Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2 2 2006 Cultura 57 La sede de la Fundación Telefónica acoge la segunda gran muestra de Chema Madoz, que reúne cien de sus obras realizadas desde 2000, cuando obtuvo el premio Nacional de Fotografía Chema Madoz, juego cruzado ante los muros de la realidad TEXTO: JESÚS GARCÍA CALERO Gabriel Tortella explica Los orígenes del siglo XXI desde el XX b Juan Pablo Fusi y Carlos Rodrí- guez Braun glosaron esta obra de plena madurez políticamente incorrecta, clara, rigurosa, estimulante, inteligente y ambiciosa A. ASTORGA MADRID. Gabriel Tortella comenzó a escribir Los orígenes del siglo XXI (Gadir) en la mitad del siglo XX, en plena cárcel de Carabanchel, donde fui encarcelado por la dictadura de Franco Cuando uno está entre barrotes piensa mucho y allí decidió Tortella que no iba a ser político, pero sí se preguntó por qué unos países son más ricos que otros y por qué el mundo es tan insatisfactorio El resultado es una obra de plena madurez, un magnífico ensayo de historia social y económica contemporánea basado en un saludable axioma: La historia no sirve para nada si no se explica Gabriel Tortella estudió Derecho, Economía y leyó muchísima Historia. Y ahora la dice con amenidad y rigor. Este ensayo está escrito de acuerdo a unas convicciones personales, pero si no les gustan las cambio advierte el autor citando una memorable frase de Marx (Groucho, no Carlos) MADRID. Son imágenes leves, aparentemente naturales, casi rarezas halladas por casualidad. Sin embargo, son objetos manipulados poéticamente, fotografías- -metáforas- -llenas de potencia simbólica que juegan como una mecha que amenaza nuestras más consolidadas certidumbres. Así el corazón que dibujan dos anzuelos, ¿el órgano del amor? un anillo dispuesto en un cepo para pajarillos, al puzzle de las gotas de agua, piezas que nos faltan y que Chema Madoz crea para nosotros en ésta o tal vez otra realidad. Si la realidad fuera más frágil de lo que todos creemos, este fotógrafo madrileño sería un realista comprometido con su entorno. Desde hoy, Madoz expone una selección de casi un centenar de sus obras en la sede de la Fundación Telefónica. Cien fotos que nos plantean cien dudas, cien preguntas a las que el autor es muy sensible. Tengo dudas de la realidad, siempre he dudado de las certezas absolutas, por eso planteo las imágenes como preguntas. Es mi intención poner en solfa los muros de la realidad aceptada como tal. Invito a que nos detengamos, y reivindico nuestra capacidad de juego, casi infantil afirmaba ayer a ABC, convaleciente aún de una intervención. Políticamente incorrecto Intelectualmente, Tortella no se casa con nadie y afirma que la teoría económica marxista está muerta y enterrada aunque el historiador arropa a Marx (ahora Carlos, no Groucho) en su prólogo a la crítica de la economía política: el desarrollo humano tiene lugar por medio de revoluciones (para él, la verdadera revolución es el triunfo de la democracia) El esquema histórico de Marx ha quedado obsoleto sostiene Tortella: La división tripartita de los factores de producción (tierra, trabajo y capital) que daba lugar a la división tripartita de las clases sociales (nobles, proletarios y burgueses) queda ya muy desdibujada en las sociedades posindustriales, donde el capital humano es el factor de producción más importante. Por eso dentro de las sociedades avanzadas el esquema marxiano ya no funciona. Quizá sea la razón de que el nacionalismo y el etnicismo estén sustituyendo a las tradicionales divisiones y enfrentamientos de clase Juan Pablo Fusi subrayó tres tesis del libro: Keynes, como la única cabeza que anticipó el futuro orden social- demócrata; Lenin fue quien terminó en la papelera de la Historia (el fracaso de la izquierda revolucionaria, una reflexión casi permanente) y el imperialismo no ha sido particularmente importante para el desarrollo económico en Occidente (ha sido más bien una rémora) Braun elogió que Tortella sea políticamente incorrecto Presenta su primer objeto ¿Acepta un parentesco con el surrealismo? No me gusta tanto ese referente como pensar que trato los objetos como palabras, quiero que hablen y por ello me gusta forzarles a crear paradojas y metáforas- -explica- Mi trabajo tiene más que ver con la lógica poética que con lo surreal. Mi primera relación con las imágenes viene de mis inicios como lector A veces, según dice, todo surge de una intuición que desata la cacería del objeto que la plasme. En otras ocasiones, es un objeto el que provoca el chispazo y entonces Chema Madoz se lo lleva a casa, para iniciar con él una convivencia paciente y para que le muestre sus fisuras hasta que el artista pueda concretar por dónde ha de realizar su trabajo. Pero, claro, debe construir esos objetos que su cámara retrata con una neutralidad cada vez más depurada, para que se muestren tal cual son, y ello le obliga también a ser algo ebanista, un poco escultor, hábil curtidor, y un versátil soñador de mil oficios más, que le permiten luego iluminar sus objetos en la emulsión fotosensible de sus obras. Sí, aún trabaja con química: Sóy un clásico en esto, en toda la muestra hay sólo un par de fotos retocadas digitalmente, entre ellas la de la nube encerrada en una jaula. Para mostrar esa fertilidad sin método, que recuerda al Martillo sin dueño de René Char, el fotógrafo expone por Tres de las imágenes de la exposición de su obra reciente primera vez uno de sus objetos, un gigantesco sol construido con escaleras concéntricas cuyos peldaños superiores han sido estrechados, una obra de más de cuatro metros de altura que, una vez fotografiada, desaparecerá, como casi todos los objetos creados por Madoz, para que la realidad se conforme con una imagen fiel, una fotografía fiel, la más fiel mentira o tal vez la sencilla verdad del artista. La muestra, comisariada por Borja Casani, está organizada por el Ministerio de Cultura con ocasión del premio Nacional de Fotografía que Madoz ganó en 2000. Chema Madoz 2000- 2005 Fundación Telefónica (Gran Vía, 28) Hasta el 21 de mayo