Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura JUEVES 2 2 2006 ABC De Cuenca: Juan Ramón Jiménez reelaboraba de una forma histérica su propia producción b El poeta Luis Alberto de Cuenca repasa hoy la figura del premio Nobel español en una conferencia del Aula de Cultura de ABC, organizada por la Fundación Vocento JORGE SÁINZ MADRID. Un carácter neurótico, acentuado durante el exilio norteamericano tras la Guerra Civil y multiplicado a su vez por la espesa incomunicación con el mundo anglosajón que le rodeaba. Son claves, según el ex secretario de Estado de Cultura, investigador del CSIC y poeta Luis Alberto de Cuenca, que allanan el camino que conduce a una mejor interpretación del genio poético y la obra de Juan Ramón Jiménez. A veces podemos encontrar hasta cuatro versiones diferentes de un mismo poema explica. De estos y otros temas disertará De Cuenca en una conferencia que, bajo el título de Mi Juan Ramón Jiménez pretende, de un lado, homenajear al gran poetar español en este año de conmemoraciones por el cincuenta aniversario de la concesión del premio Nobel de Literatura (en 1956) y de otro, trazar un perfil más cercano a la persona. Quiero hablar de la relación personal que, como poeta, me une a Jiménez, de lo que aprendí de sus versos; y evitar así la construcción de un discurso al uso señala. El acto forma parte del programa de actividades del Aula de Cultura de ABC, organizada por la Fundación Vocento, y tendrá lugar hoy- -a partir de las 20 horas- -en el Centro Cultural Círculo de Lectores de Madrid, en la Calle O Donnell, 10. Javier Moreno Luzón, ayer, en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales IGNACIO GIL El federalismo del XIX derivó en cantonalismo con un fracaso rotundo Moreno Luzón ha coordinado un libro coral sobre los liberales y reformistas el paisaje del liberalismo, el reformismo y el socialismo desde la Constitución de 1812 hasta la II República en Progresistas (Taurus) TULIO DEMICHELI MADRID. El historiador y subdirector del Instituto de Estudios Políticos y Constitucionales Javier Moreno Luzón ha coordinado la edición de este libro y él mismo ha escrito la biografía de José Canalejas. Pensamos que había que centrarse en estos personajes que se encuentran entre el conservadurismo y la revolución social- -declara a ABC- Gente que hoy llamaríamos de centro izquierda. Dentro de ese mundo se dan varias tradiciones, desde el liberalismo progresista de la Revolución Liberal y del reinado de Isabel II a los progresistas tardíos que desembocan en el republicanismo o en el Partido Liberal de la Restauración. Después, ya en el XX, están los reformistas herederos de los republicanos moderados del XIX, muchos de los cuales acaban en el monarquismo e intentan democratizar el reinado de Alfonso XIII. Hay un mundo común muy fluido entre los monárquicos y católicos de izquierda y los republicanos moderados, que tiene que ver con la libertad de prensa y cátedra, los Ateneos, el krausismo institucionista, el de la ILE... Y, por último, están las gentes que dan un socialismo templado en los años 30 Estos pensadores y políticos liberales del XIX fundamentan la creencia de que el mejor marco de convivencia es el regido por una Constitución que garantice las libertades y la división de poderes, creencia que seguimos compartiendo en la actualidad. El siglo XIX fue una época tumultuosa pero dentro de los parámetros liberales, y por eso, desde la b Once historiadores acometen Progresistas Biografías: Álvaro Flórez Estrada, Joaquín María López, Práxedes Mateo Sagasta, Nicolás Salmerón, José Canalejas, Santiago Alba. Melquiades Álvarez, Manuel Azaña, Victoria Kent, Fernando de los Ríos y Juan Negrín. Autores: Rosa María Capel, Carlos Dardé, Santos Juliá, Fernando Martínez López, Miguel Martorell, Enrique Moradiellos, María Cruz Romeo, Manuel Suárez Cortina, Joaquín Varela Suanzes- Carpegna y Virgilio Zapatero, que dieron un seminario de la Fundación Pablo Iglesias muerte de Fernando VII, siempre hubo alguna Constitución vigente La vida política del XIX era muy distinta a la de hoy. Por ejemplo, los partidos políticos eran partidos de notables no sólo en España sino en toda Europa. A veces se constituían en tertulias de mesa camilla en cada ciudad, sin estructura organizativa mínima e, incluso, se formaban justo antes de las elecciones. La participación en política solía corresponderse con una posición social impoprtante: no había políticos profesionales como hoy día, cuando los partidos ya no se dirigen hacia una minoría en el marco del sufragio restringido y censitario (votar dependía de la renta o de la formación) Al introducirse el sufragio universal. los partidos se hacen de masas y operan en entornos urbanos Para Moreno Luzón es muy difícil advertir continuidad entre los partidos del XIX y los actuales porque en la historia de España se produce una ruptura muy profunda con la guerra civil y el franquismo. Los partidos españoles actuales son el resultado del proceso, más o menos complicado y torturado, de recomposición de la vida política tras la muerte de Franco, que se rea- Tres etapas diferenciadas Luis Alberto de Cuenca desgranará las líneas maestras que guiaron las tres etapas de la creación literaria de Jiménez, aunque el profesor del CSIC sostiene que tal división forma parte del trabajo de los filólogos pero que al escritor siempre le gustó hablar de su obra en verso y en prosa como un todo Hay unos primeros años en Jiménez muy modernistas, con claras influencias de Bécquer o Rubén Darío, entre otros; otra etapa mucho más cercana a la poesía anglosajona; y una última más depurada si cabe, próxima al conceptismo, la reflexión y la filosofía dice. A lo largo de la conferencia, De Cuenca irá intercalando una selección personal de poemas del poeta onubense para acercarlo en la medida de los posible a toda la gente y que todos tengan así una idea mejor de quién era Juan Ramón Jiménez y cómo se pueden interpretar las claves de su vasta obra liza con parámetros básicamente europeos: democristianos, liberales, socialdemócratas, etc. Los liberales de la Transición (los Garrigues, Satrústegui, etc. no tienen nada que ver con aquéllos Tampoco el PSOE, que más bien se refunda en Suresnes en 1973. A pesar de todo, algunos de los grandes temas del XIX y principios del XX parecen estar otra vez en danza, como los del federalismo y el nacionalismo. En España hubo un nacionalismo liberal como en otros países europeos: desde Cádiz en adelante se habla de Nación Española, entendiéndola como el conjunto de ciudadanos. Hay que decir que los liberales no eran muy favorables a los hechos diferenciales porque los asociaban con los privilegios y la la excepción de los Fueros del Antiguo Régimen. Además, se los asimilaba con el carlismo, que reivindica el mantenimiento de esos privilegios de la Monarquía Tradicional. Y con el carlismo, la Iglesia, porque a la Iglesia no le interesa hacer Nación, sino católicos, y por lo tanto predica en el idioma en que la entienden los fieles En cuanto al federalismo, el norteamericano influyó en la extrema izquierda del arco político español; y se propuso desde algunos sectores que ese molde federal sirviera para encajar la evidente pluralidad cultural. El federalismo tuvo una vida efímera porque sólo pudo triunfar en una situación de crisis muy aguda en 1873 (I República) y derivó en el cantonalismo con un fracaso rotundo. Ocurre que esas diferencias culturales tuvieron una traducción política tardía, hacia finales del XIX, en unas formulaciones que tienen que ver con los nacionalismos culturales europeos, como el alemán. En fin, hoy deberíamos abandonar la idea de que se pueden alcanzar soluciones absolutas y definitivas