sesgo romanticista. El Coro Nacional subió la valoración del concierto en Szymanowski porque en la Sinfonía de los salmos de Stravinski, si bien quizá lo hallé con menos fuerza o convicción en general y dentro de un sentido comparativo con la brillante labor de sus hermanos instrumentistas. Excelente Luis Álvarez como narrador en Un superviviente en Varsovia de Arnold Schönberg, al que no hacía falta la amplificación, por su caudal e intencionalidades acertadas. Muy bien la colaboración del coro masculino y perfecciones de Encinar, en este sabio ejemplo dodecafónico del jefe de la Escuela de Viena. Y así como esta breve obra abría el tan complejo programa. La parte segunda se iniciaba con un momento a capella de Verdi, Laudi alla Vergine Maria corto momento en el cual las voces femeninas, las exigidas por la partitura, rebajaron un algo su perfección general. Sesión interesantísima pues, magnífica la labor de Encinar, contando con la preparación de Mireia Barrea (titular del Coro Nacional) que saludaría al final.