Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LAS CARICATURAS DE LA DISCORDIA VIERNES 3 2 2006 ABC ¿Respeto o caza de brujas? Salman Rushdie, condenado a muerte en 1989 por el ayatolá Jomeini tras la publicación de su novela Los versos satánicos Vive en Estados Unidos. Talima Nasreen, escritora bengalí, es condenada por herir los sentimientos musulmanes en su libro Vergüenza Se exilia en Suecia. Naser Hamed Abu Zaid, académico egipcio, es condenado por apóstata por sus escritos sobre el Islam. Se exilia en los Países Bajos. Theo Van Gogh, cineasta holandés, es asesinado por un radical de origen marroquí tras el estreno de su película Sumisión sobre el trato a las mujeres en la sociedad musulmana. Despiden al director de France- Soir por reproducir los dibujos de Mahoma El propietario del diario es un ciudadano francés de origen egipcio JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El despido fulminante del director de France- Soir, un diario en bancarrota, por publicar algunas de las caricaturas de Mahoma y la clerecía musulmana que han precipitado una inflamable crisis internacional, con amenazas de represalias terroristas, ha dejado al descubierto el enfrentamiento entre partidarios del respeto de las convicciones religiosas y los partidarios de la libertad, sin calificativos ni reservas de ningún tipo. Jacques Lefranc, director de France- Soir, tomó la decisión de publicar las viñetas danesas cuando su periódico se encuentra en suspensión de pa- gos, a la espera que un tribunal de justicia decida quién deberá pagar las deudas y salarios pendientes. Por su parte, Raymond (Ramy) Lakah, francés de origen egipcio, todavía propietario del periódico, despidió a su hombre de confianza alegando el respeto debido a las confesiones religiosas Director y propietario alegan convicciones personales, profesionales y morales que no cabe poner en duda. Pero a nadie se le escapa que la bancarrota del periódico se complica con un despido político que sume a la redacción y a la clase periodística en una inquieta perplejidad, cuando el Gobierno de Jacques Chirac ha apoyado veladamente las reservas y la censura inconfesable reclamada por la jerarquía religiosa musulmana, a través del Consejo Francés de Culto Musulmán (CFCM) cuyo presidente, Dalia Boubaker, rector de la Gran Mezquita de París, ha declarado: La libertad de expresión no puede confundirse con la libertad de contar mentiras Libertad y respeto La crítica de la máxima jerarquía religiosa musulmana en Francia se extiende contra quienes pudieran sentir la tentación de solidarizarse con los dibujantes dispuestos a caricaturizar a Mahoma u otros aspectos del Islam. Casi automáticamente, Jean- François Copé, portavoz oficial del Gobierno comentó la crisis desde la misma perspectiva: No hay que confundir la libertad de prensa con el respeto debido a las creencias religiosas Por su parte, el vespertino Le Monde ha decidido abrir un debate nacional, dando la palabra a los humoristas franceses y de Oriente Próximo, partidarios, masivamente pero con matices, de la libertad absoluta. El caricaturista Macel Gotlib declara: Es muy peligroso que se acepte el deseo de quienes quieren prohibir esos dibujos, sabiendo de lo que ellos son capaces En el terreno político más sensible, el PS denuncia el despido del director de France- Soir, mientras que Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, toma la dirección contraria a la de su propio Gobierno, declarando: Prefiero el exceso de caricatura al exceso de censura Mientras Chirac y Dominique de Villepin, su primer ministro, han tomado cauto partido contra quienes abogan por publicar las caricaturas de Mahoma, Sarkozy se instala con claridad en el bando de los partidarios de la libertad: Qué duda cabe que siempre es preferible evitar herir las convicciones personales, de cualquier tipo. Pero prefiero correr el riesgo de herir algunas creencias que correr el riesgo de la censura Si la crisis se agravase, como consecuencia de las amenazas de algunos grupúsculos terroristas, esa diferencia de criterio cultural pudiera tomar una dimensión política de imprevisible alcance.