Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 2 2006 49 Una directiva europea impedirá el uso privado de células de cordón umbilical RELIGIÓN Kolvenbach anuncia su retiro como general de los jesuitas en enero de 2008 Es la segunda renuncia en la historia de la Compañía, tras la de Pedro Arrupe b La Compañía convoca una Congregación General para abordar la crisis vocacional de los jesuitas y el papel que deben jugar en el presente y futuro de la Iglesia JESÚS BASTANTE MADRID. El prepósito general de la Compañía de Jesús, el holandés Peter- Hans Kolvenbach, anunció ayer la convocatoria de una Congregación General extraordinaria, la número 35 en la historia de los jesuitas, que tendrá lugar el 5 de enero de 2008 en Roma y en la que el máximo dirigente de esta congregación dimitirá en sus funciones. Tradicionalmente, el cargo de general de los jesuitas es vitalicio. De hecho, se trata de la segunda dimisión de un general en los casi cinco siglos de existencia de la Compañía de Jesús, tras la protagonizada por el bilbaíno Pedro Arrupe, quien dimitió el 3 de septiembre de 1983 tras sufrir una embolia que le imposibilitó para ejercer su cargo. Su sucesor fue, precisamente, Kolvenbach. En una carta dirigida a todos los jesuitas, en la que ha presentado los resultados de la reunión de Superiores Mayores celebrada en Loyola el pasado mes de diciembre, el padre Kolvenbach afirma que tras haber obtenido el consentimiento de Su Santidad Benedicto XVI y recibir el parecer unánime de los provinciales de la Compañía, ha decidido que debe reunirse una Congregación General para poder proveer al gobierno supremo de la Compañía PACO ALONSO PETER- HANS KOLVENBACH Prepósito general de la Compañía de Jesús Rechazo de nuevas aguas subterráneas El borrador del texto que introduce cambios a la Ley de Aguas incluye otra novedad. Y es que ya no se podrán pedir autorizaciones para investigación de aguas subterráneas con el fin de determinar la existencia de caudales aprovechables. El artículo 74 de la Ley de Aguas, que recogía esta posibilidad con sus pertinentes cautelas, queda derogado en el nuevo texto. Preguntado por esta cuestión, Julio Barea dice que es importante investigar y saber dónde hay más agua. El problema no es que haya más aprovechamientos subterráneos, sino cómo se gestionen, porque también se pueden destinar a usos ambientales o si se explotan permitir la recuperación de otro acuífero. Columna discreta de la Iglesia JUAN VICENTE BOO ROMA. Muchas horas antes de que amanezca en Roma, el Padre Kolvenbach se levanta para hacer oración y celebrar pausadamente la misa según el largo rito oriental, en el que fue ordenado sacerdote en Líbano en 1961. Después desayuna y, a las seis de la mañana, empieza a trabajar en la habitación más austera de la Ciudad Eterna ante una mesa vacía en la que confluyen papeles de todos los rincones del mundo. Pocas personas en Roma llevan sobre sus hombros una responsabilidad como la de este misionero enjuto y sobrio, Superior General de unos veinte mil jesuitas repartidos desde las universidades más prestigiosas del Primer Mundo hasta los peores arrabales del Tercero y del Cuarto. Desde 1983- -cuando le sorprendió la elección, pues no tenía experiencia de Roma- -es una de las personas más informadas del planeta- -en extensión y en profundidad- -pues llegó con una experiencia de 25 años en Medio Oriente, un gran conocimiento del Islam, y un asombroso dominio de idiomas: holandés, alemán, inglés, francés (uno de sus favoritos) español (con acento alemán) italiano y árabe, además del griego y del latín. Es un intelectual en toda regla al que nadie prestaría atención: un sacerdote que camina llevando su cartera y metido en sus pensamientos, que prefiere el tren al avión, y que no se hace notar. Y, sin embargo, escribe mas de 15.000 cartas al año en una tarea de gobierno que ha dejado atrás casi todas las voces disonantes, logró recuperar la confianza de Juan Pablo II- -en 1987 dirigió los ejercicios espirituales a toda la Curia romana- y cuenta con el aprecio de Benedicto XVI. Kolvenbach es miembro de dos Congregaciones vaticanas, la de Evangelización de los Pueblos y la de Vida Consagrada, aparte de consultor en la de Iglesias Orientales y participante en todos los Sínodos de Obispos. Es una columna, discreta, de la Iglesia universal. Crisis vocacional En la misiva, resalta que, de acuerdo a las constituciones dictadas por San Ignacio de Loyola en 1541, hay cosas muy difíciles que afectan a todo el cuerpo de la Compañía lo que justifica la convocatoria de la Congregación General, en la que además- -como adelantó ABC el pasado diciembre- -los presentes habrán de abordar la crisis vocacional de los jesuitas y el papel que deben jugar en el presente y futuro de la Iglesia. La decisión del general de la Compañía de Jesús se produce en el Año Jubilar de los jesuitas, cuando se celebran los centenarios de San Ignacio (fundador de la Compañía) San Francisco Javier (patrón de las misiones) y el beato Pedro Fabro. Kolvenbach finaliza su carta pidiendo a todos los jesuitas que todo sea como conviene para su mayor servicio, alabanza y gloria logistas se considera que las modificaciones que se hacen a la Ley de Aguas no se ajustan a la Directiva Marco del Agua, pues sólo se tiene en cuenta la cantidad de agua y no la calidad, palabra que sólo aparece tres veces en los 18 folios del borrador. En cambio, la palabra explotación aparece decenas de veces. Esto es muy grave- -dice Barea- -porque los acuíferos son nuestras reservas futuras de agua y las estamos fulminando. Todavía en la costa están las desaladoras, pero en el interior qué vamos a desalar, ¿el aire? La Congregación General es el órgano supremo de gobierno de la Compañía de Jesús y no se convoca, como en el resto de órdenes religiosas, periódicamente, sino a la muerte del prepósito general o para tratar de asuntos de especial importancia. En estas reuniones se pueden adoptar de- cretos de valor universal y perpetuos, que sólo pueden ser modificados por otra Congregación General. En la misma, participan el prepósito general, los consejos generales y representantes de las 86 provincias que tiene la Compañía de Jesús por todo el mundo.