Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid JUEVES 2 2 2006 ABC El Supremo ordena repetir el juicio del crimen de Costa Polvoranca tras rechazar el recurso del único acusado Los padres del menor angoleño asesinado en esta zona de marcha ansían que el ex portero pague ya decisión que ya adoptó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y se muestra muy crítico con la sentencia que absolvió al acusado previamente MARIO DÍAZ MADRID. José David Fuertes, el ex portero de discoteca acusado de la muerte de un menor angoleño en la zona de ocio de Alcorcón conocida como Costa Polvoranca, deberá volver a sentarse en el banquillo. El Tribunal Supremo (TS) respaldó ayer la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) de ordenar repetir el juicio tras desestimar el recurso de casación interpuesto por el acusado y criticar la sentencia absolutoria por falta de motivación, en algunos puntos, y motivaciones ilógicas en otros. A partir de ahora, se deberá nombrar un nuevo tribunal popular y designar a otro magistrado para repetir el juicio en la Audiencia Provincial. El primer juicio tuvo lugar en octubre de 2004. Fuertes se sentó ante un jurado popular como único acusado del asesinato del joven de 16 años Ndombele Augusto Domingos en julio de 2002 en la zona de marcha del polígono Urtinsa (Costa Polvoranca) El joven murió muy cerca del pub en el que Fuertes ejercía de portero. Sólo quedó probado en el juicio es que, tras iniciarse una discusión, Ndombele separó a un amigo, llegaron varios porteros y el menor murió de dos puñaladas, aunque sin determinar quién las asestó. b El TS confirma la do o insuficiente Cuando ordenó la repetición del juicio, en febrero del año pasado, el acusado había huido. Dos meses después se entregó, probablemente acorralado por la presión policial, según explicaron entonces fuentes policiales y jurídicas. Él sólo dijo que no se presentó antes porque no sabía que se le buscaba. Tras recurrir al Supremo la repetición del juicio, la Sala de lo Penal se reunió el pasado 7 de diciembre y ayer hizo pública su decisión: el juicio habrá de repetirse. El TS rebate para ello los ocho puntos en los que se basa el recurso del acusado- -considera que no se ha vulnerado su derecho a la presunción de inocencia ni a un proceso sin dilaciones indebidas ni otros defectos formales- -y, además, carga contra la sentencia que le absolvió antes: el deber de motivar se incumple tanto por ausencia de motivación como cuando la expresada por el tribunal o es incierta o no es lógica Tampoco considera lógica la convicción del tribunal que no valora las declaraciones testificales de quienes declaran haber visto los hechos ni tiene en cuenta otras declaraciones del acusado ni de los investigadores Ayer fue un día de satisfacción para la familia del joven asesinado, que esperan que el acusado pague ya por lo que hizo mantuvo su madre, deseando un proceso rápido y justo Los abogados de la acusación particular y popular consideraron que se puede celebrar en unos tres meses aunque fuentes jurídicas explicaron que depende de cada tribunal y calcularon que pasará medio año hasta que el acusado por el crimen vuelva al banquillo. El único acusado, en el juicio en el que fue absuelto, en la Audiencia Provincial EFE Dos puñaladas mortales por una pelea que trató de apaciguar El crimen del menor angoleño Ndombele Augusto Domingo tuvo lugar la madrugada del 20 de julio de 2002, cuando se inició una discusión en las inmediaciones del pub de Alcorcón donde trabajaba el acusado, José David Fuertes. Ndombele separó a un amigo y llegaron varios porteros. Después, el joven angoleño recibió dos puñaladas, aunque Fuertes aseguró en el juicio que sólo le abofeteó. Un amigo de Ndombele, Jesús María Montoya, presenció los hechos y afirmó que no vio el arma pero sí sus efectos sobre el angoleño tras ser golpeado por el portero: comenzó a desangrarse, y murió. Otra testigo afirmó en el juicio que Pablo Gómez, neonazi que también estaba presente- -y que al día siguiente apareció muerto- le aseguró que Fuertes había matado al menor jactándose en términos racistas. El día después del crimen, Fuertes viajó a Torrevieja, según él de vacaciones, donde fue detenido. Absuelto porque nadie vio el arma El jurado popular declaró al ex portero no culpable alegando que ningún testigo le vio utilizar el arma y que únicamente uno le reconoció en el lugar. El fallo fue recurrido por las acusaciones, incluida la Fiscalía, sobre todo teniendo en cuenta que ese único testigo que reconoció en el lugar al acusado aseguró en la vista que no vio el arma pero sí sus efectos inmediatos tras sus golpes Ndombele se empezó a desangrar, y murió poco después. Tanto el Tribunal Superior de Justicia de Madrid como ahora el Supremo han criticado éste y otros puntos de la sentencia absolutoria. El TSJM, primero, restó trascendencia jurídica a la circunstancia de que ningún testigo viera al acusado el cuchillo ya que puede haber presenciado el delito y la muerte de una persona sin ver el arma Además, tildaba el fallo de la Audiencia Provincial como poco motiva- La Policía detiene a tres skin heads por intentar matar a un joven punk en octubre C. HIDALGO MADRID. Tras tres meses de investigaciones, agentes del Grupo X de Homicidios de la Brigada Judicial de Madrid han detenido a tres jóvenes skin heads por el intento de homicidio de un chico de estética punk considerada rival para los neonazis. El día de los hechos, el pasado 19 de octubre, la víctima, Ramón Nouali Menéndez, de 21 años, se encontraba esperando a un amigo en el paseo de Valdelasfuentes, justo a la puerta de su domicilio. Por allí pasaron tres jóvenes neonazis; a dos de ellos los conocía de vista, según relató posteriormente. Pasados unos minutos, los skins regresaron. Dos se quedaron algo retirados de la víctima, mientras que el otro se le acercó, comenzó a provocarle y, sin más, le asestó una puñalada en el corazón. Inmediatamente, los tres huyeron del lugar. El herido se recuperó del derrame pericardial que le provocó la cuchillada. Cuando los médicos lo permitie- ron, en un primer momento, la víctima indicó a la Policía que conocía de vista a dos de los atacantes. Pero, más tarde, él y su familia se negaron a dar más datos a los investigadores. Eso es lo que ha dificultado el esclarecimiento de los hechos y las detenciones, según fuentes policiales. Manuel M. R. de 20 años, y Víctor C. G. de 19, están acusados de tentativa de homicidio, y han pasado a disposición judicial; el menor y presunto autor de la cuchillada ya está en manos de la Fiscalía de Menores. Otro joven, Joan P. P. de 19 años, está acusado de encubrimiento, debido a que, presuntamente, recibió a dos de los skins en su casa después de que se produjera el intento de asesinato e, incluso, llegaron a enseñarle el arma homicida, que no ha sido encontrada.