Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura VIERNES 3 2 2006 ABC MAÑANA, EN ABCD LAS ARTES Y LAS LETRAS Aniversario Arco 06 Prensa y poder www. abc. es abcd Panorámica La Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid cumple veinticinco años, un buen momento para hacer balance. El paseo por este cuarto de siglo de ARCO, que ha modificado el paisaje artístico español, arroja un saldo positivo La herencia viva de Rudyard Kipling 70 años después Los libros de Rudyard Kipling siguen cautivando por su frescura y viveza setenta años después de la muerte del escritor. La clave, viajes y aventuras. Una fórmula por la que no pasa el tiempo Arte austriaco contemporáneo, más allá del vals Austria es el país invitado de la edición con la que ARCO celebra su 25 aniversario. Los centroeuropeos lo aprovechan para desempolvarse la tradición y mostrar su perfil más contemporáneo Buenas noches y buena suerte un asunto de principios ¿Deben los medios de comunicación mantener un compromiso moral con la sociedad? La última película de George Clooney se plantea ésta y otras preguntas de fácil respuesta pero ardua aplicación Bastante más que la patria del genial Mozart Al hilo de la presencia de Austria como país invitado en la XXV edición de ARCO, ABCD ofrece una panorámica sobre su creación musical reciente. Porque Austria es más que la patria de Mozart El Guggenheim celebra el centenario de David Smith con una gran retrospectiva Reúne 120 esculturas y 41 dibujos del que para muchos es el mejor escultor de su generación b No sé nada que tú no sepas, si sigues el camino de mi proceso creativo verás lo que yo veo Así explicaba su trabajo David Smith (1906- 1965) MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Su obra, como su vida, se vio truncada por una muerte prematura que le llegó repentinamente en un accidente de coche cuando estaba en su madurez artística. Desde hoy, en el centenario de su nacimiento, el museo que más le apoyó en vida ofrece a los visitantes la oportunidad de recorrer esa ruta artística que le convirtió en un mito del siglo XX. El camino a descubrir comienza en la sala de entrada del mítico edificio que diseñara Frank Lloyd Wright para el Museo Guggenheim. Como la obra, serpentea rotonda arriba, empezando con las esculturas más pequeñas e íntimas que hiciese en coral durante su primera etapa, cuando pasó un año en las Islas Vírgenes, para acabar abriéndose en la sala más alta con sus obras de mayor tamaño realizadas en acero poco antes de que se truncase su vida en una carretera de Vermont. Hay una perfecta correspondencia entre el paisaje de este edificio y el de la obra de David Smith admiraba la comisaria, Carmen Giménez, mirando hacia arriba. La luz que entra por la cúpula del museo ha impedido que los 41 dibujos del artista acompañen a las Carmen Giménez se quedó sin habla al conocer la pérdida del serra Carmen Giménez aprieta los labios cuando se le pregunta cuál fue su reacción al saber que se había perdido la escultura que ella misma encargó a Richard Serra siendo directora del Centro de Arte Reina Sofía. Sin palabras dice al fin, me quedé sin habla Fue ella quien tuvo que comunicar la noticia al artista, que, según Carmen Giménez, aceptó la noticia de forma muy positiva, porque le tiene mucho cariño a España, y en especial a Bilbao Su único interés, dice, es que se vea la escultura Ella confía en que se recuperará la obra perdida. David Smith, con su obra Australia en el exterior de su casa en Bolton Landing (Nueva York) en 1951 gracias a la influencia de Picasso y Julio González, que en ese momento experimentaban con el hierro soldado. El estadounidense, que había trabajado a los 19 años como soldador en una fábrica de Ohio, se convirtió en el mejor alumno de los cubistas europeos y en introductor de las esculturas en metal dentro del nuevo continente, donde su trabajo resultó revolucionaria e influyó a varias generaciones. Es así como las frágiles piezas de su juventud, que muestran figuras reclinadas, danzarinas y pájaros, se van transformando a medida que se sube la rampa de la rotonda del Guggenheim en sólidas esculturas que narran la sexualidad, la violencia y hasta sus protestas antibélicas, para acabar en obras mastodónticas cargadas de simbolismo. En las últimas plantas apare- THE ESTATE OF DAVID SMITH esculturas en la rotonda, por lo que se han acomodado en una de las salas. Smith era un dibujante prolífico, con una media de 400 dibujos al año, sin que se sepa si estaban hechos antes o después de la escultura, como él mismo decía no saber si pintaba esculturas o pintaba cuadros con volumen. El genio estadounidense nacido en Indiana, pero educado en Ohio, se encontró con los metales que dominarían su obra ce la rueda, que empieza a obsesionarle en su serie de Tranktoten, parece rodar con Voltri y en Wagon es como si saliera de la mina. En estas obras inspiradas por los materiales que encontró en una factoría abandonada de Italia, donde se produjo su mayor efervescencia artística deja cierto desconsuelo en el visitante, no sólo porque ha llegado al final de esta bellísima exploración de formas y volúmenes, sino porque las inmensas ruedas se antojan cuando se piensa en la trágica muerte del artista. Las 120 esculturas, procedentes de 24 museos y 41 colecciones privadas, que conforman David Smith: un centenario no verán Europa. Sólo la mitad llegará al Pompidou de París el 14 de junio. Una selección aún menor pasará a la Tate Modern de Londres a final de octubre.