Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad JUEVES 2 2 2006 ABC Comunicación Los periodistas asesinados en México renacen con el Proyecto Fénix Un grupo de investigadores retomará los reportajes que llevaron a la muerte a sus compañeros b Cuarenta de los principales diarios del país suscriben una declaración para eliminar la autocensura ante las amenazas de los narcotraficantes 54 reporteros muertos en 22 años Dos periodistas fueron asesinados en México durante 2005 por sus investigaciones sobre tráfico de drogas o de carburante, según Reporteros sin Fronteras. La reportera de sucesos Dolores Guadalupe García Escamilla es la última víctima mortal de la violencia a cargo del crimen organizado en México. La periodista de Stereo 91 falleció tras once días de agonía, después de haber sido tiroteada delante de su emisora de radio, en Nuevo Laredo. El ataque tuvo lugar poco después de que la emisora lanzara al aire el último reportaje de García Escamilla, sobre el asesinato de un abogado defensor de dicha ciudad fronteriza. Sin embargo, la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos incluye en esta lista a otros tres compañeros: Hugo Barragán Ortiz, reportero de la estación Radio Max de Tierra Blanca (Veracruz) que fue apuñalado en su propia casa. José Reyez Brambila, corresponsal en Vallarta de Milenio de Guadalajara (Jalisco) también apuñalado. Y Raúl Gibb Guerrero, director del diario La Opinión de Poza Rica (Veracruz) muerto a balazos. En el último lustro, veinte periodistas han sido asesinados en México y otros dos permanecen desaparecidos. Desde 1983 la cifra asciende a 54, tres de los cuales eran mujeres. MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Un equipo de periodistas de investigación, procedentes de diversos medios mexicanos, tomará el relevo a los compañeros muertos o desaparecidos en el desempeño de su oficio y continuarán los trabajos de alto riesgo que éstos tenían entre manos en el momento de ser eliminados. La iniciativa, que lleva por nombre Proyecto Fénix se dio a conocer durante el seminario Narcotráfico: investigación y cobertura noticiosa que ha organizado en Nuevo Laredo (Tamaulipas) la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) Así, el primer reportaje que abordará el equipo de periodistas de Proyecto Fénix será la desaparición hace casi un año de Alfredo Jiménez Mota, reportero del diario El Imparcial de Hermosillo (Sonora) cuando investigaba un asunto relacionado con el narcotráfico. Las pesquisas de este grupo se publicarán simultáneamente en los rotativos que respaldan la Declaración de Hermosillo suscrita por cuarenta de los medios más importantes del país. Desde la llegada de Vicente Fox a la Presidencia, México ha conocido un avance muy importante en el respeto a los derechos de opinión y expresión. Sin embargo, como subrayaba en la apertura del seminario Juan Francisco Ealy, presidente y director general del diario El Universal la lista de periodistas asesinados o desapareci- Prensa y Gobierno apoyan esta iniciativa de continuar los trabajos de alto riesgo AP dos en los últimos meses representa un retroceso brutal en la vigencia de la libertad de expresión en el país En el seminario, al que asistieron un centenar de editores y de periodistas, se recordó que existe otro tipo de violencia, más solapada pero igual de perversa, que se manifiesta por medio de amenazas hacia la familia y el entorno de los reporteros. Ambas tratan de infundir temor y terminan por provocar la autocensura de los profesionales. Pero, el silencio y la autocensura no son opciones replicaría Robert Rivard, director de Express News de San Antonio (Texas) al otro lado de la frontera. El Gobierno, al que se acusa de dejación de sus funciones, ha visto con bueno ojos esta iniciativa. El subsecretario de Normatividad de Medios de la Secretaría de Gobernación, Enrique Aranda Pedroza, asegura que el proyecto merece toda la colaboración que requiera por parte del Ejecutivo federal, en el marco de la legislación vigente. Autocensura como protección Ealy reconoció que el enemigo mas intolerable es el silencio de los buenos ciudadanos y el silencio de periodistas que callan, sintiéndose a salvo de esta tragedia Una veintena de periodistas mexicanos han muerto o han desaparecido desde que comenzara el sexenio presidencial de Vicente Fox, en el año 2000. Las amenazas de los narcotraficantes y la falta de garantías por parte de las autoridades han llevado a los periódicos de la frontera norte de México, la más castigada por el crimen organizado, a adoptar medidas de autocensura para protegerse. Nuestra misión no es enviar a periodistas a ser mártires señala Ricardo Trotti, director del Instituto de Prensa de la SIP.